A+ A A-

  • Categoría: Deportes
  • Visto: 312

Béisbol de Cuba: de campaña en campaña

Desde siempre el Béisbol ha sido utilizado como plataforma política para atacar al sistema deportivo de Cuba. Es una estrategia viejísima cuyo único objetivo es ridiculizar todo lo que tenga que ver con esta disciplina y que mayormente consiste en criticar el más mínimo detalle sea organizativo o competitivo. Una especie de cambio de bola, pero siempre cerca de la zona.

Hace un tiempo sonaban en medios "especializados" y en redes sociales los regaños a la Federación Cubana porque debía abrir la posibilidad de incluir en convocatorias para equipos Cuba a peloteros que juegan en Ligas extranjeras, excepto MLB.

O sea los que se desempeñan en Japón, Subcorea, Taipei, México, etc. Así las cosas son elegibles por ejemplo Dayán Viciedo, José Miguel Fernández, Ariel Miranda, Leonis Martín, Henry Urrutia y muchos más.

Pues tan pronto Cuba hizo oficial esa posibilidad se produjo de manera inmediata un "cambio de lanzamiento" desde todas las orillas. Si en un principio pedían la inclusión ahora la táctica dió un giro de 180 grados.

Comenzó entonces una campaña para desalentar a los posibles candidatos e ir creando las bases para hacer fracasar ese proyecto.

En ese jueguito no solo lleva la voz cantante el Nuevo Herald de Miami, sino un buen grupo de medios "independientes" y blog personales cuyo discurso es increíblemente idéntico. Es como si existiera un documento rector que pasa de mano en mano.

Ahora la linea editorial -como dijimos con original y copias- consiste en especular la manera en que esos peloteros serán recibidos en Cuba y cuál la reacción de los aficionados.

Ahora ponen un fantasma por delante y una lluvia de peros. No existe otro interés que desalentar las buenas intenciones de permitir que todos los nacidos y formados acá pueden vestir en uniforme de las cuatro letras .

Cuál sería la reacción de los tuneros hacia Henry Urrutia o Alexánder Guerrero? O la de los villaclareños con Dayán Viciedo y Leonis Martín?

Hasta los mismos redactores saben la respuesta y claro que es lo que menos interesa. El ojetivo es dividir, cuestionar, dejar entrever una pared entre los que están allá y los que permanecen aquí.

Los que firman esos reportes están convencidos de las causas principales que influyeron para que un gran número de talentos o jugadores establecidos emigraran de Cuba.

Claro que cada deportista tiene su sueño de probarse al más alto nivel y en el caso de los nacidos en Cuba, la única manera de llegar a MLB es romper todo vínculo con su Federación y obtener residencia en un tercer país, ésta última en no pocas ocasiones gracias a la falsificación o compra ilícita de documentos oficiales. En ese detalle me imagino existe consenso .

La campaña de esos medios siempre estuvo dirigida a promover, alentar y celebrar la salida de beisbolistas cubanos de manera ilgeal y nunca en criticar la prohibición de hacerlo de manera legal mediante un convenio oficial con MLB que intentó ponerse en marcha y que el gobierno de Dónald Trump ordenó suprimir.

Basta con leer decenas, cientos de entrevistas que se publican en internet mediante prensa digital o en Youtube para entender cuál es el super objetivo de esta campaña que esconde incluso lo sutil o lo subliminal para mostrar la cara de forma directa y arrogante.

Las "preocupaciones" por la salud del Béisbol de Cuba tiene su carta de estilo bien definida. No hay nada novedoso en lo que se intenta ahora. Este constante cambio de lanzamientos es algo así como repetir el guión y los argumentos, aunque se cambien la forma y los "realizadores".

La Serie Nacional 60 está en preparativos y ya se dejan ver las primeras recomendaciones de los "especialistas". Se acerca más de lo mismo.