A+ A A-

  • Categoría: Historia
  • Visto: 317

El desembarco del Granma marcó el nacimiento del Ejército Rebelde

Tras siete días de penosa navegación, “en medio de un hacinamiento infernal de materiales de toda clase y de hombres”, la expedición del yate Granma cumplió su cometido.El dos de diciembre de 1956, se produjo el desembarco por playa Las Coloradas, cerca de Belic, Niquero, en la actual provincia de Granma.

La pequeña embarcación, con su preciosa carga de 82 tripulantes comandados por el joven abogado Fidel Castro Ruz, habíapartido el 25 de noviembre, desafiando el mal tiempo, desde el puerto mexicano de Tuxpan rumbo a las costas cubanas.Comenzaban así a hacerse realidad las proféticas palabras de Fidel cuando expresó: “en 1956 seremos libres o seremos mártires”.

Se cumplieron así dos objetivos fundamentales del puñado de valientes expedicionarios: salir y llegar. Faltaba entonces lo más difícil, iniciar la lucha y vencer, mediante la guerra de guerrillas, al ejército de la tiranía de Fulgencio Batista Zaldívar, instaurado en el poder tras el golpe de Estado del 10 de marzo de 1952.

Todo parecía presagiar el holocausto de aquel puñado de revolucionarios, que venían a batallar por la libertad de Cuba,  pues al llegar, la ciénaga, el mangle, los mosquitos, las fuerzas enemigas en su acecho, forman el escenario del desembarco que prácticamente terminó en un naufragio.
 
En aquel medio inclemente, poblado de mangles con sus tupidas raíces, se hundían en el lodo y las aguas los cuerpos extenuados, pero permanecía en alto la moral; la fuerza de los ideales y la firmeza en las convicciones revolucionarias se imponían;  esas eran las principales armas de aquella avanzada de la libertad. Así fraguó el nacimiento del Ejército Rebelde.
 
La hazaña del Granma se insertó con caracteres indelebles en la historia de las luchas emancipadoras del pueblo de Cuba. Por su inspiración y esencia marcó una identidad histórica continuadora de1868 y de1895, que unió al desembarco de Las Coloradas con los de Duaba y Playitas.
 
La epopeya del Granma significó también el reinicio del combate interrumpido aquel 26 de julio de 1953 en el cuartel Moncada. Sus hombres, sus principios, su decisión, los mismos: hacer la guerra necesaria.
 
Después del desembarco la semilla de la libertad comenzó a germinar y fructificó con la victoria del primero de enero de 1959.A 63 años de aquella gesta heroica, el pequeño yate Granma, con su inmensa carga de pueblo, navega indetenible hacia el futuro.

Escribir un comentario