A+ A A-

Sociedad

  • Escrito por Eileen Esther Molina Fernández, ACN
  • Categoría: Tradiciones
  • Visto: 638

La Periquera atesora singular historia de amor en Holguín

El Museo Provincial de Historia La Periquera, declarado como Monumento Nacional, atesora una singular historia de amor del siglo XVIII, la cual se suma a los valores históricos y patrimoniales de la edificación, otrora Casa de Gobierno.

La leyenda, contada por Ángela Peña, relata la aventura prohibida protagonizada por Ana Sánchez Roblejo de Peláez, la esposa del comandante Agustín Peláez y el oficial de voluntarios Serafín Iriostre, la cual trasciende hasta la actualidad como un símbolo de la tradición oral en la urbe oriental.

Según los relatos de la época, explicó Peña, cada día desde los balcones del emblemático edificio, ubicado en el centro histórico de la ciudad, la bella esposa del comandante posaba su mirada en el soldado, quien esperaba ansioso su recorrido diario por la entonces Plaza de Armas, hoy Parque Mayor General Calixto García Íñiguez.

Con la complicidad del párroco de la iglesia San José, consejero espiritual de la familia Peláez, los amantes se encontraban después de la misa, en un antiguo túnel que comunicaba a los templos San José y San Isidoro, el Hospital Militar, el Cuartel del Ejército Español y los fortines ubicados en las cercanías de la Loma de la Cruz.

Cierto día por una falsa alarma de incendios las compuertas del túnel, que servía de aljibe en caso de emergencia, quedaron herméticas y el agua del Río Marañón, selló en unos minutos el sublime amor de Ana y Serafín.

Un rato más tarde, en uno de los recorridos habituales del capitán de la guardia, aparecieron los cuerpos sin vida de la señora y el soldado, suceso que trascendió como una de las fábulas más significativas en la historia de la urbe oriental.

Aunque ha pasado el tiempo, muchos tienen aún en la memoria, el epitafio en la tumba de la reconocida dama: "A Doña Ana Sánchez Roblejo, que pudo morir en su lecho llena de virtudes y murió sin honra, en el túnel de La Periquera".

Esta antigua leyenda, subrayó Peña, devenida símbolo del otrora Hato de San Isidoro, es un exponente del más universal de los sentimientos que trasciende hasta nuestros días como riqueza cultural de la oriental provincia.

  • Escrito por Iriannys Torres Miranda, estudiante de Periodismo
  • Categoría: Tradiciones
  • Visto: 727

Sin mirar a las embarazadas

Miércoles otra vez: la consulta rutinaria te espera. Como cada semana, entras en pánico al imaginar el montón de jeringuillas dispuestas a degustar el rojo vino de tus glóbulos. A pesar de tu predisposición a cualquier objeto punzante, las agujas no son tu miedo mayor.

Culpas a la decimoséptima letra del alfabeto, porque a los ómnibus llenos, los crees tan responsables de tus desdichas como a tu extrema delgadez, esa que siete meses después del encuentro de gametos, aún no deja claro que viajas con acompañante incluido. “No se te nota barriga, mima, ¿de verdad estarás embarazada? Bueno, ven,siéntate”. Así te gritó aquel hombre la última vez, mientras tú dudabas entre la risa o el llanto.

En casi 30 semanas has conocido las puertas de cada ruta y probado aromas que distan mucho de tus anhelados extractos parisinos. Muchos viran su rostro para evitar contemplar el tuyo, suplicante por un sitio para descansar. Nunca la ley de la inercia te parece más tonta: cinco frenazos en seco y tú inmóvil entre unas 120 personas, eso si la aritmética no te falla también.

Los antiguos dolores de cabeza por las patadas de tu futuro futbolista, o por el precio de los pañales que para él comprarás, empequeñecen ahora ante las tragedias rodantes. Y no te queda de otra. Porque si te decides a alquilar un taxi: adiós toallitas húmedas, adiós antojos de maternidad.

Haces las cuentas y descubres que tu mejor alternativa es la resignación. Te dispones entonces a la odisea semanal y, dos clordiazepóxidos mediante, induces la calma. Condicionas tu mente y te propones temer más a tu enfermera que al chofer y al resto de su tripulación.

Te obligas a creer el “todo pasará”, que figura en la lista de tus clichés favoritos, y confías en la capacidad de resistencia de ese pequeño por el que todo parece valer la pena: sabes que él y su bienestar son tu fin, ese que justificará tantos medios, de transporte, pero medios tortuosos y necesarios al fin.

  • Escrito por Hirán Ricardo Ricardo
  • Categoría: Tradiciones
  • Visto: 1368

Adios 2019

En casi todos los países del mundo es una costumbre esperar el año nuevo. Algunos prefieren salir de casa, otros recibir amigos y familiares en el hogar; pero existe algo en común, esperar que el reloj anuncie las 12 de la noche para abrazarse, darse un beso y pedir deseos.

Hace algún tiempo entre las plegarias del primer instante del año nuevo evocar la salud, va adquiriendo el número uno entre los pedidos. Y toda la justificación del mundo acompaña ese deseo, pues no puede haber metas, proyectos, satisfacción total, si la salud no nos acompaña.

Otros, (entre el misticismo o la tradición, por lo menos aquí en Cuba) aprovechan la llegada del nuevo calendario para lanzar a la calle un jarro o balde de agua para botar todo lo malo de la casa.

No pocos quieren esperar el año nuevo con algún atuendo rojo, o ropa interior de ese color, pues dicen que es de buena suerte. También algunas personas al llegar la medianoche agarran una maleta y dan un pequeño paseo por el vecindario para de esa forma atraer algún viaje. Y no faltan los que se comen doce uvas, otra manera de buscar un buen augurio para el año recien llegado.

En otras casas, después de felicitaciones, comienza la cena, a picar un cerdo asado, en fin, la comida que se haya preparado para ese momento; sin embargo, algunos prefieren comer temprano y dejar para el solemne momento de la media noche, la bebida para brindar.

Algunos escogen esos primeros minutos, para anunciar en voz alta sus metas o planes para el nuevo año, en cambio otros lo dicen en silencio, para que se les cumpla mejor.

Existe también quien a esa hora va de casa en casa para felicitar a los vecinos y amistades. Y como para gusto se han hecho los colores, algunos optan ver alguna película para dar paso al sueño.

Pero hay ocasiones que todo no es alegría, pues se recuerda al familiar ausente y hay veces que por ese motivo no se espera despierto el año nuevo y se prefiere "estrenar almanaque" acostados, durmiendo como un día cualquiera.

Lo cierto es que hay muchas formas de esperar el nuevo año y llenar la lista deseos. Sea cual sea la forma, en cualquier parte del mundo tiene su encanto, porque simplemente existe la diversificación de gustos y personas.

Aquí en Cuba, casi todas las familias esperarán despiertas, harán la cuenta regresiva de los últimos 10 segundos del año, y entre besos y abrazos, pedirán ¡Que el 2020 sea mejor!

  • Escrito por Hirán Ricardo Ricardo
  • Categoría: Tradiciones
  • Visto: 3933

Una barbie cubana entre revistas y pestañas

La modelo holguinera Yilena Hernández continúa una carrera profesional bien acogida en diversas partes del mundo. En esta ocasión la llamada Barbie Cubana, por su gran parecido físico a las populares muñecas Barbie, rubia, delgada, con gran similitud en el rostro, tuvo la oportunidad de ser portada de la famosa revista Maxim.

Su presentación en Maxim, fue ofrecida por una edición australiana, de carácter mensual internacional. La revista es conocida por sus imágenes con populares actrices, cantantes y modelos femeninas cuyas carreras están en auge. Debido a su éxito en los principales mercados, Maxim se ha expandido a muchas ciudades del mundo, publica 16 ediciones, vendidas en unos 75 países.

La Barbie Cubana aparte de aparecer en portadas de famosas revistas, también hace presencia durante el año en importantes desfiles de moda internacionales, semana de la moda en París, Milán, Londres, Nueva York y llevando atuendos de reconocidos diseñadores de talla mundial.

Cuando en la actualidad se trata de encontrar a cubanos que por su trabajo han alcanzado éxito en el panorama internacional, aparte del deporte, cine, música, hay que contar con esta holguinera, que en estos momentos forma parte de las modelos más populares.

Pero ahora con sabiduría Yilena ha tratado de buscar otro espacio de trabajo, que en mi opinión, mirando al futuro le ofrece un ambiente ligado a la moda para cuando decida retirarse de las pasarelas. Y con su experiencia nada mejor que algo que esté relacionado al mundo de la imagen en las mujeres. Se trata de la elaboración de pestañas.

En conversación con Yilena Hernández, me narra que son realizadas a mano con pelo de mink, estan diseñadas para poder usarse de 25 a 30 ocasiones si se tratan de la manera correcta. Estas pestañas tienen la virtud de ser más suaves, ligeras, flexibles y duraderas. Además me cuenta, que las pestañas no sólo se ubican de manera perfecta en el rostro de quien las use, también ofrecen una agradable experiencia desde el empaque hasta su colocación.

Agrega la modelo holguinera que las pestañas son realizadas por un equipo certificado y especializado en este tipo de línea y cosméticos. El pegamento está hecho para que no dañe las pestañas naturales. Las confecciones son diseñadas para todo tipo de mujer, ojos y hasta personalidad, posee diseños desde los más simples hasta complejos. Lo cierto es que según expertas y sabios del maquillaje, unas pestañas largas, bonitas, pueden ofrecer un toque diferente, tal vez pícaro, elegante, ser un punto atrayente en el rostro.

Yilena ha querido bautizar a sus pestañas con los nombres de las mujeres más importantes de su vida, Nina y Luisa, su abuela y madre. El mensaje de esta holguinera es simple, directo y sincero, no olvides de sonreír porque los ojos nunca mienten. De esta manera Yilena Hernández le muestra ahora a todas las mujeres aunque sean humildes, que no sólo se puede lucir una moda del vestuario, también puede ser en el maquillaje.

  • Escrito por Omar Ricardo Leyva
  • Categoría: Tradiciones
  • Visto: 5098

Día Internacional de la Felicidad

La Asamblea General de la ONU, en la resolución 66/281 el 12 de julio de 2012 decretó el 20 de marzo Día Internacional de la Felicidad, para reconocer la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos y la importancia de su inclusión en las políticas de gobierno.

Todos los expertos concuerdan en que la felicidad es  una actitud ante la vida, una medida de bienestar subjetivo, que influye en el comportamiento de los individuos, y en la que la motivación constituye también un elemento de suma importancia.

Otro estudio reciente, también desde Estados Unidos. revela que las emociones positivas, generan hormonas y neuropéptidos, que tienen relación con la felicidad y con la salud.

Asimismo, el optimismo, la alegría, el sentido del humor, la risa hace que liberemos estrés al tiempo que es considerada por la psicología transpersonal como la forma más inteligente de las emociones
Otras de las emociones que provocan una sensación de felicidad, según psicólogos y terapeutas,  son la gratitud, la solidaridad, el reconocimiento y el afecto.

Es cierto, que la vida nos lleva a prisa, dejando muchas veces poco espacio para los sentimientos de afecto y su expresión, pero lo que no podemos olvidar ni en este día internacional de la felicidad ni en el resto del año, es que la felicidad está en nosotros mismos, en saber aprovechar el tiempo y las oportunidades (que por lo menos en Cuba son las mismas para todos), en nuestra manera de ser, actuar y relacionarnos.

No son las circunstancias externas las que nos hacen felices o infelices, sino nuestra relación y valoración de ellas.  La felicidad, al fin y al cabo,  está en no morir en plena vida sino en arriesgarse, atraverse, equivocarse, levantarse y continuar...

"La felicidad puede tener significados diferentes para cada persona, pero creo que todos podemos estar de acuerdo en que su logro implica trabajar para poner fin a los conflictos, la pobreza y otras circunstancias desafortunadas en las que viven tantos de nuestros semejantes." Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon.