A+ A A-

  • Categoría: Holguín
  • Visto: 116

Voluntad para producir más alimentos

En los predios de Mejías vive Néstor Jaime Miranda, un hombre dedicado a producir alimentos con vasta experiencia en el manejo ecológico de las producciones. Hoy cuando el llamado a los campesinos está en producir más, él acoge con responsabilidad la tarea de preparar nuevas tierras que muy pronto darán frutos por su empeño y compromiso con la patria.

Campesino de la cabeza a los pies, su andar dice del arraigo desenfadado y buen conocedor del campo, nadie mejor que él se las ingenia para sacar frutos de la tierra. Es ingeniero de profesión, pero encontró en el surco las bondades y el sostén familiar, que además expresa lo es todo, nació para ser campesino de alma y corazón.

Por sus excelentes resultados productivos, al aplicar la ciencia y la técnica, las prácticas agroecológicas, así como sus conocimientos en el manejo de los granos, Néstor Jaime miranda es productor extensionista. En sus 28 años abrazando los campos sabe cómo hacerlos producir. Hoy cuando el país necesita de hombres como él para asegurar alimentos, desmonta 50.6 hectáreas cubiertas de marabú.

Este incansable productor de granos es de referencia en la provincia de Holguín, de ahí que esté en el podio de la excelencia productiva por alcanzar desde hace años la condición de vanguardia nacional. A ello también responde, todo o que sale de su finca nombrada la Perseverancia, es con destino a la empresa de semillas.

Está siempre ahí donde se es más útil. Así se aprecia en las 10 hectáreas cubiertas de frijol caupí, 2 de plátano macho y se alistan otras tres para sembrar yuca como respuesta oportuna a la siembra de cultivos de ciclo corto. Respondiendo al llamado de la patria, asegura Nesti, como cariñosamente le llaman en la comunidad rural de Mejías.

Néstor es optimista, dicharachero, le sabe mucho a la decima y el repentismo, es un don me comenta que siempre ha tenido, trabajando le salen las tonadas de campesino feliz. Pero lo que más admiro en él es su fidelidad a la revolución, al comandante Fidel, su consagración al trabajo duro para producir alimentos.

Muchas son las cualidades humanas que caracteriza a este hombre, noble de alma, recio de carácter, pero humilde, de mirada segura, palabras firmes, mente inteligente, sin dejar de mencionar lo excelente comunicador que es. En ello va la tradición de sus padres y hermanos, pues la familia Jaime Miranda es reconocida en toda la geografía holguinera por ser productores extensionistas y de excelencia.

Pero en su corazón se agolpa la entrega de campesino consagrado a la producción agropecuaria en tierras que permanecían ociosas y les fueron entregadas en usufructo por el Estado cubano. Aquí tiene él y su familia el reto de alistar en dos meses esas tierras que estarán sembradas de variedad de frutales, hortalizas, granos, árboles maderables, acuña este hombre porque así lo está pidiendo la dirección del país.  

Néstor es amante de la familia, los amigos y el trabajo. Soñador con los pies en la tierra y la mirada en el surco abraza la idea de en dos meses tener sembradas esas áreas de viandas, hortalizas, frutas, árboles maderables y café en el llano. Su esposa Tania lo ayuda en la cría del cerdo criollo con la aspiración de incrementarlos.

Holguinero exigente y muy trabajador, este profesional convertido en eficiente agricultor, no le tiemblan las manos a la hora de apoyar con determinados alimentos a hospitales, hogares maternos y la merienda escolar en la comunidad y un poco más allá.  
Nos dice con voz firme que cumple los compromisos con el estado, respeta el plan contratado, las producciones tienen un solo destino, pero lo demás que hay en su finca es para ayudar a los que necesiten de alimentos, esa es otra de las misiones que asume con desprendimiento humano.