A+ A A-

  • Categoría: Tradiciones
  • Visto: 895

Adios 2019

En casi todos los países del mundo es una costumbre esperar el año nuevo. Algunos prefieren salir de casa, otros recibir amigos y familiares en el hogar; pero existe algo en común, esperar que el reloj anuncie las 12 de la noche para abrazarse, darse un beso y pedir deseos.

Hace algún tiempo entre las plegarias del primer instante del año nuevo evocar la salud, va adquiriendo el número uno entre los pedidos. Y toda la justificación del mundo acompaña ese deseo, pues no puede haber metas, proyectos, satisfacción total, si la salud no nos acompaña.

Otros, (entre el misticismo o la tradición, por lo menos aquí en Cuba) aprovechan la llegada del nuevo calendario para lanzar a la calle un jarro o balde de agua para botar todo lo malo de la casa.

No pocos quieren esperar el año nuevo con algún atuendo rojo, o ropa interior de ese color, pues dicen que es de buena suerte. También algunas personas al llegar la medianoche agarran una maleta y dan un pequeño paseo por el vecindario para de esa forma atraer algún viaje. Y no faltan los que se comen doce uvas, otra manera de buscar un buen augurio para el año recien llegado.

En otras casas, después de felicitaciones, comienza la cena, a picar un cerdo asado, en fin, la comida que se haya preparado para ese momento; sin embargo, algunos prefieren comer temprano y dejar para el solemne momento de la media noche, la bebida para brindar.

Algunos escogen esos primeros minutos, para anunciar en voz alta sus metas o planes para el nuevo año, en cambio otros lo dicen en silencio, para que se les cumpla mejor.

Existe también quien a esa hora va de casa en casa para felicitar a los vecinos y amistades. Y como para gusto se han hecho los colores, algunos optan ver alguna película para dar paso al sueño.

Pero hay ocasiones que todo no es alegría, pues se recuerda al familiar ausente y hay veces que por ese motivo no se espera despierto el año nuevo y se prefiere "estrenar almanaque" acostados, durmiendo como un día cualquiera.

Lo cierto es que hay muchas formas de esperar el nuevo año y llenar la lista deseos. Sea cual sea la forma, en cualquier parte del mundo tiene su encanto, porque simplemente existe la diversificación de gustos y personas.

Aquí en Cuba, casi todas las familias esperarán despiertas, harán la cuenta regresiva de los últimos 10 segundos del año, y entre besos y abrazos, pedirán ¡Que el 2020 sea mejor!

Escribir un comentario