A+ A A-

Entrevistas

  • Escrito por Bernardo Cabrera
  • Categoría: Entrevistas
  • Visto: 175

Un radialista más que apasionado

Desde el año pasado anda cosechando éxitos y más de una vez me lo he cruzado en la emisora provincial Radio Angulo y en varias paradas del P1, pero nunca imaginé que aquel delgado estudiante fuera la voz de programas radiales del municipio y la provincia, como Qué tal joven, Entremezclas, Holguín de fiesta, Onda cero, Fábula y alguna que otra programación especial.

A sus 19 años recién cumplidos no tiene miedo codearse en vivo con prestigiosos conductores del territorio holguinero y su último premio plateado en el Festival Nacional de Artistas Aficionados hizo que me pusiera en contacto con él por la red social Facebook –donde es difícil que no esté conectado– para indagar un poco en su corta pero fructífera historia como locutor.

“La primera vez que escuché la radio, por lo menos que recuerde, fue en casa de mis abuelos, cuando tenía diez u once años. Esa tarde transmitían el programa de participación La Fórmula y desde entonces no he podido separarme de ella, al menos como oyente”.
“Estando en décimo grado en la Vocacional, la Emisora Provincial Radio Angulo abrió un curso para jóvenes locutores y me interesé, me gradué, y una de mis profesoras y locutoras, Alicia González Diéguez, me llevó a uno de los programas juveniles, al que luego se sumaron otras posibilidades de trabajo”.

Aniel Luis Santiesteban García es freyrense de nacimiento e hijo adoptivo de la Comunidad Militar “Hermanos Aguilera”, de la ciudad de Holguín. Acude a cuanto evento del éter se realiza en el país y aunque es un millennial, prefiere el sonido al audiovisual.

“Quisiera que vieras la cara de la gente cuando digo que encantado dejo un programa de televisión o una película por escuchar la radio. Esto no quiere decir que no vea la televisión, que tantas buenas propuestas tiene, o que no siga Internet, pero no me apena socializar mi pasión por este medio”.

Su primer apellido y vocación han propiciado que muchos lo asocien con la conductora de Telecristal, Maité Santiesteban, pero, según su árbol genealógico y su propio criterio, lo único que comparten es la pasión por la palabra; hecho que lo llevó a estudiar Periodismo.

“Me encanta mi carrera, aunque la Universidad a veces ha sido un problema, en el mejor sentido de la palabra, porque ha coincidido con compromisos de trabajo que he tenido que abandonar; además de que la mayoría no entiende que un joven universitario lleve a la par estas dos pasiones. Pero la clave está en saber organizar el tiempo: la mañana es para la Universidad, la tarde para la radio y las noches y fines de semana para estudiar, aunque hago radio también los sábados y domingos”.

El que sienta tanta pasión por la conducción provoca que muchos le pregunten si una vez egresado de la Universidad abandonará el periodismo, pero “aún no pienso en eso porque me faltan tres años para graduarme. Puedo asegurar que las dos profesiones me apasionan y que me está gustando mucho la asignatura de Periodismo Radiofónico en este semestre. Ojalá pueda compaginar las dos siempre”.

Su privilegiada voz, carisma y preparación lo han hecho acreedor de un club de fans bastante grande, que supera los límites de la provincia y el país, gracias en gran medida a la transmisión del audio en tiempo real en Internet.

“Los programas tienen sus audiencias, oyentes que no se separan de una emisión y, por supuesto, si eres la voz de ese espacio es más probable que se identifiquen contigo y digan, por ejemplo: ¿Qué tal joven?, el programa de Aniel”.
“Por suerte, los que hago se escuchan bastante, según las llamadas que recibimos. Esto nos enorgullece, aunque también nos obliga a superarnos constantemente y crea un compromiso con quienes te siguen. Digo nos porque siempre hay un equipo responsable de los buenos resultados.

En sus conversaciones se nota que le apasionan demasiado La Habana y las emisoras nacionales, que domina cuanto “bocadillo” dicen los conductores de Rebelde y Taíno, y me han contado que se pasa horas escuchando Radio Reloj.

“Siempre he admirado la locución cubana porque tanto en los medios nacionales como en el resto de las provincias hay muy buenos profesionales. En mi caso, prefiero un locutor que comunique a uno que haga una lectura perfecta. Un ejemplo de ello es uno de nuestros periodistas, Abdiel Bermúdez, quien más que locutor, es un excelente comunicador”.
“En cuanto a por qué se van tantos buenos locutores para La Habana creo que tiene que ver con que allá existen otras posibilidades de trabajo al contar con las emisoras de radio y canales de televisión nacionales, además de los medios provinciales, un factor que influye mucho. También es mayor el reconocimiento social y remuneración económica. Pero todos los que deciden irse para la capital se iniciaron en los medios provinciales o municipales, algo que no se puede olvidar.

Su polifacético talento ha propiciado que lo mismo sea el alegre y divertido del dial a las 6 en punto, que el que más entremezclaba a las 4 de la tarde o el que recibe la madrugada en Onda cero, pero es que su sangre es definitivamente “radiopositivo”. Tal vez por ello es defensor a ultranza de que este medio nunca va a desaparecer.

“La radio avanza con el cambio constante de la tecnología, se actualiza y aprovecha las nuevas plataformas para posicionarse. Además, con la llegada de las generaciones actuales se rejuvenece y se convierte en un producto más fresco.

Le encantan los selfies, vive orgulloso de su pelo y no tanto de algo que lo asemeja al personaje literario Tartufo. Es hijo único de una oftalmóloga y un piloto y el más grande orgullo de su abuela.

“Mi familia apoya lo que hago en materia profesional. Lo ha hecho desde la decisión de iniciarme en la radio y me ha acompañado en todo el crecimiento que estos años han representado. Mi abuela, por ejemplo, vive tan orgullosa que digo que ella es como mi representante, porque les cuenta a todos cuándo estoy en esta o aquella emisora, o cuándo me van a entrevistar en la televisión. Además, los consejos ante una decisión profesional son siempre importantes y esos tampoco han faltado.

Aunque ha incursionado en espacios juveniles de la pantalla chica local como “Y qué piensas tú”, su mayor pasión sigue siendo la radio.

Mis planes más inmediatos en el ámbito profesional son evaluarme como locutor y luego materializar varios proyectos que he diseñado para la radio holguinera y que aún permanecen inéditos, así como incursionar en otras especialidades de la realización radial y, por supuesto, graduarme como periodista dentro de tres años porque ante todo quiero ser un profesional de la palabra.