A+ A A-

Sociedad

  • Categoría: Tradiciones
  • Visto: 695

¿Adiós a los autógrafos?

Muchas personas suelen tener un ídolo, bien en el cine, los deportes, la música, y en las más disímiles expresiones de la vida y para ello nada mejor que tener y guardar una firma de la figura venerada.

Pero esta antigua tradición va camino a desaparecer o quizás, para no ser pesimista, rumbo a tener una variante tecnológica. Ahora con la opción de la cámara frontal en los teléfonos móviles la mayoría prefiere tener, guardar una imagen junto a su personaje favorito. De ahí la popular expresión de un selfie.

La variante del autofoto, también conocida en inglés como selfie o selfy, es un autorretrato realizado con una cámara digital o teléfono móvil. Se trata de una práctica muy asociada a las redes sociales, pues es común subir este tipo de autorretratos a dichas plataformas.

Y es que sencillamente los fanáticos, seguidores no se conforman con una simple firma, aunque aparezca dirigida a su nombre, ahora mejor es plasmar, guardar una fotografía juntos. Para esta acción, utilizando la opción de la cámara frontal de los celulares, no necesitamos que nadie nos haga la foto, simplemente estirando el brazo hacia delante y darle clip a la cámara, la imagen quedará guardada.

Esta nueva variante no solo es popular dentro del mundo de la farándula, también abarca el ambiente deportivo, hasta político, por ser una acción más ágil y práctica, pues así la figura seguida no tiene que escribir, preguntar cómo se escribe el nombre de la persona, verificar la ortografía, evitar ensuciarse las manos con tinta, en fin múltiples de motivos para evitar muchos dar un autógrafo.

Con un selfie solo debe ofrecer su mejor cara y colocar una sonrisa, gesto y así habrá complacido a su seguidor. En este sentido expresaba hace algunas semanas el popular cantante cubano Paulo Fernández Gallo en el programa Con Dos que se Quieran, de la televisión cubana, que ahora cuando va por la calle no le piden firmar algún papel, afiche, sino una instantánea con el móvil.

Y es que en honor a la verdad el tesoro del fiel seguidor es mucho mayor al tener una imagen junto a su estrella que una rúbrica. En esta dirección también influye que un pequeño celular resulta más sugerente, informal, para convencer al personaje favorito, que una cámara fotográfica.

Por estos motivos resulta frecuente por estos días ver en Redes Sociales, incluso en Páginas Web, aficionados junto a Cristiano Ronaldo, Lionel Messi, Usain Bolt, Shakira, Angelina Jolie, Marc Anthony, Jennifer López, entre otras grandes celebridades del mundo del espectáculo y el deporte complaciendo a algún fiel seguidor.

Mientras tanto la tecnología continúa avanzando y tal vez en el futuro cercano aparezca una nueva opción, que aunque no sean los trillados montajes fotográficos, permita a cualquier fiel seguidor de su figura favorita tener un recuerdo en algún lugar donde coincidan.

  • Escrito por Hirán Ricardo
  • Categoría: Tradiciones
  • Visto: 666

La Guayabera fuera de percha

Aunque en la actualidad no se observa mucho por las calles de Cuba, todavía sigue siendo la guayabera la prenda masculina que distingue a los cubanos por el mundo. Y es que cada país posee un atuendo que lo distingue. Algunas con muchos coloridos, diseños impresionantes, voluminosos, curiosos, pero la de Cuba pudiera decirse que sencilla, fresca, a tono con el clima caluroso que tenemos en la isla.

 Lo cierto es que desde hace unos años la guayabera ha perdido presencia en el vestir de los cubanos. En este sentido, en mi opinión, han existido varios motivos entre ellos dos fundamentales, la influencia de la moda extranjera y la pérdida del hábito, tradición familiar en el uso de esta ropa.

En la actualidad a las fiestas, celebraciones los hombres acuden con diseños de pulóveres modernos, camisas mangas largas con flamantes botones, otras con dibujos en sus telas y delineaciones, en fin se puede ver mucha variedad de ropa, tejidos, menos la típica guayabera. Otro aspecto que ha conspirado con su poco uso ha sido su escasa presencia en las tiendas.