A+ A A-

  • Categoría: Entrevistas
  • Visto: 686

Las soluciones de Nápoles

La curiosidad y la innovación aguijoneaban a Jorge Nápoles Rodríguez desde pequeño. Entre sus manos, los juguetes fueron más que una recreación infantil. Adoraba desarmarlos para luego recomponerlos. Así, mientras su padre le insistía en que sería médico, él le aseguraba que se formaría como ingeniero.

A la vuelta de los años aquel sueño se materializó, y hoy Jorge Nápoles Rodríguez es, además de un Ingeniero Mecánico de experiencia, un innovador curtido de los que no se cansan de crear y rescatar, y cuyos resultados le valieron en 2018 el Premio Nacional a la Innovación de Mayor Impacto Económico y Social, que otorga la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (Anir).

Ese galardón, que se entregó también a cuatro aniristas más de todo el país, reconoció el trabajo denominado “Conjunto de Soluciones para el Ómnibus Yutong”, que le reportó a la provincia de Holguín un ahorro en divisas superior a los 800 mil pesos y permitió, sobre todo, mantener la vitalidad del parque automotor de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Ómnibus Nacionales Holguín, donde Nápoles acumula 14 años de trabajo comprometido y creador.

En ese centro laboral, el anirista holguinero ha fraguado, en total, 68 innovaciones que han garantizado un ahorro equivalente a más de un millón 800 mil pesos en divisas, saldos que sin embargo, no lo hacen descansar de idear nuevos proyectos e impulsar por senderos creativos y útiles al Comité Innovador de la UEB, del cual es su presidente.

Quien se desempeña también como miembro del Secretariado Provincial de la Anir en Holguín, asegura que para tener resultados en ese frente “hay que sentir amor; hay que sentirse siempre un innovador, aunque seas un dirigente de esa organización. Se debe estar siempre a la vanguardia y ser capaz de arrastrar a los demás a que sigan tu ejemplo.”

Destaca que su comité innovador “está compuesto por 36 aniristas, de los cuales un gran número aporta soluciones técnicas, mientras otros realizan contribuciones de carácter organizativas, dirigidas a mejorar el funcionamiento de la empresa. Muchos se acercan a mí para proponerme una idea y otras veces soy yo quien los busca para ver que más se puede hacer. Así es como trabajamos y como el comité ha sido reconocido a nivel nacional.”

Nápoles subraya que la innovación premiada, que llevó implícito el esfuerzo de sus hombres, consistió en “la recuperación de las llantas, la carrocería, los alternadores y aires acondicionados de las Yotong. Trabajamos enfocados en la sustitución de importaciones. Esas piezas que se han recuperado valen mucho en el mercado internacional. Un alternador, por ejemplo, vale unos 700 u 800 dólares. Aquí también hemos fabricado ejes, clanes de ruedas, tornillos, tuercas, bujes…”

El dinamismo del equipo ha permitido que 12 de las Yutong más viejas de la UEB Holguinera, que acumulan cerca de 17 años, se mantengan activas para la transportación de pasajeros. Pero, los carros más modernos de esa marca tampoco se han excluido de las manos perfeccionistas de los innovadores, que les han corregido defectos de fábrica, como las deficiencias en el tubo de escape, que viene como un sistema colgante, y fue modificado con un soporte más rígido y seguro.

Jorge Nápoles insiste en que los resultados de su empresa, que acumula 185 innovaciones y más de dos millones de dólares ahorrados por ese concepto, se deben a la buena relación existente entre la Anir, el sindicato y la administración. “Nuestro director es un anirista más y nos apoya. Sabe que esa organización es la que ayuda a solucionar muchos de los problemas que tenemos y sin invertir mucho dinero, porque trabajamos con recortes de materiales y con lo que esté a nuestro alcance. Cuando existe unidad entre esos tres factores la Anir marcha bien”.

Este holguinero, que dio sus primeros pasos como innovador a finales de la década de los ‘80,  en la Fábrica de Implementos Agrícolas “Héroes del 26 de Julio”, expresa que se siente motivado con el ascenso que aprecia en el trabajo de la Anir en Holguín, y confía en que la Segunda Conferencia Nacional de esa organización, a la que asistirá como delegado, desbroce el camino para que los innovadores y racionalizadores sean “la fuerza segura para buscar las soluciones en lo económico, lo social y en la defensa de la patria, como lo pensaron Ernesto Che Guevara y el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz”.  

Tales aspiraciones no le permiten desistir. Por eso no escatima tiempo para instruirse y concretar nuevos proyectos. “Ahora estamos enfrascados en buscar soluciones a los panales eléctricos centrales de las Yutong y a los problemas de la admisión de los turbos”.

Sus palabras son, por obligación, muy técnicas, pero el mensaje no tiene interferencias. Nápoles es un anirista por vocación y amor. 

Foto: Autora

Escribir un comentario