A+ A A-

  • Categoría: Historia
  • Visto: 222

El Martí nuestro de cada día

Al cumplirse este 19 de mayo el aniversario 125 de la caída en combate del Héroe Nacional de Cuba, José Julián  Martí Pérez, quiero rendirle homenaje a quien clasifica, por derecho propio, como el más universal de todos los cubanos.

Resulta evidente que Martí constituye en Cuba un referente integral que une, educa y contribuye al perfeccionamiento de nuestra sociedad, desde el estudio de su vida y su obra.

Martí, como revolucionario de las ideas, legó a la posteridad una serie de textos y pensamientos, que trascendieron el tiempo para convertirse en su aporte universal, por la vigencia que tienen en la actualidad en la batalla ideológica que desarrollan los movimientos de izquierda y progresistas contra la hegemonía imperialista estadounidense.

La prédica martiana tiene una absoluta vigencia en la Revolución cubana., y la unidad, una de las principales enseñanzas de la Revolución, la recibió incuestionablemente del propio Martí, quien tuvo la capacidad de articular la estrategia para afrontar la Guerra Necesaria por él organizada.

La proyección universal  de su pensamiento y acción se aprecia de manera inobjetable en esa frase suya que expresa “Patria es Humanidad”,  una máxima de internacionalismo solidario que refleja un concepto de Patria unida a la justicia social sin fronteras.

Esa expresión martiana constituye un verdadero ejemplo de solidaridad fraterna entre los pueblos,  que sigue desarrollando Cuba a través de la cooperación en materia de salud, educación, y otras formas de brindar ayuda a otros países.

Toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz, representa un legado de profunda actualidad que nos dejó Martí, en un contexto mundial en el que la política se ha convertido en un espectáculo mediático, en un negocio y en una ostentación del poder represor ajeno a las necesidades de las clases populares.

La genialidad y proyección del pensamiento universal de José Martí se aprecia también en  palabras como “ser culto es el único modo de ser libre”, acertada  definición del Maestro, que forma parte del pensamiento de la Revolución cubana llevado a la práctica desde los días iníciales de la victoria de enero de 1959.

Cayó en combate en Dos Ríos, de cara al sol como un bravo, José Julián Martí Pérez, el organizador de la Guerra Necesaria, el fundador del Partido Revolucionario Cubano, el Mayor General del Ejército Libertador cubano; el más universal de todos los cubanos, el autor intelectual del asalto al cuartel Moncada.

Ese es el hombre al que rendimos tributo de recordación este 19 de mayo de 2020, al cumplirse el aniversario 125 de su desaparición física. Con su caída en combate Martí se levantó para siempre y se hizo inmortal, porque supo interpretar como nadie que toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz.

Escribir un comentario