A+ A A-

Sociedad

  • Escrito por Orfilio Peláez, Granma
  • Categoría: Tradiciones
  • Visto: 277

Terapia musical

Durante la celebración de la primera Conferencia Habanera de Arte, Música y Terapia, la doctora Isis Betancourt Torres, presidenta del Grupo de Investigación Histartmed, y la Máster en Ciencias Idida Rigual, indicaron que en el caso particular de Cuba, la denominada musicoterapia.

Se viene aplicando principalmente en el tratamiento de la depresión geriátrica, y en niños y adolescentes con trastorno del espectro autista (de manera general logran una respuesta más favorable en la comunicación), síndrome de Down, parálisis cerebral, síndrome de Rett, necesidades educativas especiales, y ansiedad e hiperactividad, en combinación con la equinoterapia y otros métodos.

Ambas especialistas manifestaron que la música puede  incentivar patrones de movimiento, incluso de forma inconsciente, de ahí la conveniencia de utilizarla en la rehabilitación de pacientes con daño cerebral y en aquellos con trastornos de la marcha y la coordinación.

Según lo planteado en la propia cita por el Doctor en Ciencias Nibaldo Hernández, reconocido investigador del Centro de Neurociencias de Cuba, escuchar música repercute de manera favorable en la neuroplasticidad, condición que expresa la probada capacidad del cerebro de generar el crecimiento de nuevas conexiones y la creación de nuevas neuronas, aun en personas de la tercera edad que hayan sufrido alguna enfermedad cerebral.

Lo anterior, resaltó, hecha por tierra el mito de que el daño ocasionado por ese tipo de lesión es permanente e irreversible, y abre esperanzadoras perspectivas de lograr una recuperación apreciable de tales individuos.

Hizo referencia a investigaciones realizadas en distintas instituciones científicas del orbe, cuyas conclusiones aún no definitivas sugieren que oír la música de su preferencia, en particular la escuchada cuando se era niño y adolescente, en sesiones terapéuticas de 30 a 45 minutos de duración, puede contribuir a la mejora conductual de pacientes con Alzheimer, sobre todo en lo referido a mostrarse más tranquilos y manejables.

Tal comportamiento parece responder a la estimulación de capacidades perceptivo-cognitivas, de comunicación y socioemocionales, que son incentivadas por el efecto de la música, precisó el doctor Nibaldo.

  • Escrito por tomado Juventud Rebelde
  • Categoría: Tradiciones
  • Visto: 922

La infertilidad masculina y el varicocele

Investigaciones revelan que en el 40% de los casos de infertilidad masculina la causa es el varicocele.

A pesar de ello no implica, que el hecho de que un hombre tenga varicocele, necesariamente tenga problemas de fertilidad.

Entonces, ¿qué es exactamente el varicocele, cuáles son sus síntomas y cómo se trata?

El término varicocele se refiere al ensanchamiento de las venas dentro de la piel que contiene los testículos (escroto).

Constituye en apariencia, un aspecto similar a las varices que pueden aparecer en las piernas.

Esta condición es la causa más común de la baja producción de esperma y de que éste sea de mala calidad.Esto se debe a que el varicocele hace que aumente la temperatura del testículo y esto influye en su movimiento y funcionamiento.

Aún no se conoce con exactitud qué da origen a este problema que suele diagnosticarse entre los 15 y 20 años, pero se estima que se forma cuando las válvulas que están dentro del cordón espermático no permiten el paso normal de la sangre, y esta acumulación hace que las venas se dilaten.

Sintomatología:

La mayoría de las veces, este agrandamiento de las venas no produce síntomas, aunque, en algunos casos puede provocar dolor.

Según explica la prestigiosa Clínica Mayo, en Estados Unidos, el dolor puede aumentar al estar de pie o al hacer esfuerzo físico y puede empeorar con el transcurso del día.

También puede hacer que un testículo se inflame, por lo generales el izquierdo, probablemente por la posición de la vena testicular izquierda.

Dado que no suele dar síntomas, en muchos casos no hace falta recurrir a un tratamiento.

Cuando no afecta la fertilidad y el dolor es menor, los médicos solo recomiendan calmantes que pueden conseguirse en la farmacia sin necesidad de receta médica.


Tratamiento:

En los casos en los que provoca dolor agudo, atrofia testicular o infertilidad, el varicocele puede remediarse mediante cirugía.

Actualmente el varicocele se puede tratar con un procedimiento menos invasivo conocido como embolización. Dicho procedimiento emplea un catéter para colocar una pequeña bobina y/o fluido embólico en un vaso sanguíneo para desviar el flujo sanguíneo hacia otra vena.

  • Escrito por tomado del periódico Granma
  • Categoría: Tradiciones
  • Visto: 397

Polvo del Sahara llega hasta el Caribe

Desde el punto de vista meteorológico, la presencia de continuas oleadas de nubes de polvo del Sahara sobre el océano Atlántico y el mar Caribe, clasifica entre los sucesos más llamativos del verano en esta parte del mundo.

Cargadas de material particulado PM 10 y PM 2,5, altamente nocivos para la salud humana, minerales como hierro, calcio, fósforo, silicio y mercurio, además de virus, bacterias, hongos, ácaros patógenos, estafilococos y contaminantes orgánicos persistentes, estas nubes son generadas por las tormentas de arena y polvo del desierto del Sahara y el Sahel.

Dichas nubes suelen alcanzar alturas de tres a siete kilómetros y una vez emergidas del continente africano, buena parte de ellas avanzan en dirección oeste, bajo el flujo de los vientos alisios, propagándose hasta Cuba, el sudeste de Estados Unidos, México y Centroamérica.

El Doctor en Ciencias Físicas Eugenio Mojena López, reconocido especialista en el tema del Instituto de Meteorología, precisó a Granma que en el caso particular de nuestro país, los meses de junio, julio y la primera quincena de agosto se caracterizaron por una notable presencia de ellas en todo el archipiélago, y se observaron en varias ocasiones concentraciones de polvo muy por encima de los valores normales, como sucedió el pasado 15 de junio.

Indicó que si bien de forma general las nubes de polvo comienzan a llegar a Cuba en marzo y abril (este año la primera lo hizo el 19 de marzo), los máximos de días bajo tal condición atmosférica ocurren en el sexto y séptimo mes del calendario. El principal rasgo que distingue su acentuada presencia es el predominio de una densa bruma que limita la visibilidad a larga distancia, mientras el cielo se muestra con una tonalidad opaca.

Estudios desarrollados en el otrora Departamento de Satélite del Instituto de Meteorología, demostraron el efecto inhibidor del polvo del Sahara sobre la ciclogénesis en la cuenca del Atlántico tropical, en particular en la zona comprendida entre los 10 y 20 grados de latitud norte y los 20 y 60 grados de longitud oeste.

Según explicó el profesor Mojena, como las nubes de polvo originan una masa de aire muy caliente con valores bajos de humedad, entorpecen de forma apreciable el surgimiento y desarrollo de los ciclones tropicales (CT), pues les crea un ambiente hostil al aportarles aire seco. Igualmente, incrementan la cizalladura vertical del viento en la altura, impidiendo que el sistema pueda concentrar la energía para su formación y fortalecimiento.

De ahí que hoy se les empiece a reconocer cada vez más como un fuerte factor modulador de la actividad ciclónica en nuestra área geográfica.

Asimismo, debilitan y pueden llegar a disipar la estructura nubosa asociada a las llamadas Ondas del Este que, procedentes de África, constituyen uno de los organismos meteorológicos más conducentes a la aparición de CT en su tránsito por aguas del Atlántico hacia el mar Caribe, junto con favorecer el aumento notable de la actividad eléctrica durante las habituales tormentas de verano.

Refirió que investigaciones llevadas a cabo por la Administración de la Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA), revelaron que disminuyen también la probabilidad de precipitaciones en los territorios bajo su
influencia, favoreciendo de manera directa la sequía.

Expertos internacionales son del criterio de que la alta concentración en la atmósfera de las partículas contenidas en ellas atenúan la intensidad de la radiación solar recibida en la superficie terrestre, lo cual trae consigo una disminución de la temperatura del mar.

Más allá de condicionar en buena medida el comportamiento del estado del tiempo, las nubes de polvo del Sahara provocan impactos negativos en la salud del hombre y en la de diferentes ecosistemas marinos y terrestres.

De acuerdo con lo expresado por el doctor Eugenio Mojena, su presencia ha convertido al Caribe en un verdadero corredor del asma y otras enfermedades respiratorias, sobre todo en las personas mayores de 65 años y niños con edades hasta cuatro, además de favorecer la aparición de alergias y problemas de la piel.

Aseveró que, de igual modo, repercuten en el declive de las poblaciones de arrecifes coralinos, pues propician que puedan ser atacados por un hongo endémico de África transportado por ellas.

No menos importante es su contribución a la proliferación de los denominados eventos de marea roja, asociados a grandes floraciones de algas, muchas de ellas tóxicas, y en la aparición de plagas en el arroz, frijoles, frutales, caña de azúcar y otros cultivos.

Se trata, sin duda, de un serio problema ambiental, cuyo comportamiento anual demanda una atención permanente por los riesgos que implica y la conveniencia de profundizar en el estudio de cómo podría ser influido por el cambio climático.

PRECISIONES

- Alrededor de 90 millones de toneladas de polvo proveniente del desierto del Sahara llegan cada año a la región del Caribe durante la primavera y el verano.

- En las últimas cinco décadas la cantidad de polvo diseminada en la atmósfera creció en más de diez veces.

- La presencia de las nubes de polvo en el Atlántico y el Caribe está condicionada por las particularidades del proceso de ocurrencia de las tormentas de polvo y arena sobre el Sahara y el Sahel, y el comportamiento de los vientos alisios, su principal mecanismo de transportación.

- Un estudio realizado por científicos norteamericanos de la Universidad de Maryland arrojó que el desierto del Sahara es hoy un 10 % más grande que en 1920. El factor causante de tal expansión sería el cambio climático.

- Como promedio, las nubes de polvo arriban a la zona del Caribe aproximadamente seis días después de acaecida la tormenta.

  • Escrito por Prensa Latina
  • Categoría: Tradiciones
  • Visto: 783

Las tormentas eléctricas en Cuba

Cuba califica como uno de los territorios más afectados por rayos en todo el mundo, dada la gran actividad eléctrica que caracteriza las tormentas en el país, aseguró Manuel Iturralde, presidente de la Sociedad Cubana de Geología.

Las descargas eléctricas o fulguraciones están asociadas a las tormentas locales severas, cuando de manera combinada ocurren intensas lluvias, caída de granizos, tornados, trombas marinas y ráfagas de viento destructivas, aunque ocasionalmente se pueden producir de manera aislada en días claros, conocidas como centellas.

Los rayos se producen cuando se acumula electricidad estática en las nubes.

Iturralde explicó que los meses más propensos para la ocurrencia de estos fenómenos son los de verano, asociados a procesos convectivos que se producen por el gran calentamiento del aire, en contacto con la superficie terrestre.

Las tormentas eléctricas más frecuentes duran de una a una hora y media, entre las 14:00 y 19:00 hora local, aunque pueden suceder también en otros horarios, como consecuencia del avance de ondas tropicales, vaguadas y frentes fríos, aclaró el científico cubano.

Recordó también que entre 1987 y 2011 fueron reportadas mil 522 víctimas por fulguraciones en Cuba, con mayor frecuencia en los meses de julio a septiembre.

En ese sentido enfatizó en que el peligro de las descargas eléctricas está latente todo el año y a todas las horas; solo basta combinar las condiciones atmosféricas adecuadas con una actitud negligente.

Es esta la mayor causa de muerte por fenómenos meteorológicos en Cuba, aseveró el ingeniero geólogo.

No todas las personas mueren al ser alcanzadas por descargas eléctricas, pero el hecho de haber sido sometido a una corriente de muchos amperes y miles de grados de temperatura es suficiente para provocar serias consecuencias en la salud humana. Es preciso entonces actuar de manera responsable, pues se enfrenta a un enemigo mortal, advirtió Iturralde.

  • Escrito por Yanelis Martínez González
  • Categoría: Tradiciones
  • Visto: 392

Mujeres que dialogan con el tiempo

En Cuba hablar de meteorología hace que de inmediato se piense en el Dr. José Rubiera, por su talento y las tantas horas de desvelo cuando se aproxima un huracán. Sin embargo, muchos son los hombres y mujeres que de forma casi anónima guardan la retaguardia tras computadoras e instrumentos de medición de las variables meteorológicas.

La Jíquima, en el más occidental de los municipios holguineros, Calixto García, es un poblado ubicado a unos diez kilómetros de la carretera central. Allí un pequeño inmueble recibe al visitante desde un jardín arreglado con sumo cuidado y en el que las rosas decoran el paisaje. Solo la presencia de determinados “aparatos” y equipos ponen al visitante sobre aviso de que no se trata de una morada común y corriente.

En la Estación Meteorológica de La Jíquima laboran solo siete personas, de ellas seis mujeres. El único hombre es el jefe, quien se hace acompañar de cuatro observadoras meteorológicas, la observadora revisora, y la especialista en agrometeorología. De ahí al ambiente familiar, casi doméstico que se respira pero que al mismo tiempo representa un reto y un sacrificio diario.

Cuando llegué las ondas de Radio Reloj invadían las cercanías, mientras una mujer algo distante se ocupaba de una serie de instrumentos entre los que pude reconocer una veleta y un pluviómetro. Al advertir mi presencia salió a mi encuentro transportando en una mano un cubo y en la otra el jarro.

Era Mirna Paneque, una de las observadoras de la estación desde hace trece años y que realizaba las últimas acciones de su guardia de 24 horas. Desde el día anterior a las nueve de la mañana se encontraba en la estación. Tras saludarme sigue su recorrido hacia la oficina. Se vuelve risueña y dice como para evitar la pregunta: “yo cuento mucho con el apoyo de mi familia, de mi esposo, de mi mamá, que me ayudan, porque tengo que permanecer aquí, no puedo ir a mi casa hasta el otro día. Tengo que dejarlo todo y gracias a ese apoyo que ellos me brindan es que puedo cumplir con mi horario laboral”.  

Me invita a sentarme y me dice que sus compañeras deben estar al llegar, que siempre llegan sobre las 8:30 a.m., aclaración que yo no entendí muy bien pues mi reloj apuntaba ya casi las nueve.

Decidí aprovechar la espera para conocer mejor ese mundo. Al interrogarla sobre su quehacer me dijo que ellas registran el comportamiento de las variables meteorológicas: humedad relativa, velocidad y dirección de los vientos, precipitaciones, dirección de las nubes, etc., etc.
Al querer saber sobre la repercusión en el plano personal me contó que “es muy gratificante, nos obliga a aprender constantemente y a ampliar nuestros conocimientos. Cuando hay algún evento le damos seguimientos y esas variables que nosotros informamos al centro meteorológico, tanto provincial como nacional, le sirven para hacer un mejor pronóstico.

“Sé que por medio de mi trabajo y mis conocimiento puedo aclarar dudas a las personas sobre las cosas que nos preguntan y eso te llena de regocijo pues te sientes una persona útil ante la comunidad”.

Como el tiempo pasaba y sus compañeras no llegaban decidí apreciar sus rosas. Entonces Mirna se me acerca y me dice que Odalys, la que atiende la parte de agrometeorología debe estar al llegar porque acaba de entrar a una plantación de plátano a la que ella le brinda asesoría. Y efectivamente, en unos minutos una mujer trigueña llega. La persigo pensando que es Odalys, pero se trata de una tocaya mía, quien además se desempeña como observadora supervisora y aprovechándome de eso por ahí mismo comencé el diálogo.

Así supe que lo que para mí era un disloque total en materia horaria se debe a que los equipos con los que se realizan las mediciones están calibrados en el horario normal, mientras para nosotros en estos momentos estamos en horario de verano. O sea, sus vidas, su cotidianidad se encuentra una hora adelantada con respecto a sus instrumentos, sin que esto quiera decir que estos están defectuosos o en mal estado.

Desde la óptica aportada por la experiencia de más de dos décadas de trabajo Yanelis Gómez, esta mujer observadora revisora, asegura que “es un trabajo muy difícil por el nivel de seguimiento frecuente que exigen las variables meteorológicas, a lo que se suma el hecho de ser mujeres casadas y con hijos. Además, en temporada ciclónica, cuando existe amenaza de algún huracán, debemos abandonar nuestros hogares, nuestras familias, para venir hasta aquí a cumplir con nuestra responsabilidad”.

Y Mirna vuelve a decir que ya Odalys debe estar al llegar, le cuenta a Yanelis lo que hace un rato me dijo a mí y esta agrega “a lo mejor fue a ver también el tomate que está por la presa y la vega de tabaco de la cooperativa, como ella trabaja con productores, empresas, cooperativas y el lunes va para Las Tunas por el proyecto”.

Mi tocaya, como para entretenerme y que no sienta el paso del tiempo o de los tiempos, de un lugar donde se vive con dualidad horaria me ofrece un tour por la estación y me enseña los instrumentos de medición, más allá de la veleta que nos enseñaron en la escuela y que tienen nombres difíciles de recordar.

Se acaba el recorrido y vuelvo al patio. Después de unos minutos veo venir una mujer con paso suave, me pregunto si será ella. La veo dirigirse hacia la puerta y le pregunto:

-¿Usted es Odalys?

-Sí-me contesta.

-La estaba esperando, le digo

-Déjeme lavarme las manos y enseguida la atiendo

Ni corta ni perezosa me permite que saque mi grabadora y la asalté a preguntas. Es una mujer sencilla pero muy conversadora, como me habían advertido sus compañeras. Entonces aprovecho para conocer sobre el trabajo de Odalys Rodríguez, la observadora agrometeorológica y su vínculo con los campesinos, en un territorio eminentemente agrícola.

“Debo recopilar todos los cultivos aledaños a la estación y crear el plan de observaciones. Actualmente son 15 productores insertados en la red de estaciones y esperamos que se incorporen otros. Nosotros los asesoramos con observaciones fenológicas de los cultivos, los daños que presentan por causa de plagas, enfermedades, eventos meteorológicos, asesoría técnica en cuanto a las aplicaciones que se le debe hacer, estrategias para enfrentar la sequía y cómo utilizar racionalmente el agua, no solo para no dañar la siembra, sino también para aprovecharla. También le ofrecemos información sobre las precipitaciones, el comportamiento de las campañas de frío o primavera, en dependencia, así como las épocas más recomendables para la siembra. Además es una retroalimentación constante pues es mucha la experiencia de los campesinos en tantos años de trabajo”.

Y como desde hace rato lo habían mencionado no puedo evitar inquirir en el proyecto que la hace trasladarse a Las Tunas. “Es un proyecto extendido que busca el estudio del comportamiento de la sequía. Inicialmente se centra en cuatro cultivos de aquí: tomate, pepino, col y frijol. Se desarrolla por etapas y en cada una se desarrollan una serie de acciones. Al final de la campaña se comunica al productor el comportamiento del cultivo. Se han presentado trabajos de fórum y nuestra estación ha salido como el primer lugar a nivel nacional”.

Entonces me dice que todos esos datos se llevan en la Vitrina del tiempo y como la referencia más cercana es la de mi abuela, Odalys me muestra un mural enorme con muchos datos y variables. Me señala el comportamiento fenológico de los cultivos, “para conocimiento de la población y estudiantes, pues tenemos convenio con el Centro Politécnico René Oreste Reyné”.

Sobre una mesa hay un aparato enorme, lo miro curiosa y ella agrega “es para realizar muestreos del suelo, para conocer el nivel de humedad, lo que ayuda a tener una idea de la sequía”.

Podría seguir horas conversando con estas mujeres pero ya me hacen señas de que debo regresar. Pese a todos los sacrificios de estas féminas aseguran que aman el trabajo que realizan, pues “es algo maravilloso”. Y debe ser así pues si bien ellas no pueden detener el tiempo y a mí se me ha ido volando, de alguna forma, casi mágica, logran seducirlo.