A+ A A-

  • Categoría: Historia
  • Visto: 251

Marcos Maceo, un soldado más batallando por la libertad de Cuba

El 14 de mayo de 1869 cayó en combate contra tropas españolas el Sargento del Ejército Libertador cubano Marcos Maceo, durante un enfrentamiento con tropas españolas libado en San Agustín de Aguarás, un punto geográfico ubicado en el actual municipio de “Calixto García”, en la provincia de Holguín.

Durante mucho tiempo se creyó que había nacido en Venezuela, pero hace apenas unos años investigadores santiagueros encontraron en los archivos parroquiales de Santiago de Cuba,  una partida de bautismo que demuestra el origen cubano de Marcos Maceo.

Lo anterior consta en la partida bautismal 68 del Libro de Pardos 8 (1804-1820) de la parroquia de Santo Tomás Apóstol donde consta su nacimiento en Santiago de Cuba en fecha 25 de abril de 1808.

Marcos Maceo contrajo nupcias con Mariana Grajales y de esa unión nació una numerosa prole que mucho aportó a la causa de la libertad de Cuba, y entre sus hijos descollaron como combatientes de Ejército Mambí Antonio y José Maceo Grajales, los cuales alcanzaron, a puro mérito,  los grados de Mayor General del Ejército Libertador cubano.

Cuentan que Marcos era  un hombre de poco hablar y tenía bien ganada fama   de ser honrado, por lo que conquistó el respeto y el prestigio de que hizo gala entre quienes lo conocieron y sostuvieron trato con él, tanto en  la zona donde residió, como en las tropas mambisas.

A él se le atribuye el mérito de educar a su familia en las normas de la disciplina, el respeto y la armonía, y cuentan los historiadores que enseñó a sus hijos el uso del machete, las armas de fuego, así como montar a caballo, contribuyendo a desarrollar en ellos las habilidades demostradas después en los campos de batalla.

Marcos, junto a su esposa Mariana,  inculcaron a sus hijos la estirpe de hombres valientes y entregados a los idealeslibertarios, a la vez que los incitaron  a incorporarse a la manigua  redentora, en la cual, como su padre, ofrendaron su sangre generosa.

Cuando se produjo su caída en combate, el Sargento Marcos Maceo peleaba ajo las órdenes de su hijo, el entonces teniente Coronel Antonio Maceo Grajales, cuyas fuerzas atacaban el fuerte español ubicado en San Agustín de Aguarás, perteneciente al actual municipio holguinero de “Calixto García”.

De acuerdo con testimonios ofrecidos por testigos presenciales,  las últimas palabras pronunciadas por Marcos poco antes de morir, estaban impregnadas de una fuerte carga de amor hacia su esposa y la causa de la independencia de Cuba: díganle a Mariana que yo cumplí con ella y con la Patria.

Escribir un comentario