A+ A A-

  • Categoría: Deportes
  • Visto: 445

Sin cimientos no hay béisbol en Holguín

Holguín es la única provincia de Cuba que no aportó al menos un atleta a la preselección nacional de béisbol para el Campeonato Mundial Sub16 con sede en Panamá en agosto venidero.

Y aunque la noticia cause pena a un territorio de más de un millón de habitantes no resulta tan sorprendente si se considera el pobre currículo de los equipos de categorías menores en los últimos años.

Por ejemplo en el recién finalizado torneo cubano para estas edades la novena de Holguín ocupó el último lugar del circuito oriental con balance de 8 victorias y 28 derrotas. Ellos apenas ganaron dos desafíos de 18 jugando como visitantes, mientras en casa lo hacían para 6-12.

Aquí los tres primeros escaños fueron en este orden para Santiago de Cuba (25-11), Guantánamo (20-16) y Granma (19-17). En la gran final Santiago perdió la corona ante La Habana.

Holguín apenas produjo colectivamente para 233 (1051-255) con 148 carreras anotadas, un OBP de 363 y un pésimo slugging de 288.

Sus dos aprincipales figuras fueron Oldanier Arévalo (330 con 33 hits y 15 carreras impulsadas), así como Juan Carlos Onofre (300, 27 hits y 14 CI).

El pitcheo promedió para 5.88 con 152 ponches y 225 boletos en 280.0 inning sobre la lomita. Aquí Juan L. Matos (4-5) con 16 salidas, 12 de relevo y 5.01 fue el de mejor rendimiento, secundado por José A. Rodríguez (2-7), 4.70 y 37 ponches en 59.1.

La defensa holguienra rindió para 934 (87 errores en 1318 lances), con 30 doble play. A sus receptores le robaron 59 bases, sorprendieron a 26 y cometieron ocho pasboles.

Como se puede apreciar en las estadísticas de la Federación Cubana de béisbol, con esos números es imposible alcanzar altos resultados.

Si a eso se une que el equipo pioneril (11-12 años) fue último de la zona oriental con 1-5 entonces hay que concluir que el trabajo en las categorías inferiores es pésimo y que así tenemos comprometido una buena parte del futuro del este deporte en la provincia. Revizar estrategias, modificar métodos y jugar más en la base son el camino a seguir. No hay otro.  

Escribir un comentario