A+ A A-

Entrevistas

  • Escrito por Calixto González Betancourt
  • Categoría: Entrevistas
  • Visto: 146

La disyuntiva de Leonel

Ascendió hasta situarse entre los mejores decatlonista del mundo, pero luego las lesiones y dolencias, que se interpusieron en su camino, han dejado huellas y siguen martillando en su accionar atlético al holguinero Leonel Suárez  Fajardo.

Resultó muy reconfortante verlo reaparecer y triunfar en los recientes Juegos Centroamericanos y del Caribe, para que agregara el podio que le faltaba, si se trata de los certámenes más relevantes, después de sus dos bronces olímpicos, la plata y bronce mundial, el título en Juegos Panamericanos y los diversos y altos resultados en los eventos del Circuito Mundial, donde solía concursar en su mejor época.

A Leonel lo encontré en su hogar en el reparto Peralta, de la ciudad de Holguín. Conversador y afable como es su costumbre, se refirió a los años inciertos que ha vivido como competidor, su situación actual y posible futuro.

¿ Había incertidumbre en cuanto a tu participación en los Centrocaribe de Barranquilla ?

Después de los Juegos Olímpicos de Londres-2012 he tenido muchos problemas físicos. Son pocos  los decatlones que he podido completar en los últimos tiempos, por las lesiones continuadas, la segunda operación en el muslo derecho. Tenía déficit de entrenamientos. Si iba a Barranquilla era porque había posibilidades de tener un buen resultado y se decidió a última hora que concurriera, después de las bases de entrenamiento que realicé en México y República Dominicana. Compito con dolores. El de Barranquilla fue mi primer decatlón completo del año. Solo uno en 2017, en Austria.

¿ Pero te ví competir con soltura en los Centrocaribe ?

En el accionar de la competencia muchas veces uno logra sobreponerse  a dolores, pero también me inyectaron analgésicos. En el lanzamiento del disco estaba muy bien, pero la ansiedad me hizo fallar dos veces. Logré hacerlo coreectamente en la tercera y última oportunidad, pero con una marca  inferior a la que logré en los entrenamientos y el calentamiento previo a la prueba. También fallé dos veces sobre los 4.30 metros en salto con pértiga, seguidamente me concentré y lo materialicé, aunque lejos de mi mejor marca de cinco metros.

En la jabalina, mi mejor evento, yo debía definir y asumir la delantera  en la lid, sin embargo, no logré lo que yo quería, esperaba más, por eso finalmente hubo que determinar en la última prueba, la carrera de mil 500 metros. Iba segundo en la puntuación y tenía que sacarle seis segundos al colombiano para poder ganar. Yo sabía que podía, y los sobrepasé en más de 20 segundos. Quedé satisfecho, pues, a pesar de tantos contratiempos, logré el oro que buscaba.

¿ Dolencia actual ?

La hipertensión la tengo controlada. Sufro dolores en el talón del pie izquierdo, zona donde tengo problemas. Se valora por mi entrenador Gavino Arzola y los médicos si me operan o me insertan células madres y me aplican ondas de choque. Si me llevan al quirófano, tendré varios meses de recuperación y peligraría mi presencia en los Juegos Panamericanos. Yo prefiero la segunda opción, además me han dicho que no hay seguridad que resuelva con la operación.

¿ Entonces, tu futuro ?

Si hay solución para mi dificultad en el talón y puedo entrenar convenientemente, lo que permita recuperar mis mejores marcas y tiempos, continuaré para ir a Lima-2019 (Juegos Panamericanos) y Tokio-2020 (Juegos Olímpicos); tengo edad adecuada (30 años) para un decatlonista. Si la dolencia persiste, me retiraré. Solo continuaría si estoy bien preparado para optar por altos resultados.