A+ A A-

Historia

  • Escrito por Roberto Ortiz del Toro
  • Categoría: Historia
  • Visto: 241

Martí, precursor de la Revolución cubana

Este 19 de mayo se cumplen 123 años de la caída en combate en Dos Ríos del Héroe Nacional de la república de Cuba  José Martí Pérez, justamente calificado como el más universal de todos los cubanos.

Me propongo rendir un modesto tributo de recordación  al Mayor General del Ejército Mambí José Martí, grado militar que le impuso el generalísimo Máximo Gómez; al fundador del Partido Revolucionario Cubano (PRC); al organizador de la Guerra Necesaria de 1895; y al autor intelectual del asalto al cuartel Moncada.

Recuerdo que en un discurso ante los tabaqueros de Tampa, Martí, inmerso ya en los preparativos de la guerra, pronunció estas premonitorias palabras: “que hermoso sería morir a caballo, peleando por la libertad de Cuba, junto a una palma”. Es como si hubiera previsto el desenlace fatal.

En su carta inconclusa a su amigo Manuel Mercado,  escrita el día anterior a su caída en combate en Dos Ríos y devenida su testamento político, expresó: “…ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber – puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo –  de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso”.

Se propuso y logró, echar su suerte con los pobres de la tierra, y solo pidió, tras tanta entrega, tener en su tumba un ramo de flores y una bandera, deseo que se  hacerealidad en el cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba, donde reposan sus restos inmortales.

José Martí fue de esos hombres que hasta después de muertos siguen siendo útiles. Por eso en el centenario de su natalicio en 1953, se levantó de nuevo a combatir por la libertad de su amada patria, y traspasó los muros del “Moncada” al ser proclamado por Fidel como el autor intelectual  del asalto a esa la segunda fortaleza militar del país.

Cuánta razón tuvo Martí al afirmar: “Se desaparecer: pero no desaparecería mi pensamiento”. Fue tal su grandeza y a la vez su humildad, que supo interpretar como nadie que toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz.

Este 19 de mayo, en el aniversario 123 de su caída en combate, se  recuerda con admiración y respeto a Martí, el precursor de la Revolución cubana. Es una manera de rendir honor a quien honor merece.