A+ A A-

Historia

  • Escrito por Roberto Ortiz del Toro
  • Categoría: Historia
  • Visto: 53

José Antonio Echeverría, un joven consecuente con su tiempo

Manzanita le decían por el color rosado de su piel. Nació el 16 de julio de 1932 en la ciudad de Cárdenas, provincia de Matanzas, hace ahora 86 años, y dejó de existir físicamente el 13 de marzo de 1957 cuando cayó en combate en una audaz acción revolucionaria. Se nombra por siempre y para siempre José Antonio Echeverría Bianchi.

Fue un destacado dirigente revolucionario y estudiantil, este hombre que presidió la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) desde 1954 hasta 1957; fundó el Directorio Revolucionario, brazo armado de la FEU; y fue uno de los principales opositores al régimen tiránico de Fulgencio Batista.

José Antonio firmó junto con Fidel Castro la Carta de México, documento que unió para la lucha por la libertad de Cuba a la FEU con el Movimiento 26 de Julio.

Cayó heroicamente en combate el 13 de marzo de 1957, cuando se produjo el asalto al Palacio Presidencial para ajusticiar al tirano. Tras la toma de Radio Reloj José Antonio se dirigía a la Universidad de La Habana, y el automóvil en que viajaba fue interceptado por un carro de la policía.

Fructuoso Rodríguez, su amigo y compañero de lucha, ofreció el siguiente testimonio sobre su muerte: El Gordo cayó como un valiente. Con desprecio absoluto de su vida avanzó sobre una perseguidora y les disparó por la ventanilla. Cayó al suelo y volvió a pararse sobre sus rodillas y sacando un revólver (que le había quitado a un soldado) volvió a tirar por la ventanilla para dentro: en ese momento una ráfaga de ametralladora lo remató.

Así ingresó al martirologio de la Patria José Antonio Echeverría Bianchi, el presidente de la FEU; un tenaz opositor al régimen tiránico de Batista;  un joven consecuente con su tiempo; un revolucionario cubano de pura cepa.