A+ A A-

  • Categoría: Holguín
  • Visto: 213

Evalúa presidente nacional de la ANAP el aporte de los campesinos holguineros

El aporte de campesinos y cooperativistas cubanos a la economía nacional y al consumo de la población en estos tiempos de pandemia, se ha vuelto más que estratégico, imprescindible, señaló Rafael Santiesteban Pozo, presidente de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, (ANAP) en visita efectuada a la provincia de Holguín.

Dos intensas jornadas de trabajo sostuvo el máximo dirigente anapista en la provincia de Holguín, para analizar las 21 prioridades de trabajo que lleva a cabo el país, con la finalidad de cómo se perfeccionar el escenario para el desarrollo de las cooperativas agropecuarias en tiempos en que el país demanda de más renglones productivos, sobre todo aquellos que solventen la economía cubana.

El perfeccionamiento del sistema de la agricultura, como parte de estrategias adoptadas por el Estado cubano para favorecer la producción de alimentos la actualización del modelo económico, ha mantenido entre sus directrices estratégicas el desarrollo del movimiento cooperativo, el cual ha avanzado al amparo de disímiles medidas.

El máximo dirigente explicó que a partir de agosto y septiembre se estará evaluando en todo el país el desempeño de las Cooperativas de Producción Agropecuaria, (CPA) en aras de contribuir a su fortalecimiento y desarrollo orgánico, con el único propósito de lograr el autoabastecimiento familiar y territorial.

En el encuentro con los presidentes y factores de base de las cooperativas en este territorio, Santiesteban Pozo explicó “a este empeño se han sumado los productores afiliados a esa organización de todas las provincias, siendo Holguín la primera en realizar este proceso, por tener el mayor número con 102 estructuras de base.

En ese sentido el dirigente anapista evaluó el comportamiento de los principales indicadores productivos de la provincia.  De 12 indicadores se incumple en ocho y solo se logra cumplir en cuatro. Reflexionó, es hora de ir pensando en exportar más, eliminar las importaciones, así como introducir aquellos renglones que puedan exportarse, en aras de buscar mayor solvencia económica en las cooperativas.

Por su parte, Ricardo Monzón Novoa, director de Desarrollo Cooperativo del Ministerio de la Agricultura, (MINAG) presente en el intercambio, destacó “las cooperativas deben mantener un papel estratégico en producir alimento para el consumo familiar y municipal, para logarlo debe tener apoyo de todas las instituciones que asesoran su trabajo y buen funcionamiento”.

Argumentó además “aquí hoy se está hablando de voluntariedad, cooperación y ayuda mutua, autosostenibilidad económica, disciplina cooperativista, decisión colectiva e igualdad de derechos de los socios, bienestar de los cooperativistas y sus familiares, responsabilidad social, educación cooperativa y contribución al desarrollo planificado de la economía nacional”.

El dirigente reflexionó “El perfeccionamiento del sistema de la agricultura, como parte de la actualización del modelo económico, ha mantenido entre sus directrices estratégicas el desarrollo del movimiento cooperativo, el cual ha avanzado al amparo de disímiles medidas adoptadas por el Estado cubano para favorecer la producción de alimentos. Lograrlo es la tarea que ustedes tienen por delante, concluyó”.

Santiesteban Pozo, comentó sobre el trabajo desde las estructuras de base, las juntas directivas que son las encargadas de buscar orientación y asesoramiento en estas y otras acciones, que no solo garantizan la alimentación de las familias y el pueblo, sino que prevé desarrollarse aun más para garantizar la sostenibilidad alimentaria en el presente y para el futuro.

El presidente de la ANAP, insistió en los momentos en que Cuba atraviesa el más recrudecido bloqueo, en que las limitaciones económicas y de recursos son una realidad, las cooperativas deben tener una mirada más profunda, más clara, más participativa en busca de niveles económicos favorables.

Al respecto, aclaró que en este empeño ha sido necesario el fortalecimiento del movimiento de campesino a campesino, la capacitación en los temas de aplicar la agroecología, la ciencia, el uso de medios biológicos, de microorganismos, apelar a la tracción animal en el desarrollo eficiente de los cultivos, el aprovechamiento de cada pedazo de tierra, incentivar la diversificación en cultivos, sobre todo, en aquellos que sustituyan importaciones, y en otros que sean exportables.

La profundidad de cada tema expuesto por los cooperativistas presentes, siempre mantuvo la disposición de ir incorporando las orientaciones señaladas por su máximo dirigente y el compromiso de cumplirlas. Otras estrategias a llevar a cabo estuvieron referidas a incorporar semillas registradas, introducir módulos pecuarios, emplear la genética de todas las especies. Todo ello, evidentemente, impacta de forma positiva en los resultados de las cooperativas.