A+ A A-

Historia

  • Escrito por Roberto Ortiz del Toro
  • Categoría: Historia
  • Visto: 29

Jesús Menéndez Larrondo, El General de la Cañas

Este 22 de enero se cumplen 71 años del vil asesinato del líder natural de los trabajadores azucareros cubanos, Jesús Menéndez Larrondo, el bien nombrado General de la Cañas.

El luctuoso acontecimiento tuvo lugar el 22 de enero de 1948 en la estación ferroviaria de Manzanillo, cuando las balas asesinas disparadas por el capitán de la Guardia Rural Joaquín Casillas Lumpuy, segaron la vida del incorruptible dirigente obrero, que dedicó su vida a luchar por las reivindicaciones de los trabajadores del sector azucarero.

Menéndez  se negó a acatar la orden de detención amparado en su inmunidad por su condición de Representante a la Cámara por el Partido Socialista Popular. Dio la espalda al asesino, echó a andar,  y cayó fulminado por los disparos.

Había nacido en  Encrucijada, antigua provincia de Las Villas, el 14 de  diciembre de 1911, y desde muy joven se dedicó a la lucha por defender los derechos  de la clase obrera cubana, en particular los de los trabajadores azucareros.

Su muerte conmovió profundamente a sus seguidores, dado el prestigio y reconocida autoridad de que disfrutaba entre sus seguidores. Su condición de negro y pobre  le ganaban el desprecio de quienes gobernaban en el país, a la vez que la admiración y el respeto de sus admiradores.

Entre sus principales conquistas estuvo el llamado diferencial azucarero, uno de los logros más relevantes de las luchas obreras en Cuba antes de 1959. Por su entrega a esa y mil batallas, se ganó merecidamente el calificativo de El General de las Cañas.

Al cumplirse el aniversario 71 del vil asesinato del líder azucarero Jesús Menéndez Larrondo, se le rinde homenaje de recordación  a  quien supo interpretar la prédica martiana, y quiso y logró echar su suerte con los pobres de la tierra.