A+ A A-

Historia

  • Escrito por Thalia Ruiz Desdín, ACN
  • Categoría: Historia
  • Visto: 678

Antilla a la vista de sus 95 años

Antilla, cuyos habitantes y quienes la visiten disfrutan de ese encanto natural que les ofrece la Bahía de Nipe, una de las mayores del tipo de bolsa en Cuba, arriba este martes a los 95 años de fundada en medio de amplias proyecciones que la distinguen nacionalmente por sus potencialidades para el desarrollo del turismo.

Como ciudad abrió sus puertas el 21 de enero de 1925 y sus habitantes sienten el orgullo aquel de encontrar desde el mismo amanecer el atractivo paraje marino que aguarda su bahía, la historia de los ferrocarriles, de la vida portuaria y un entorno urbano que mira hacia las zonas montañosas del municipio de Mayarí, uno de sus colindantes dentro la geografía de la provincia de Holguín.

Cuando se menciona Antilla, se está identificando a uno de los municipios más pequeños de la Isla Caribeña, donde residen alrededor de 12 mil habitantes, pero con uno de los mayores proyectos inversionistas en la rama del turismo y de la reanimación de sus principales instalaciones destinadas a los servicios básicos de la población, como la salud, educación, el arte y la cultura.

Su entono costero como cabecera municipal tiene en la propia zona de El Ramón a sitios distintivos de la historia cubana donde se produjeron hechos como los desembarcos de la expedición mambisa de El Perrit, en la guerra de los Diez Años, y la de Roloff-Castillo Duany, durante la gesta de 1895.

El área urbana va más allá de sus calles anchas y de la interconexión hacia las aguas que rodean la parte más bajas de la ciudad porque a la entrada, como sus habitantes la definen, está naciendo otro Antilla, una comunidad de edificios multifamiliares que pronto contribuirá al crecimiento del número de habitantes y de otras instalaciones destinadas a los servicios comunitarios.

Dentro de su entorno, el antillano siente el orgullo a la vez de contar con el emblemático Molino de Maíz, único de su tipo en el territorio holguinero dedicado al procesamiento de ese grano para la producción de harina y de lo que será el polo turístico de la Península del Ramón, donde se construirán más de 19 mil habitaciones.

En una de sus calles, casi apegado a las aguas de la bahía de Nipe, Antilla cuenta también entre sus valores patrimoniales con la casa-museo René Ramos Latour, donde se le rinde homenaje permanente al Comandante Daniel, hijo de esta ciudad y reconocido con ese seudónimo dentro de las filas de la clandestinidad y del Ejército Rebelde.

Esa es Antilla, una de las ciudades marinas que identifican a la provincia de Holguín, de geografía, fabulada con leyendas de corsarios y piratas, entre las que se destaca la del filibustero inglés Willian Hastings, asentado en la zona y reconocido como uno de sus primeros pobladores, de quien se especula que su tesoro permanece aún escondido por estos parajes.