A+ A A-

Salud

  • Escrito por Agencia Cubana de Noticias, ACN
  • Categoría: Salud
  • Visto: 215

La experiencia cubana contra las pandemias

Que el mundo se vea asolado por una pandemia no es nuevo: cada cierto tiempo una nueva enfermedad afecta a los humanos, y a veces no podemos controlarla, por más que la ciencia y la técnica hayan avanzado al punto actual.

Cuba no está exenta de estos azotes, pues durante años hemos tenido que combatir contra algunas enfermedades que afectan al mundo entero y que han llegado a la Isla, o que son típicas de la zona tropical en la que vivimos.
La viruela, enfermedad proveniente de Europa, afectó al Nuevo Mundo, y con él, a Cuba, quien reportó su último caso en 1949, a diferencia del resto del planeta, que siguió presentando afectados hasta 1980.

Tomás Romay tuvo protagonismo en esto, pues fue este científico quien el 12 de febrero de 1804 introdujo la vacuna antivariólica y, ya demostrada la efectividad de su método, el 13 de julio del mismo año quedó constituida en La Habana la Junta Central de Vacuna, de la cual fue Secretario Facultativo, cargo que ocupó por más de tres décadas.

Por otra parte, durante años la fiebre amarilla fue estudiada por científicos cubanos, al tratarse de un padecimiento endémico en la Isla, y también fue Tomás Romay quien escribió la primera monografía médica cubana con el largo título de Disertación sobre la fiebre maligna llamada vulgarmente Vómito Negro, enfermedad epidémica en las Indias Occidentales, leída ante la Sociedad Patriótica el 5 de abril de 1797 y publicada en La Habana, Imprenta de la Capitanía General, ese mismo año.

Los profundos estudios de la enfermedad, sobre todo en el período en que los científicos se adentraron en el tema de su contagio, llevaron en 1881 al doctor Carlos Juan Finlay a descubrir que se propagaba a través de un agente transmisor: el mosquito Aedes aegypti.

Gracias al estudio de Finlay, y a las medidas tomadas para el saneamiento, en 1909 la temible fiebre desapareció, tras 209 años de permanencia registrada en el país, y que había afectado también a varias zonas de la región, además de España, donde provocó la Peste de Barcelona de 1821.

Sin embargo, el dengue, que también se transmite a través del vector descubierto por Finlay, ha perdurado hasta nuestros días. Es una de las enfermedades más graves en el mundo actual, que afectó en 2019 a más de tres millones de personas y ha causado más de mil muertes al año en periodos recientes.

En el año 1981 Cuba sufrió la epidemia de dengue y dengue hemorrágico más grande reportada hasta el presente en las Américas: 344 mil 203 casos de dengue, de ellos 10 mil 312 fueron dengue hemorrágico y fallecieron 158 personas, 101 niños y 57 adultos.

Este es un padecimiento que llega hasta la actualidad y en fechas recientes ha visto nuevamente elevado el nivel de contagio, tanto así que se estima que el 2020 mantendrá una elevada incidencia para toda la región.
Otra de las enfermedades más temidas y recurrentes en Cuba y en las Américas es el cólera.

Esta enfermedad infecciosa y extremadamente contagiosa, tuvo su primera irrupción epidémica en Cuba en 1833, y provocó más de 30 mil defunciones; la segunda, en marzo de 1850; y la tercera, en octubre de 1867.

El primer caso en el país se hizo público el 25 de febrero de 1833, y este primer azote de la enfermedad, se extendió hasta 1837 o 1838, tiempo en que se publicaron muchos artículos relacionados con la misma.

El 31 de marzo de 1850 se realizó el diagnóstico del primer caso de cólera en su segunda entrada al país, y hasta el 31 de diciembre de 1854 se produjeron en La Habana nueve mil 348 casos con seis mil 180 defunciones.

En el resto de la Isla fallecieron aproximadamente 18 mil personas, según datos ofrecidos por el cubano Jorge Le Roy y Cassá, pero la epidemia cesó en1867, momento en el que ya existía una organización científica de prestigio y que incluso fue consultada para realizar la declaración oficial de la epidemia en la Isla, la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana.

En 1882 fue la última vez en que se reportó a Cuba entre los países afectados por los brotes de cólera que se han venido sucediendo con los años, debido sobre todo el eficiente control epidemiológico en la Isla.

Otro de los grandes virus que han afectado a Cuba es el VIH, desde los años 80 del pasado siglo comenzaron a aparecer los primeros pacientes de la enfermedad, aún sin cura, y Cuba reportó sus primeros casos en 1986.

En cuanto a las formas de propagación del Sida, los datos indican que se trata de una epidemia con predominio sexual, ya que la principal vía de transmisión es a través de relaciones desprotegidas.
F
uentes oficiales afirman que la epidemia cubana está bajo control. La tasa de prevalencia estimada en población sexualmente activa es de 0,05 por ciento y es reconocida como una de las más bajas del mundo.

Por otra parte, hace algunos años otra pandemia cruzó fronteras y llegó a Cuba: la gripe A H1N1 -también llamada en un principio "gripe porcina"- en 2009, y se trataba de la primera vez en cuatro décadas que un nuevo virus de la gripe emergía y desataba una enfermedad a gran escala alrededor del mundo.

El nuevo tipo de influenza A fue identificado por primera vez en Estados Unidos en abril y se propagó rápidamente por ese país y el mundo, según los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC), de EE.UU.
La pandemia entró en Cuba el 11 de mayo del mismo año y según se reportó en su momento, este fue el onceno país en reportar casos de gripe A en el continente americano.

El 11 de mayo de 2009 se dio a conocer el primer caso del virus H1N1, proveniente de México, y, en lo adelante Cuba confirmó cerca de mil casos y 63 muertes por la gripe A, hasta abril de 2010, momento en que la epidemia remitió.

Al menos una de cada cinco personas en el mundo resultó infectada con el H1N1 durante el primer año de la pandemia (2009-2010), si bien la tasa de mortalidad fue solo del 0,02%, según las conclusiones de un grupo internacional de investigadores publicadas en 2013 en la revista especializada Influenza and Other Respiratory Viruses, citada por BBC.

En ese caso, los niños fueron uno de los grupos más afectados, a diferencia de las personas mayores de 65 años, menos vulnerables.

Ahora, el nuevo coronavirus responsable de la COVID-19, ha llegado a cientos de países, incluida la Isla, donde el primer caso fue reportada el 11 de marzo de 2020, el mismo día en que la Organización Mundial de la Salud la declaraba Pandemia.

Por el momento no se reportan casos autóctonos, por lo que la transmisión se encuentra en la primera etapa, sin embargo no se descuenta que podría afectar a la población de manera directa, ya que es una enfermedad muy infecciosa que se transmite aún en etapa pre-sintomática.

El país se encuentra enfrascado en la toma de medidas para evitar el contagio, que van desde el llamado a la higiene y a evitar las aglomeraciones, hasta la regulación de las fronteras y el cierre de centros, además de la utilización de medicamentos fabricados en el país, y también algunos que han sido efectivos en experiencias como la de China.