A+ A A-

  • Categoría: Tradiciones
  • Visto: 1077

La infertilidad masculina y el varicocele

Investigaciones revelan que en el 40% de los casos de infertilidad masculina la causa es el varicocele.

A pesar de ello no implica, que el hecho de que un hombre tenga varicocele, necesariamente tenga problemas de fertilidad.

Entonces, ¿qué es exactamente el varicocele, cuáles son sus síntomas y cómo se trata?

El término varicocele se refiere al ensanchamiento de las venas dentro de la piel que contiene los testículos (escroto).

Constituye en apariencia, un aspecto similar a las varices que pueden aparecer en las piernas.

Esta condición es la causa más común de la baja producción de esperma y de que éste sea de mala calidad.Esto se debe a que el varicocele hace que aumente la temperatura del testículo y esto influye en su movimiento y funcionamiento.

Aún no se conoce con exactitud qué da origen a este problema que suele diagnosticarse entre los 15 y 20 años, pero se estima que se forma cuando las válvulas que están dentro del cordón espermático no permiten el paso normal de la sangre, y esta acumulación hace que las venas se dilaten.

Sintomatología:

La mayoría de las veces, este agrandamiento de las venas no produce síntomas, aunque, en algunos casos puede provocar dolor.

Según explica la prestigiosa Clínica Mayo, en Estados Unidos, el dolor puede aumentar al estar de pie o al hacer esfuerzo físico y puede empeorar con el transcurso del día.

También puede hacer que un testículo se inflame, por lo generales el izquierdo, probablemente por la posición de la vena testicular izquierda.

Dado que no suele dar síntomas, en muchos casos no hace falta recurrir a un tratamiento.

Cuando no afecta la fertilidad y el dolor es menor, los médicos solo recomiendan calmantes que pueden conseguirse en la farmacia sin necesidad de receta médica.


Tratamiento:

En los casos en los que provoca dolor agudo, atrofia testicular o infertilidad, el varicocele puede remediarse mediante cirugía.

Actualmente el varicocele se puede tratar con un procedimiento menos invasivo conocido como embolización. Dicho procedimiento emplea un catéter para colocar una pequeña bobina y/o fluido embólico en un vaso sanguíneo para desviar el flujo sanguíneo hacia otra vena.

Escribir un comentario