A+ A A-

  • Categoría: Entrevistas
  • Visto: 1276

Rubí, la joya que inspira en Italia al Doctor Oliva

Alejarse de la sonrisa de Rubí, ha sido, lo más difícil, para el Doctor Yordanis Oliva Cosme, durante este tiempo en Italia… “ Mi niña es mi razón de ser, es mi inspiración…Siempre que hablamos me pregunta cuando regreso y me tira besos que me encogen el corazón…Sé que un día se sentirá orgullosa” . Y es ella, la fuerza que impulsa a este galeno artemiseño de 31 años de edad, a mantenerse en la primera línea de combate frente a la Covid-19, en la localidad de Crema, Lombardía.

El Doctor Oliva, Especialista en 1er Grado en Medicina General Integral, pertenece a la Brigada Henry Reeve desde hace cuatro años. Sin embargo, es la primera vez que es llamado para cumplir misión internacionalista y, que fuese en este tiempo de pandemia por el nuevo coronavirus, implicaba una enorme responsabilidad.

“Esta es mi primera oportunidad. Cuando me dijeron de la misión mi familia se preocupó mucho. La Covid-19 es una enfermedad que se ha comportado de manera muy agresiva y muchos profesionales de la salud han enfermado. Yo, desde el primer momento les transmití serenidad y confianza en mi actuar. Que estuvieran seguros de que regresaría sin ninguna dificultad. También les expliqué que si nos daban esa tarea era porque confiaban en nosotros y que además iríamos con un grupo de profesionales que tenían amplia experiencia en estas situaciones y nos ayudarían.”

Y así ha sido. Junto a otros seis especialistas en Medicina General Integral, el Doctor Oliva, se encuentra laborando en dos centros asistenciales de la comunidad, dedicados básicamente, a la atención de los adultos mayores. “Cubrimos las 24 horas en estos centros asistenciales donde se recuperan y se han rehabilitado pacientes que padecieron la enfermedad. Realizamos los pases de visita de conjunto con los especialistas italianos y mantenemos la vitalidad de los pacientes. Observamos cualquier signo de alarma y se tratan las enfermedades de base que padecen.”

Pacientes italianos que ya los reconocen como familia… “Me ha impresionado mucho cómo se han adaptado a nosotros. Ya nos reconocen como sus familiares y aunque algunos sufren de la enfermedad de Alzheimer, nos dan a diario muestras de alegría cuando nos acercamos. Prefieren el calor humano presente en nuestra atención, que creo que es incomparable por nuestra manera de ser, por nuestra cubanía.”

Varios han sido los momentos difíciles y las anécdotas vividas por este joven galeno. Algunas historias serán imborrables… “En mis primeros días de trabajo en el Hospital de campaña, tuve dos pacientes, eran madre e hijo. Él con un trastorno psiquiátrico evidente, ella con Alzheimer y ambos positivos a la Covid-19. Por su estado, fue necesario trasladarlos a las salas de terapia al interior del Hospital General de Crema”.

 “Luego, comencé mi trabajo en el centro asistencial, por lo que no supe más de ellos. Varios días después, encuentré al hijo de la señora en nuestro centro. Al preguntarle por su mamá, me dijo con lágrimas en los ojos, mamá ya no está. Un nudo se me hizo en la garganta y los deseos de llorar afloraron, pero una respiración profunda y el tener que seguir adelante con el trabajo, hizo que retomáramos la necesaria concentración. Fue muy duro”

Enfrentar una situación catalogada como una gran pandemia, ver un número considerable de casos positivos, sentir la muerte tan cerca y ver la posibilidad de enfermar, son cosas que Yordanis no pensó estar viviendo hace dos meses atrás.

Faltaban solo siete días para realizar su examen estatal y discutir la tesis para obtener el título de Especialista en Gastroenterología, cuando pidieron su disposición para esta emergencia. “Sin pensarlo dos veces di el sí. Estaba en plena preparación y mis profesores me hablaron de un posible “atraso” y les referí todo lo contrario. Esta oportunidad me hará crecer como persona y como médico y a la larga me hará ser un mejor especialista, me hará ser más integral.”  

Un criterio que es reafirmado por el Doctor Jorge Luis Quiñones Aguilar, médico holguinero con el cual ha fomentado una fuerte amistad.  “El Doctor Oliva es muy responsable y ha asumido la tarea con mucha madurez. Es su primera misión y desde el primer día y sin conocerme dijo, yo quiero trabajar con el profe Jorge, y ahí estuvo hasta que se le asignó la tarea de ser uno de los que abriera la actividad en los centros de atención a los adultos mayores. Excelente persona y profesional muy competente.”

Dentro de poco, el Doctor Yordanis Oliva, volverá a disfrutar a plenitud del cariño de su pequeña de cuatro años, con la dicha del deber cumplido. Esta primera experiencia internacional frente a la Covid-19, será la antesala de muchas misiones en las que, sin dudas, volverá a decir el sí rotundo y podrá bien alto el nombre de Cuba en cualquier país del mundo que lo necesite.