A+ A A-

Historia

  • Escrito por Roberto Ortiz del Toro
  • Categoría: Historia
  • Visto: 159

El Benny de Cuba y para el Mundo

Este 24 de agosto estaría cumpliendo 99 años de edad Bartolomé Maximiliano Moré Gutiérrez.

Quizá no le resulte a usted ese nombre muy conocido, pero si digo que se trata de Benny Moré, el Bárbaro del Ritmo, entonces es sobradamente conocido para todos los cubanos y en muchas partes del mundo.

Ese genial músico cubano que cautivó a los públicos más exigentes con su exquisita y bien timbrada voz, su facilidad para la improvisación, y su inigualable estilo de dirigir su Banda Gigante, como calificó a su orquesta, lo situaron en un sitial de preferencia en el gusto musical de su pueblo.

Vino al mundo en la mencionada fecha del año 1919, en Santa Isabel de las Lajas;  negro y de procedencia humilde y se convirtió con el paso del tiempo en un verdadero ídolo popular. Benny fue genio y figura,  su carisma y su calidad interpretativa,  a pesar de su temprana desaparición física, lo mantienen como un referente obligado cuando de artistas preferidos se trata.

Un detalle curioso es que el Benny no tenía conocimientos musicales, pues no había estudiado. Hay una anécdota que así lo confirma, cuando alguien se interesó por ese aspecto y recibió la siguiente respuesta: “Mira, mi socio, yo de música no se una papa aunque la mayoría de las cosas que interpreto tienen letra y música de mi creación”.

¿Quién no disfruta escuchando sus inolvidables creaciones que trascienden el tiempo y se mantienen en la preferencia del gusto popular? Bastaría señalar solo algunos títulos: Santa Isabel de Las Lajas, Maracaibo, ¡Oh Vida!, Bonito y Sabroso, Dolor y Perdón, o  Castellanos que bueno baila usted.

Este artista de genuina cubanía fue fiel y consecuente con su origen humilde y la fama conquistada,  por derecho propio,  no varió ni un ápice su apego a la tierra que lo vio nacer, por lo que en determinadas ocasiones rechazó ofertas para que se estableciera fuera del país, a lo que respondió: “Lo que sucede es que me abruma la fama y hasta el dinero. Como nada de eso me enloquece, no acepto coqueteos con la gloria. Más bien los rechazo”.

El 19 de febrero de 1963, con apenas 43 años cumplidos, dejó de existir físicamente Benny Moré, El Bárbaro del Ritmo, aquel genial músico cubano calificado en su justa medida como una gloria de Cuba y para el mundo.