A+ A A-

Tradiciones

  • Escrito por Hirán Ricardo
  • Categoría: Tradiciones
  • Visto: 421

El consumo de la Chaya en Holguín

Aunque en la actualidad la industria farmacéutica cubana destaca por sus numerosos adelantos y potencialidades, siempre hay quienes optan por las propiedades curativas de las plantas.

Algunos prefieren la medicina verde porque sencillamente no les gusta tomar pastillas o tienen miedo a inyectarse. Aquí en la provincia cubana de Holguín, no son pocos los que acuden a los poderes curativos existentes en la naturaleza. Una de las plantas consumida es la Chaya.

Desde hace algunos años sobre todo los hombres, han acudido a sus bondades medicinales para aliviar la evacuación del orine, sobre todo cuando la próstata tiene algún problema. Es por eso que popularmente es conocida como salva hombres, por lo menos aquí muchos holguineros la conocen con ese calificativo.

Se trata de un arbusto que puede cultivarse en pueblos o ciudades. Se desarrolla en suelos bien drenados, con humedad, luminosidad y alcanza una altura cercana a los tres metros,

Es fácil de identificar pues sus hojas son largas, en forma de cinco picos. Algunas de sus variedades presentan en las hojas pelos urticantes. Las flores son blancas y pequeñas.

Pero aparte de favorecer el mecanismo de micción sobre todo en los hombres, también posee otros beneficios, pues ayuda a la estabilización de la presión arterial, mejora la circulación sanguínea, la desinflamación de las venas y alivia hasta las hemorroides. También reduce el nivel del colesterol, del ácido úrico, ayuda a reducir el peso corporal y aumenta la retención de calcio en el organismo, con lo que se fomenta el crecimiento de la masa ósea.

Según me cuentan personas que la consumen en el reparto Pueblo Nuevo, de la ciudad de Holguín, la dosis recomendada es de dos a seis hojas por día, licuadas en sopas o ensaladas después de haber sido cocida. Y es que cuando uno pregunta siempre hay individuos que son verdaderos maestros de la medicina verde. Aparte que algunos se creen casi farmacéuticos con la sana intensión de ayudar, una especie de solidaridad, tradición de los cubanos.

Pero esta planta posee más beneficios que los antes expuestos, pues como infusión actúa favorablemente sobre numerosas dolencias del organismo humano, sin producir efectos adversos. Facilita la digestión y combate el estreñimiento, ayuda a la expulsión de orina y la producció de leche materna. Normaliza además numerosas funciones del organismo, previene la anemia, mejora la memoria y las funciones del cerebro y combate la artritis y la diabetes. Igualmente previene la tos, descongestiona y desinfecta los pulmones.

Y ya usted ve, no hace falta vivir en el campo para acudir a alguna planta medicinal. En plena ciudad, en un pedacito de tierra, se puede cultivar cualquier mata como la Chaya. Al igual que es falso la apreciación de que solo los campesinos apelan a la medicina verde. Aquí también existen muchas personas que acuden a los encantos de un pequeño arbusto.

  • Escrito por Hirán Ricardo
  • Categoría: Tradiciones
  • Visto: 201

Países y ciudades por el carnet de identidad

No imaginaron nunca los creadores del nombre de muchos países o ciudades, que la palabra elegida para demarcar sus tierras, fronteras, urbe, podría ser utilizado por alguna mujer u hombre. Aquí en Cuba por ejemplo las evidencias son muchas.

En algunos casos ocurren variaciones en las letras, pero de todos modos al pronunciarlos o llamarlos por la calle se escuchan de la misma manera que la región o ciudad aparecida en algún punto de la geografía.

Y mire si hay suficientes casos que a continuación si tiene calma leerá. Empezando por nuestro continente podemos encontrar en cualquier calle caminando a Argentina, Asunción, Salvador, incluso nuestra propia zona geográfica, América.

Pasando a Europa y al Medio Oriente podemos llamar por nombre o apellido a Sofía, Grecia, Venecia, Paris, Teherán, Lituania, Zaragoza, Irán, Israel, Libia, entre los más utilizados.

Al saltar a África pueden aparecer por cualquier parte de la Isla una mujer llamada Kenya, Nairobi, Somalia, Luanda y en el caso de los hombres Argel.

Los países ubicados en Asia son los menos aparecidos en nombres, sólo conozco a una joven con el nombre de India.

Desde hace algún tiempo los nombres tradicionales usados aquí en Cuba como Pedro, Juan, José, María, Isabel, Amelia, por mencionar algunos de los más comunes dentro del pueblo cubano, han ido desapareciendo.

En mi opinión estos nombres de países o ciudades que son menos frecuentes, al  menos tienen la facilidad de ser mejor pronunciados y más fácil de escribir por alguien en cualquier sitio o trámite, pues ahora la tendencia es que aparezcan nombres de habla inglesa.

En una época reciente surgieron muchos con la letra inicial Y con sus respectivas variaciones dando origen a infinidad de bautizos con Yurima, Yurisleidis, Yaidelis, Yunieski, Yamisleidis, en fin tantos que ahora parece que las nuevas madres o padres se han cansado de esos que empiezan con ese tipo de pronunciación y han preferido otros que al menos no empiecen con Y.

Por el momento los que se decidan a inscribir a sus hijos con el nombre de algún país, capital o región tienen suficientes lugares para escoger. Y si usted conoce de alguien que también lleve ese tipo de nombre y que no estuvo entre los mencionados, puede opinar, enviarlo y así sabremos de otro que lleva en su carnet de identidad algún lugar de la geografía.

  • Escrito por Hirán Ricardo
  • Categoría: Tradiciones
  • Visto: 183

Jhonson y su corneta china

Tal vez algunos no lo conozcan en persona, pero al llegar cada carnaval en Holguín cuando escuchan su corneta china al frente de la conda conga, muchos exclaman ¡Ahí viene Jhonson!

Puede asegurarse que más allá del reparto Pueblo Nuevo, donde vive aquí en la ciudad de Holguín, al norte oriental de Cuba, es todo un personaje, pintoresco, popular. Lo cierto es que René Hamlet Jhonson, un hombre sencillo, conversador, tiene muchas historias que contar a sus 87 años de edad.

He llegado hasta su casa para conversar, me siento en un tronco de madera a modo de silla, pero confortable, para charlar mientras él sigue trabajando.

Me narra que nació en las islas Bahamas, luego con seis años llegó a Cuba desde Jamaica con sus padres y abuelos. Tuvo una infancia compleja, pues perdió a su madre a los nueve años y desde pequeño tuvo que ayudar a trabajar la tierra con su abuelo. Poco a poco fue haciéndose camino.

Se inició en 1954 como bailarín en carnavales, además tocando la campana y el tambor. Más adelante comenzó hacer sus propios instrumentos. Después con una flautica de caña bambú comenzó a interpretar sus propias acordes.

Por aquellos años un hombre llamado Luis López, quien lo invitaba a los carnavales de Las Tunas para que fuera de bailarin, tenía una corneta china vieja y se la compró en 50 pesos. Aprendió a tocar solo, nadie lo enseñó.

Los que nunca han visto una corneta china les puedo describir que tiene en su caña ocho orificios, siete arriba y uno abajo auxiliar. Es un instrumento de viento que se hizo pupular en Cuba, aunque es en realidad el suona, un instrumento originario de china.
 
Según aparece en algunas bibliografías el suona fue introducido en la isla caribeña por inmigrantes de aquel país durante la época de la colonia española, allá por el año 1848. Esta corneta agregó nueva sonoridad a las congas carnavalescas cubanas, sobre todo en la parte de Santiago de Cuba, al extremo sur oriental del archipiélago, pero con un aporte melódico muy diferente al de la música tradicional china.

Por su talento el artista fue evaluado de solista instrumental de corneta china en 1980. Precisamente en la década de los ochenta trabajó en diversos cabarets de Cuba, entre ellos El Palermo y 1830 (La Habana), Bayán (Bayamo) y en Las Tunas.

Pero Jhonson no solo participaba en actividades nocturnas, pues muchas veces a solicitud de altos funcionarios amenizaba festivales y caminatas militares, animando a las tropas.

Aquí en Holguín era integrante de la comparsa de Douglas, representativa del reparto Vista Alegre y formaba parte de la agrupación Yambo. Pero con el tiempo se independizó y logro hacer su propio grupo de conga tocando en toda Cuba al llegar los carnavales de cada ciudad o pueblo.

Y con tanto trabajo, recorrido, seguro no podían faltar los premios, entre los que considera más importantes el Premio a la Personalidad (Memoria en Vivo) en el 2008, a nombre de la Institución Juan Marinelo de la Uneac, y la Medalla Cubadisco (homenaje especial) en ese propio año.

En nuestra provincia Jhonson tiene el mérito de haber sido el primero en llevar un grupo folclórico a la zona turística de playa Guardalavaca. De esta manera los vacacionistas extranjeros tuvieron la oportunidad, no sólo de disfrutar del sol y la playa, sino también de las melodías y arte de nuestras tradiciones cubanas.

Algo que me queda claro, pues soy testigo de ello al pasar frente a su casa, es que en la actualidad es todo un maestro de la orfebrería de atributos religiosos, donde a su vivienda acuden muchos para solicitarle alguna obra para ofrendar.
Aparte de eso también conoce el oficio de zapatero. Y como si fuera poco su habilidad con las manos le permite hacer sus propios instrumentos folclóricos, cornetas chinas, tambores y todo lo que le encomienden.

Actualmente Jhonson tiene un proyecto nombrado Niños Congueros, donde les va enseñando cada detalle de este género. Así de esta manera, al menos en el reparto Pueblo Nuevo, al llegar cada carnaval, el relevo está asegurado. Tal vez entre esos niños esté un buen sucesor para tocar la corneta china y seguir exponiendo por las calles el sonido característico de este instrumento inseparable de una conga cubana.

Pero todavía queda mucho Jhonson para seguir alegrando y motivando a las nuevas generaciones de holguineros y cubanos en general. Su trabajo forma parte de algo tan importante en la vida cultural de todo país: salvar, conservar y dar continuidad a todo lo que tiene que ver con las raíces de los pueblos.

  • Escrito por Hirán Ricardo
  • Categoría: Tradiciones
  • Visto: 177

La Guayabera fuera de percha

Aunque en la actualidad no se observa mucho por las calles de Cuba, todavía sigue siendo la guayabera la prenda masculina que distingue a los cubanos por el mundo. Y es que cada país posee un atuendo que lo distingue. Algunas con muchos coloridos, diseños impresionantes, voluminosos, curiosos, pero la de Cuba pudiera decirse que sencilla, fresca, a tono con el clima caluroso que tenemos en la isla.

Lo cierto es que desde hace unos años la guayabera ha perdido presencia en el vestir de los cubanos. En este sentido, en mi opinión, han existido varios motivos entre ellos dos fundamentales, la influencia de la moda extranjera y la pérdida del hábito, tradición familiar en el uso de esta ropa.

En la actualidad a las fiestas, celebraciones los hombres acuden con diseños de pulóveres modernos, camisas mangas largas con flamantes botones, otras con dibujos en sus telas y delineaciones, en fin se puede ver mucha variedad de ropa, tejidos, menos la típica guayabera. Otro aspecto que ha conspirado con su poco uso ha sido su escasa presencia en las tiendas.

Sin embargo, vale reconocer que nuestros líderes políticos al asistir a encuentros, ceremorias o reunión en algún país o aquí mismo, suelen presentarse con la guayabera en sus dos diseños, de mangas cortas y largas.

Se debe precisar que las guayaberas son además populares y usadas en República Dominicana, Puerto Rico, México, Panamá, Venezuela, en la región Caribe de Colombia, en la costa Ecuatoriana, Canarias, las Filipinas y otros países de Centroamérica.

Hay varias leyendas que narran el origen y aparición de la guayabera en Cuba, una cuenta que por el año 1709 un campesino de la provincia de Sancti Spíritus le pidió a su esposa que le hiciera una camisa cómoda para trabajar en el campo. La señora cumplió el encargo sin saber que iba a popularizarse. Otra hipótesis refiere que un inmigrante español en el siglo XVIII montó una sastrería en la villa de Sancti Spíritus, donde vendía camisas largas con bolsillos cómodos para guardar tabacos, es decir, una prenda similar a la actual guayabera. Lo que si todo parece indicar es que el origen e introducción de la guayabera en Cuba fue por el territorio espirituano.

Aunque en Cuba existen pocas cadenas de tiendas que exhiban en sus vitrinas, maniquíes con esta ropa bien cubana, no se puede dejar de mencionar al hablar de este atuendo al Museo de la Guayabera que existe en la ciudad de Sancti Spíritus. Este celebre lugar reúne decenas de camisas que han pertenecido a personalidades como Gabriel García Márquez, Miguel Ángel Asturias, Fidel y Raúl Castro, del inolvidable presidente de Venezuela Hugo Chávez Frías, entre otras grandes figuras. En ese territorio ubicado en la parte central de la isla, existe la costumbre local de celebrar el Día de la Guayabera cada 25 de julio.

La realidad es que aunque en Cuba existan pocos por estos días que se deciden usar la guayabera, todavía sigue siendo una ropa elegante, fina, capaz de ser la ideal para asistir algún restaurante, cabaret o lugar especial.

  • Categoría: Tradiciones
  • Visto: 168

¿Adiós a los autógrafos?

Muchas personas suelen tener un ídolo, bien en el cine, los deportes, la música, y en las más disímiles expresiones de la vida y para ello nada mejor que tener y guardar una firma de la figura venerada.

Pero esta antigua tradición va camino a desaparecer o quizás, para no ser pesimista, rumbo a tener una variante tecnológica. Ahora con la opción de la cámara frontal en los teléfonos móviles la mayoría prefiere tener, guardar una imagen junto a su personaje favorito. De ahí la popular expresión de un selfie.

La variante del autofoto, también conocida en inglés como selfie o selfy, es un autorretrato realizado con una cámara digital o teléfono móvil. Se trata de una práctica muy asociada a las redes sociales, pues es común subir este tipo de autorretratos a dichas plataformas.

Y es que sencillamente los fanáticos, seguidores no se conforman con una simple firma, aunque aparezca dirigida a su nombre, ahora mejor es plasmar, guardar una fotografía juntos. Para esta acción, utilizando la opción de la cámara frontal de los celulares, no necesitamos que nadie nos haga la foto, simplemente estirando el brazo hacia delante y darle clip a la cámara, la imagen quedará guardada.

Esta nueva variante no solo es popular dentro del mundo de la farándula, también abarca el ambiente deportivo, hasta político, por ser una acción más ágil y práctica, pues así la figura seguida no tiene que escribir, preguntar cómo se escribe el nombre de la persona, verificar la ortografía, evitar ensuciarse las manos con tinta, en fin múltiples de motivos para evitar muchos dar un autógrafo.

Con un selfie solo debe ofrecer su mejor cara y colocar una sonrisa, gesto y así habrá complacido a su seguidor. En este sentido expresaba hace algunas semanas el popular cantante cubano Paulo Fernández Gallo en el programa Con Dos que se Quieran, de la televisión cubana, que ahora cuando va por la calle no le piden firmar algún papel, afiche, sino una instantánea con el móvil.

Y es que en honor a la verdad el tesoro del fiel seguidor es mucho mayor al tener una imagen junto a su estrella que una rúbrica. En esta dirección también influye que un pequeño celular resulta más sugerente, informal, para convencer al personaje favorito, que una cámara fotográfica.

Por estos motivos resulta frecuente por estos días ver en Redes Sociales, incluso en Páginas Web, aficionados junto a Cristiano Ronaldo, Lionel Messi, Usain Bolt, Shakira, Angelina Jolie, Marc Anthony, Jennifer López, entre otras grandes celebridades del mundo del espectáculo y el deporte complaciendo a algún fiel seguidor.

Mientras tanto la tecnología continúa avanzando y tal vez en el futuro cercano aparezca una nueva opción, que aunque no sean los trillados montajes fotográficos, permita a cualquier fiel seguidor de su figura favorita tener un recuerdo en algún lugar donde coincidan.

Más artículos...

  1. La Guayabera fuera de percha