A+ A A-

  • Categoría: Deportes
  • Visto: 212

El boxeador que peleó en el Moncada

Giraldo Córdova Cardín se nombraba aquel muchacho de tez negra y solo 23 años de edad, que en la noche del 25 de julio no se presentó a su anunciada pelea contra Julio Rojo, programada para la arena “Rafael Trejo”, en La Habana.

Sería su séptimo combate como boxeador y acumulaba un record en su corto historial de cinco victorias y una tabla; pero aquella noche perdió por no presentación,  ante el descontento de los aficionados que habían asistido para ver en acción al joven y prometedor pugilista participante en el torneo Guantes de Oro.

El motivo de su ausencia fue que Córdova Cardín había viajado a Santiago de Cuba para sostener lo que para él fue una cita con la Patria, para defender con sus puños y su corazón al apóstol José Martí, y no dejarlo morir en el año de su centenario.

Córdova Cardín fue uno de los integrantes de la Generación del Centenario, encabezados por Fidel Castro Ruz, que participó como combatiente en el asalto al cuartel Moncada, aquella mañana de la Santa Ana del 26 de julio de 1953, cuando aquel puñado de valientes pretendió tomar el cielo por asalto.

Su séptimo combate fue contra el régimen de oprobio que imperaba en Cuba, y respondió a sus ideales revolucionarios, que lo impulsaron a luchar contra los abusos y atropellos de que era víctima el pueblo de Cuba por la tiranía de Fulgencio Batista.

Aquella jauría sedienta de sangre que apresó, torturó y asesinó a Giraldo Córdova Cardín tras el fracaso de la acción militar, no pudo evitar su contribución a la victoria que se materializó el primero de enero de 1959, con el triunfo de la Revolución cubana.

Los sueños del joven boxeador Giraldo Córdova Cardín, se hicieron realidad en los resultados obtenidos por el deporte cubano y, en particular el boxeo, disciplina que practicó con éxito este pugilista que celebró su último combate en el Moncada.