A+ A A-

  • Categoría: Fotorreportajes
  • Visto: 423

Ostión desde la semilla

El cultivo del ostión, molusco rico en proteínas al que se le atribuyen propiedades afrodisíacas, constituye fuente de empleo para quienes desde la granja ostrícola Cayo Bariay hacen de esta faena una de las actividades económicas del municipio de Rafael Freyre en la provincia de Holguín.

Enclavada en un sitio de abundantes manglares en la bahía de Jururú, este paraje en el norte del territorio holguinero es hábitat idóneo que permite el crecimiento del ostión, muy próximo al sitio por donde el Gran Almirante Cristóbal Colón desembarcó en las costas de Cuba, en octubre de 1492.

Enrique Joaquín Rodrigo, trabajador de la entidad, comentó que los colectores son situados muy próximos al manglar durante 45 días, tiempo necesario para que se fijen a ellos las larvas del ostión.

Pasado ese tiempo, explicó, se sacan a las líneas o tendales que se ubican de forma longitudinal, entre ocho y 10 metros del manglar, proporcionando el volumen de agua necesario que requiere cada colector para el crecimiento y desarrollo del molusco de forma acelerada.

A los tres meses, dijo, el ostión alcanza la talla de comercialización y partir de ese período se le hace a cada colector la primera cosecha de las cuatro que tolera cada aditamento.

El ostión, según Rodrigo se recomienda crudo con un poquito de limón y puré de tomate, al gusto y un toque de sal, aunque también, asegura, es muy rico en sopa, arroz y enchilado por ser un buen alimento, además de sus poderes afrodisíacos.

Es un tipo de molusco, significó, de amplia demanda por la gastronomía está estrechamente emparentados con las ostras, pero se diferencia de éstas por presentar una concha de forma irregular y asimétrica, cuya cara exterior es áspera y oscura, contrastando con la interior, que presenta una superficie lisa.

Este marisco permanece seis horas sumergido en el agua salada junto a las fluctuaciones de las mareas, tiempo utilizado para realizar todo intercambio metabólico y alimenticio necesario para mantenerse, desarrollarse y crecer como un organismo vivo.

Fotos: Juan Pablo Carreras

Escribir un comentario