A+ A A-

Historia

  • Escrito por Roberto Ortiz del Toro
  • Categoría: Historia
  • Visto: 78

Che Guevara, un modelo de revolucionario

El ocho de octubre de 1967 libró su último combate en la Quebrada del Yuro, Bolivia, el Comandante Ernesto Che Guevara, enfrentamiento en el cual resultó herido y fue capturado con su fusil inutilizado, trasladado a la escuelita de La Higuera y asesinado al siguiente día.

Vallegrande, Quebrada del Yuro y La Higuera, fue la ruta final  recorrida por el Che y sus compañeros de la guerrilla, con lo cual se cerró el intento por liberar a Bolivia encabezado por el Guerrillero Heroico.

El Che nació en Rosario, Argentina, en 1928, y aunque ese fue su origen se ganó la ciudadanía cubana y aún más, se convirtió en ciudadano de la humanidad.  Sobresalió como guerrillero, médico, político, diplomático, ministro, pero principalmente como un revolucionario visionario y soñador, que actuó consecuentemente con sus ideales.

Protagonizó  junto con el Comandante Camilo Cienfuegos la invasión de Oriente a occidente durante la guerra contra la tiranía batistiana, y tras el triunfo de la revolución desempeño importantes cargos y responsabilidades, a las cuales renunció para ir a otras tierras del mundo a prestar el concurso de sus modestos esfuerzos.

Se caracterizó por una definida actitud antiimperialista, la cual quedó sobradamente demostrada cuando en su carta de despedida señaló que en los nuevos campos de batalla llevaría la fe que le inculcó Fidel,  y sentiría la sensación de cumplir con el más sagrado de los deberes: luchar contra el imperialismo dondequiera que esté.

Así partió, primero hacia África y luego a Bolivia, y aunque no pudo consumar sus anhelos libertarios, se ganó los calificativos de “El Guerrillero Heroico” y “San Ernesto de La Higuera”, y legó para la posteridad sus virtudes revolucionarias, sus méritos militares, su carácter, su tenacidad,  en una palabra, su ejemplo.

Así lo recordamos al cumplirse el aniversario  52 de su desaparición física, y el mejor homenaje que se le puede tributar consiste en corresponder a su mensaje de batallar en cualquier circunstancia ¡Hasta la Victoria Siempre!