A+ A A-

  • Categoría: Cuba
  • Visto: 102

Cuba desafía, Estados Unidos porfía

La situación energética que presenta el país es severa pero no impide el desarrollo de la nación. Un adjetivo planteado por el presidente Miguel Díaz Canel Bermúdez, califica el momento como “coyuntural” y no como una manera de vida que hemos escogido.

A nadie se ha escondido que no hay combustible para llegarle como se quisiera a todos los servicios de la población, pero sí se afirmó que los vitales se mantendrán activos en un país que apuesta todo por su futuro.

No es capricho de los que dirigen ni oportunismo para sacar la mejor parte, se trata del impacto directo del bloqueo del gobierno de Estados Unidos hacia Cuba, que acrecienta su rigor para tratar de asfixiarnos por cualquier vía posible. Esta vez gardeando la entrada de buques petroleros a nuestro país para intentar paralizar la generación eléctrica y con ello,el funcionamiento de la vida industrial, turística y social de la nación.

La supervivencia de los cubanos está probada no de ahora, sino de años atrás cuando el periodo especial no doblegó a los antillanos y se salió a flote de una situación casi insuperable.

De esa sabia beben hoy las nuevas generaciones que respaldan el llamado de la nueva dirección del país y con su actuar aseguran el curso de la Revolución desde cada puesto laboral.

Sería iluso pensar que no hay detractores de la información haciendo leña del árbol caído porque ellos nunca dejan de hablar para ganar dinero fácil y sucio. Ahí están diciendo hasta por los codos y presagiando el final de nuestro sistema, conscientes de que ni ellos mismos se lo creen.

Pero del lado de acá y por qué no, algunos de los de allá, saben que disposición y ganas sobran aquí en Cuba para mantener lo que se tiene. Desde una ama de casa, un jubilado, una obrera, el cuentapropista y hasta el que está por nacer, defenderá el sentido de nación y arraigo por la Cuba que un día escogió el sendero de la justicia social y la igualdad para brindar a los que simpaticen con la verdad y la razón.

Escribir un comentario