A+ A A-

Holguín

  • Escrito por Vanessa Pernía Arias, ACN
  • Categoría: Holguín
  • Visto: 199

Reanuda ETECSA en Holguín sus principales servicios en la segunda fase pos Covid-19

La  Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa) en Holguín revitaliza por estos días varios de sus ofertas y modifica otros anteriormente reabiertos, muchos de los cuales se encontraban detenidos ante la expansión de la Covid-19 en el país.

Entre las prestaciones que continúan vigentes se encuentran la tarifa diferenciada de los servicios de voz y datos móviles en el horario de una de la madrugada a seis de la mañana, el bono de recarga internacional por treinta días y el descuento del 10 por ciento del pago de los servicios gestionados a través de la aplicación Transfermóvil, explicó Iliana Fernández Pérez, especialista en comunicación de Etecsa en la provincia.

También se mantiene el acceso libre de costo al sitio digital www.cubaeduca.cu, así como a la plataforma de comercio electrónico EnZona y a las aplicaciones con información y de pesquisa online pertenecientes al Ministerio de Salud Pública, precisó.

En el caso de los servicios Nauta Hogar, destacó, se eliminarán las diez horas extras, aunque durante el presente mes estas  se mantendrán y se aplicará una tarifa de 50 centavos CUC la hora adicional de navegación por esta vía.

La directiva añadió que hasta el venidero día 31 se mantendrán vigentes las líneas móviles que vencían a partir del día primero en curso, además del pago de los servicios de acceso a Internet.

Igualmente confirmó Fernández Pérez que se restablecen las vías y plazos determinados para el pago de las facturas de la telefonía fija, la alternativa y el servicio Nauta Hogar para el sector residencial.

Para la atención directa al público las Oficinas Comerciales  laborarán en su horario normal de lunes a sábado, exceptuando los Minipuntos que lo harán los sábados alternos, y durante esta segunda fase las salas de navegación pertenecientes a la Empresa no abrirán sus espacios, puntualizó.

  • Escrito por Claudia Mara Cruz Escalona
  • Categoría: Holguín
  • Visto: 134

Moa es más que níquel

Propiciar el avance del territorio moense cuenta como la prioridad fundamental del Programa de Desarrollo Integral (PDI) de este municipio holguinero, estrategia que busca el bienestar de sus habitantes y potenciar otros renglones económicos para alcanzar el autoabastecimiento local más allá de la industria niquelífera.

Acciones se implementan en variados frentes como la agricultura. El rescate del polo productivo Melena-Yaguaneque permite la explotación de unas 80 hectáreas de tierras con cultivos de ciclo corto para proveer al menos el 30 por ciento de las necesidades de productos agrícolas en las placitas y mercados. La recuperación de los medios y la fuerza de trabajo en este lugar, se suman al interés de fomentar además la agricultura urbana en los organopónicos la ciudad.

 “La agricultura urbana cuenta con 11 organopónicos, de ellos tres entregados en usufructo. Tenemos mil175 canteros y trabajamos en aras de asegurar la fuerza laboral, principal elemento que frena el auge de estos espacios. Los patios y parcelas ocupan un número considerable que se fomentan a través de un plan mensual para la entrega de las producciones a acopio y lograr el autoabastecimiento de la localidad”, expresó Doraida Sánchez Pérez, Intendente Municipal.

La acuicultura se ha favorecido con la puesta en funcionamiento de tres estanques para la siembra de alevines, propósito que aportará la captura de unas 50 toneladas de pescado. La misma se beneficia del encadenamiento productivo pues aprovecha los residuales de materia orgánica de la actividad porcina.

La producción avícola se erige como muestra del impacto del programa. En la Unidad Empresarial de Base “Frank País García”, luego de un proceso inversionista paulatino, se espera el incremento de las capacidades de obtención de huevos hasta unas 78 mil unidades diarias.
 
“El programa de producción avícola en Moa lleva implícito el crecimiento de las ponedoras para triplicar la producción que aportamos en el 2019. Hoy contamos con 100 mil aves para un crecimiento de 18,4 millones de huevo para este año. Mientras, para el 2021 está previsto la alcanzar la cifra de 50 mil ponedoras más y después de consolidada la inversión mantener unos 26 millones de huevos anualmente para cubra la demanda de los municipios Moa, Sagua de Tánamo y Frank País, y algún excedente dedicado al mercado nacional”, asegura José Silot Veria, Director de esta entidad.

En la unidad avícola trabajan a la vez en otras iniciativas.  Acompañados de la parcela para el autoconsumo, han fomentado la creación de un módulo pecuario con otras especies en su contribución a mejorar los niveles proteicos de los trabajadores y el pueblo, constituido por una microvaquería, cochiquera, cría de ganillas semirrústicas o criollas  y codornices. Además, se han propuesto  la construcción de una nave para recuperar la cría de conejos y facilitar pies de cría a los productores del territorio.

Las inversiones también ocupan los propósitos  en este centro. Según Silot Veria la actividad constructiva “incluye ocho naves para hospedar las 100 mil aves ponedoras que se pretende alcanzar. De igual manera se realizó la reparación capital a cuatro naves, se construyó una fosa de enterramiento y pozos profundos protegidos, mantenimiento a la cerca perimetral y filtro epidemiológico, edificación de una cocina comedor y reparación del vial y las redes hidráulicas. Además, la adquisición de silos nuevos para el almacenamiento del pienso y el agua y la reparación del transporte para enfrentar el alza de la producción,  todo ello en función de garantizar la productividad y las medidas higiénicas”.

La revitalización de otras esferas como la industria alimentaria pretende la creación de un polígono  para la elaboración de surtidos derivados de productos del agro, harina de maíz, licores, dulces y otras variedades. Lo que hoy funciona como una minindustria sería un proyecto de desarrollo local que contribuiría a la pluralidad de ofertas de este tipo para el consumo de los moenses. En este sector también la panadería “El buen gusto” recibió las bondades de una remodelación de un costo de 1,3 millones de pesos, encaminada a aumentar la calidad y el ritmo de las producciones.

Mientras, en la industria láctea obtuvieron equipos para reemplazar la tecnología obsoleta y superar el plan de producción de algunas líneas como el yogurt de soya y el restablecimiento en la elaboración de helados.

“En lo que va de año hemos sobrecumplido las producciones de yogurt de soya hasta alcanzar las mil 24 toneladas, 70 por encima del plan, destinadas a la canasta básica, la merienda escolar, el Sistema de Atención a la Familia (SAF), el comercio y la gastronomía, así como a los organismos que tienen contrato con nuestra empresa. El PDI ha beneficiado a la industria láctea con una inversión de unos 10 mil pesos convertibles para la adquisición de nuevos de equipos y la recuperación de otros con la perspectiva de aumentar la capacidad productiva y retomar la elaboración de helados paralizada desde el mes de enero”, apunta Santiago Rodríguez Suárez, Director del Combinado Lácteo de Moa.

Otros sectores de interés social como la vivienda concibe la edificación de asentamientos para los damnificados por la influencia ciclónica. El plan proyecta la ejecución de un total de 297 viviendas, entre ellas tres edificios y 68 hogares por esfuerzo propio, dentro de los cuales se favorecerá a las madres con más de tres hijos. Por su parte, la producción de materiales de la construcción para asegurar la actividad se comporta por debajo de lo previsto por la escasez del cemento y acero, así como por la exigua fuerza de trabajo.

A todo este esfuerzo se suma la Universidad de Moa Dr. Antonio Núñez Jiménez, que tributa con sus investigaciones al progreso territorial y mantiene el fuerte vínculo con las empresas. “Nuestro centro participa con sus profesores e investigadores en la solución de los diferentes problemas sociales del municipio, aportes del punto de vista técnico relacionados con la industria y otras especialidades como geología y metalurgia.

Resaltan otros en la rama energética, el estudio de suelos para mejorar la agricultura y la producción de materiales de la construcción. Se emplea el potencial científico y la calidad de las investigaciones para contribuir a imbricar la ciencia con el desarrollo”, comenta Ángel Oscar Columbié Navarro, Rector de la institución educativa.
El programa ha favorecido además la actividad cultural.

El proyecto local “La Colmenita” aúna a niños interesados por el arte y fomenta valores morales y patrióticos. José Turro Navarro, director de la iniciativa  comenta que “sin el apoyo de las autoridades y del PDI no hubiera sido posible obtener este local que en menos de un año convertimos lo que era ruina en la sede de La Colmenita. Tener este espacio donde se promueve le arte y el amor es vital para el florecimiento del proyecto que garantiza además la participación de los niños en las actividades artísticas de la comunidad y otras partes de Cuba”.

En cuanto al esparcimiento destacan inversiones en el polo turístico y diversas instalaciones recreativas. El hotel “Mirador”, recién remozado, El Patio Español y el hotel “Miraflores” son algunos de los ejemplos que ofrecen opciones para divertirse al pueblo moense.  

Garantizar el autoabastecimiento local y el crecimiento del sector alimentario y la actividad comercial, así como el progreso y el bienestar de los más de 75 mil habitantes de Moa, son premisas que sustentan un plan que muestra incipientes avances pero va en camino de materializarse con esmero y esfuerzos.

Fotos: Autora

  • Escrito por Mariannis Alba Correa
  • Categoría: Holguín
  • Visto: 111

La producción de arroz en manos de todos

El llamado a incrementar la producción nacional de arroz, sus rendimientos y calidad en este difícil contexto del mercado internacional, es una realidad palpable que hoy debe estar en manos de todos, máxime en estos tiempos en que las importaciones de este cereal se hacen difícil y porque el compromiso está dirigido en producir aquí todo lo que se necesita.

Los hechos dan fe que cuando se dificultan las importaciones tradicionales, hay que buscar variantes en cada frente productivo del país, en el que Holguín tiene gran fortaleza y por delante una encomiable batalla por ser más explotada. Porque el panorama ilustra una realidad palpable en el potencial tecnológico a disposición de la Empresa Agropecuaria Guatemala del municipio de Mayarí, en esta región oriental.

Estamos hablando que la producción de arroz en Holguín está entre las principales inversiones en zonas de Mayarí y Cueto, cuyas áreas son beneficiadas directamente por las aguas del Trasvase Este-oeste unas 520 ha. Para el cultivo del arroz se dedican unas 520ha y de ellas 60 se siembran en Banes, en la zona de deleite. La Empresa Agropecuaria Guatemala tiene unas 9 formas productivas que se dedican a la actividad del grano.
Para esta actividad disponen de equipos y maquinarias necesarias para realizar el proceso productivo eficiente, con un parque de 4 combinadas, dos se reparan y 8 tractores. Las transplantadoras las recibieron hace dos años y son muy eficientes porque humanizan el laboreo en el campo.

El master en Ciencias Agrícolas Carlos Nelson Escalona González, extensionista del instituto de investigaciones de granos en la provincia, informó que para el año el territorio debe aportar 420 toneladas de arroz consumo, de un plan de 320 reajustado, por la limitación de combustible, también porque se dejan de proteger 216,0 ha sembradas por la falta de urea.

Estas producciones del cereal se destinarán al consumo a través de la canasta básica, y con destino a semilla se van a producir 120,0 toneladas por el productor extensionista Miguel Pausada Rodríguez, pues una parte significativa se reserva para semilla.

En la UEB agroindustrial de granos perteneciente a la Empresa Agropecuaria Guatemala se han cosechado hasta la fecha 91,7 toneladas de arroz cáscara húmeda, con un rendimiento de 4,12 toneladas por hectárea, en una extensión de 22,25 hectárea.

En estos momentos que transcurre la campaña de primavera se encuentran en la preparación de tierras, en movimiento existen 187 hectáreas, de ellas listas para la siembra 77 ha. Ahora se siembran unas 520 hectáreas con arroz inundado.

Vital reconocer que aun cuando el programa en Holguín se incluye dentro de los priorizados por el sistema de la agricultura en el territorio y tiene sus fortalezas en el agua y la producción de semillas de calidad, el aporte es discreto, teniendo en cuenta que la provincia requiere para su consumo de unas 53 mil toneladas al año.
 
Las proyecciones más cercanas de la Empresa Agropecuaria Guatemala se concentran hoy en conseguir el autoabastecimiento del municipio de Mayarí, por encontrarse aquí el principal polo productivo y donde se demanda de unas 4 mil 500 toneladas de arroz en un contexto que el país apremia del cereal.

Hacia ahí se dirigen los esfuerzos de las formas productivas que su principal renglón es el cultivo del arroz y enmarcadas en el polo productivo de la empresa. La Cooperativa de Producción Agropecuaria Revolución de Octubre, localizada en la Empresa Agropecuaria Guatemala del municipio de Mayarí, es el centro de la siembra y cosecha de arroz en la provincia.

Esta forma productiva ubicada en los predios del Consejo Popular Juan Vicente tiene la mejor referencia en sus asociados.  Ejemplos hay muchos por mencionar, pero el liderazgo lo tiene Miguel Pausada Rodríguez, diestro en el cultivo para tener el liderazgo como productor extensionista en la producción de arroz en la provincia y de los mayores rendimientos en el país. Aunque en este movimiento productivo lo siguen unos 11 productores en todo el territorio.
Pausada es un campesino que posee habilidades y mañas para hacerlo rendir; aunque estos altos aportes van acompañados de bastos conocimientos en el manejo del cultivo con apoyo de la investigación, la ciencia y la técnica para estar hoy en el podio de mayor productor.

El duro bregar por los caminos del arroz inició en el año 2014 cuando decidieron cultivar 15 hectáreas, en aquel entonces con poca experiencia, pero con la voluntad necesaria para emprender la tarea que les cambió la vida. De las primeras plantaciones obtuvieron un rendimiento de 30 toneladas del grano, un aliciente que los llevó a incorporar más tierras para sembrar el alimento tan imprescindible en la dieta de los cubanos.

El arraigo al trabajo, los conocimientos de la ciencia, más el apego a la tradición ya adquirida en el cultivo, avalan los resultados en la producción arrocera el pasado año con una cosecha de más de 300 toneladas en 50 hectáreas, con un rendimiento por encima de las 7 toneladas y los ingresos sobrepasaron el millón y medio de pesos. Aunque para esta campaña incrementó 25 hectáreas más.

Por estos días la CPA se encuentra inmersa en la etapa de siembra de primavera, con las perspectivas de llegar a las 60 hectáreas, cifra que se propusieron superar al concluir el año, lo cual fue imposible por las afectaciones en la campaña de frío ante la contingencia con la limitación de combustible, aun así, pretenden rebasar las 350 toneladas a obtener.

Miguelito, es labriego de corazón y un entendido en el laboreo del arroz, por su consagración es el presidente de esta cooperativa, quien asegura “que el cultivo tiene mucha perspectiva en el CPA, de ahí que las estrategias apunten hacia el incremento de las áreas a plantar, así como a mantener los rendimientos por encima de los pronósticos.
Su perseverancia dice “Para el año venidero nos proponemos llegar a las 100 hectáreas y a las mil toneladas del alimento que constituye la base de la dieta de una importante parte de los cubanos”.

La CPA “Revolución de Octubre” máxima productora del cereal para el consumo, también garantiza las semillas certificadas para responder a los niveles de siembra en el municipio de Mayarí, donde otras siete formas productivas tienen a la gramínea entre sus cultivos líderes, de ahí que la introducción y generalización de nuevas variedades, sembradas hoy cinco de ellas, también esté en la mira de Pausada.

Toda la experiencia adquirida en territorio holguinero en el manejo adecuado del arroz, es gracias a los intercambios con el Instituto de Investigación de Granos de la provincia de Granma, la inserción en el proyecto Vietnam- Cuba “que nos permite estar en constante vínculo y experimentando”, al igual que la relación con la Facultad de Agronomía de la Universidad de Holguín.

La cooperativa desde sus inicios en la introducción de este cultivo vio en la diversificación de la producción de arroz una fortaleza. Desde el mes de mayo comenzaron a cosechar el cereal plantado durante la campaña de frío, el destino será para semillas, aunque se aportará también para la canasta básica en territorio mayaricero un volumen significativo.