A+ A A-

  • Categoría: Historia
  • Visto: 326

Lidia Doce, la heroicidad hecha mujer

El 27 de agosto de 1916 vino al mundo Lidia Esther Doce Sánchez, una mujer heroica que conquistó por derecho propio el cariño, respeto y admiración de sus compañeros del Ejército Rebelde, como reconocimiento a su audacia, valor, y sentido del deber en el cumplimiento de la riesgosa misión de mensajera de la Sierra Maestra durante la guerra contra el régimen batistiano.

Aunque algunos autores sitúan su nacimiento en el poblado de Mir, perteneciente al municipio de “Calixto García”, lo cierto y probado es que nació en Velasco, Gibara, pero siendo muy pequeña su familia se estableció en Mir, según consta en testimonio de su madre, ofrecido al periodista e historiador, ya fallecido, Nicolás de la Peña Rubio.

Cuando el desembarco de los expedicionarios del yate Granma, el dos de diciembre de 1956, ya Lidia era una mujer de alrededor de 40 años de edad y decidió sumarse al naciente Ejército Rebelde para dar rienda suelta a sus inquietudes revolucionarias.

Lo hizo como mensajera bajo las órdenes del Comandante Ernesto Che Guevara, y en esa delicada misión puso a prueba su serenidad, habilidades y valor para enfrentar los riesgos y peligros que semejante responsabilidad entrañan.

Sobre esta destacada revolucionaria el Che apuntó:“Dentro del Ejército Rebelde, entre los que pelearon y se sacrificaron en aquellos días angustiosos, vivirá eternamente la memoria de las mujeres que hacían posible con su riesgo cotidiano las comunicaciones por toda la Isla y entre todas ellas, para nosotros, para los que estuvimos en el frente número uno y personalmente para mí, Lidia ocupa un lugar de preferencia”.

Lidia y su compañera Clodomira Acosa Ferrals, fueron capturadas en La Habana mientras cumplían una riesgosa misión en compañía de otros valerosos revolucionarios, los cuales resultaron vilmente asesinados por la policia.

A pesar de las bárbaras torturas a que fueron sometida las dos valerosas mujeres, no dijeron ninguna palabra comprometedora para sus compañeros de lucha, por lo que fueron vilmente asesinadas el 17 der septiembre de 1958 hundiendo sus cuerpos en el mar  La vivienda que Lidia habitó desde su infancia en el poblado de Mir, es actualmente un museo perteneciente al complejo histórico IV Frente Simón Bolívar, el cual atesora el recuerdo de Lidia Doce Sánchez, aquella mujer heroica que la Patria recuerda agradecida.

Escribir un comentario