A+ A A-

  • Categoría: Holguín
  • Visto: 1121

Holguín v.s aedes aegypti: de la preocupación a la estrategia

No ha valido la experiencia de varios años enfrentando al aedes aegypti, ni tampoco todos los recursos que se han dispuesto en función de la campaña antivectorial: Holguín sigue siendo la peor provincia del país en lo que respecta a la trasmisión de dengue, los índices de infestación, las indisciplinas reiteradas  y todo lo que tiene que ver con una situación epidemiológica en el pico de su complejidad.

La alerta, hija de la autocrítica y la vergüenza, fue expresada por Ernesto Santiesteban Velázquez, máximo dirigente del Partido aquí, en reunión del grupo temporal provincial para el enfrentamiento a las arbovirosis, un espacio donde aseveró además que el hecho de que Holguín tropiece con las mismas piedras no es culpa de terceros, sino del retroceso experimentado en las tareas que se acometen para hacerle frente al mosquito.

TAREA DE PRIMER ORDEN

“No vamos a salir del problema si no se asume esta batalla con disciplina y rigor. Lejos de ayudar, hay gente que le ha sacado el cuerpo al problema, y eso es inadmisible, porque el momento amerita que nos exijamos mayor responsabilidad para cumplir la tarea”, aseveró Santiesteban Velázquez, al reclamar de los cuadros del territorio entrega total en una labor “de primer orden, que precisa aun más exigencia, porque está en juego la salud del pueblo, y el contexto no es favorable”, enfatizó.

La doctora Katia María Ochoa, directora provincial de Salud Pública, señaló que tanto el dengue como el zika son una preocupación constante, y alertó sobre algunas dificultades que comprometen la estratega actual: “La pesquisa debe ser activa, cara a cara, en contacto directo con la población; todavía no se hace un trabajo adulticida con calidad, y no hemos logrado completar la plantilla de operarios para el control de vectores”.

CON EL RIGOR QUE DEMANDA

La mitad de los municipios holguineros (Moa, Mayarí, Banes, Urbano Noris, Calixto García, Holguín y Antilla) puede contar ya alguna experiencia que involucre al aedes aegypti, y todo puede complicarse aún más por la propia movilidad del mosquito, y la ineficacia en el enfrentamiento, que se traduce asimismo en viviendas cerradas a la fumigación y poca implicación de la comunidad en la solución definitiva del problema.    

No en balde el máximo dirigente partidista del territorio aseveró que la Fiscalía y la PNR actuarán ante la irresponsabilidad ciudadana, y dijo que este no es solo un problema de Salud. “La batalla es colectiva”, apuntó.

Y ciertamente la solución no está solo en las manos de sector de la Salud. Eso lo saben los directivos principales de los organismos del territorio, quienes negaron que hubiese dificultad alguna para cumplir la tarea encomendada.

Por su parte, Julio César Estupiñán Rodríguez, presidente de la Asamblea Provincial de Poder Popular, aseveró que en el sector estatal urge mayor percepción del riesgo, y ante cada foco en cualquier entidad, el rigor tiene que dejar una huella administrativa. Y sentenció: “El gasto económico de la campaña es considerable. La salud del pueblo está en riesgo. Así que esto lo resolvemos o lo resolvemos”.

Tal actitud ha de servir de acicate para que la población entienda la magnitud del problema, máxime si se sabe que la mayor parte de los focos se detectan dentro de las viviendas, sobre todo en tanques bajos. La situación de las casas cerradas a la fumigación también es inadmisible, y Ernesto Santiesteban expuso la importancia de enfrentar esa indisciplina, pues “una casa cerrada nos echa a perder el trabajo”.

La fiscal jefa de la provincia, Elda Barreiro, precisó que en cada área de salud hay un fiscal para acompañar el trabajo profiláctico, pero también para actuar con severidad ante el delito de propagación de epidemias, imputable a la negativa de los moradores a fumigar, a ingresarse en los hospitales, entre otras cuestiones.

Por su parte, Manuel Hernández, vicepresidente del Consejo de la Administración Provincial (CAP), expuso las modificaciones en el sistema de trabajo a partir de esta semana, en función de lograr mayor organización, capacidad de previsión, y rendición de cuentas si no se cumplen las funciones indicadas.

No hay tarea más importante que esta. Y cada holguinero debe estar involucrado.

Escribir un comentario