A+ A A-

  • Categoría: Entrevistas
  • Visto: 242

Un reencuentro con el alma, el público y la canción

En tiempos en que la música se erige como bálsamo de esperanza y unificador de voluntades, un artista holguinero se prepara para el anhelado reencuentro con su público.

Tras casi cuatro meses alejado de los escenarios por el peligro de contagio con el coronavirus, este miércoles a las 4 de la tarde Nadiel Mejías será una vez más El alma de la canción, en la Casa de la Trova “El guayabero”.

“Regresar a ese centro cultural de Artex y subirme a cantar podría decirse que es la realización plena para mí. Una oportunidad inigualable de tener a mis amigos y al público holguinero de frente, sentir que me piden temas, los corean y, sobre todo, emocionarme con sus aplausos.

“Les regalaré las canciones de siempre y otras que haré por primera vez como mi propuesta más reciente, Mi Cuba es. Además, estrenaré oficialmente para el público “Manos de esperanza”, tema que escribí con motivo de la lucha contra el coronavirus, y “El Holguín que quiero”, el cual formó parte de la campaña por el aniversario 300 de la fundación de nuestro pueblo”.

El popular cantante retomará además las peñas en el Salón Benny Moré y en el proyecto Plaza de la Marqueta, así como en la Casa de la Música y de Iberoamérica, y otras en el plan Turquino que abrirán paulatinamente cuando todo se normalice por completo.

“Se me quedaron muchos proyectos paralizados debido a la Covid-19. Estaba preparando varios trabajos artísticos que no los he obviado ni olvidado, pero debemos ser pacientes y hacer las cosas en el justo momento que sea posible y cuando la máxima dirección política de Cuba lo decida.

“Yo confío plenamente en los dirigentes, en la Salud Pública y en nuestro pueblo, que fue disciplinado y ayudó a que Holguín transite ahora por la segunda fase de la primera etapa de recuperación post Covid-19. Nos queda no descuidarnos y extremar todas las medidas higiénico sanitarias para evitar un rebrote y que tengamos que volver a confinarnos.

“Creo que los artistas debemos ser los primeros en hacer ese trabajo profiláctico y promover que las personas se concienticen y extremen todas las medidas, como el distanciamiento social y el uso del nasobuco en aglomeraciones”.

Para Nadiel no existen imposibles. Durante el período de cuarentena cambió el micrófono por manos de esperanzas para ayudar a combatir el nuevo coronavirus en zonas de alto riesgo.

“Fueron 4 largos meses de miedos y ansiedad, pero también de mucho esfuerzo individual y colectivo que hoy da frutos tras registrarse más de 60 días sin casos positivos en el territorio.

“Tenemos que comprender que la naturaleza nos está dando una lección y quiere que hagamos un uso más racional de sus recursos. Para ello se hace preciso cuidarla, protegerla y aprender a vivir en armonía.

Con casi 19 años de vida artística, el agradecimiento se impone.

“El mensaje que quiero enviarle al público que me acompaña en cada uno de mis espacios es vamos a cuidarnos y a amarnos, porque si nos cuidamos los unos a los otros volveremos a reencontrarnos muchas veces más.

“Gracias por tanto cariño y gentileza. Les aseguro que necesitaré otra vida para agradecer todo lo que me ha dado ese público que me sigue en estos casi 19 años de carrera. Será un placer volvernos a encontrar este miércoles a las 4 de la tarde para juntos cantarle a la vida, al amor, a la hermandad y al milagro de estar vivos”.