A+ A A-

  • Categoría: Entrevistas
  • Visto: 347

Un ingeniero eléctrico con alma de poeta

Él nació hace casi medio siglo en el seno de una familia campesina, en un lugar llamado Estancia Lejos, en San Felipe de Uñas. La tradición familiar campestre devino uno de los principales pretextos para inclinarse por la décima.

Jose Luis Serrano se formó como Ingeniero Electroenergético en el Instituto Superior Minero Metalúrgico de Moa. De estudiante mostraba interés por la poesía, pero no fue hasta 1995 que decidió lanzarse a la vida cultural de la ciudad junto a Ronel González Sánchez.

Desde entonces ha cosechado muchos éxitos con su obra poética, por ejemplo, los principales reconocimientos en el concurso Fundación de la Ciudad de Santa Clara, el Premio Nacional Cucalambé por su libro El mundo tiene la razón (escrito en coautoría con Ronel González), y este Premio Iberoamericano Cucalambé con su volumen Examen de fe.

El pasado año recibió el Premio Nicolás Guillén, con su libro Los perros de Amundsen y este mismo título lo hizo acreedor del Premio de la Crítica, lauro que obtiene por segunda vez.

Acerca de su obra nos comenta el escritor:
Yo siempre le digo a mis amigos que se trata de un libro con una estética próxima a la de un video clip, pero de esos que son bien fragmentarios, bien descoyuntados, exactamente así es mi libro.

En otro momento asevera: hay una multitud de discursos, una multitud de referencias, que me parece que es la unica manera de expresar esta post modernidad febril que estamos viviendo.

Los perros de Amundsen también cuenta con una versión cinematográfica, que estuvo a cargo de Rafael de Jesus Ramírez como director, además de cineastas de otros países.  

Conocido en el medio como Jesusín, hizo un proyecto de tesis en la escuela de San Antonio de los Baños, titulado así mismo Los perros de Amundsen, donde yo soy un poco el late motiv, la figura central, alrededor de la cual, Rafael va a articular todo un discurso visual que apoya en buena medida, y digamos que traduce a imágenes las ideas que yo había elaborado de forma literaria. Es un material muy interesante, con una duración de 27 minutos y que complementa el trabajo literario de este texto.

La obra de Serrano se divide en dos momentos. La Trilogía acéfala y los demás libros se integran en un cuerpo que yo le llamo Mecánica clásica, que incluye mi libro de décimas y el de soneto anterior.

Según nos explica José Luis: en esta trilogía hay una cantidad de referentes enorme, fundamentalmente de la Filosofía. Hay referentes de la política, incluso del cómic, de literarios de toda especie.

Y me parece que si nos encontramos a algún lector que no conozca alguna de esas piezas que yo voy ubicando en mi rompecabezas, no se pierde la esencia del libro, porque creo, como decía el gran pensador y poeta Octavio Paz “el poema no es otra cosa que un espacio vacío, pero cargado de inminencia.


Al final de la plática reflexiona: La poesía, más que sentido es inminencia de sentido, porque el lector con su mundo subjetivo va a completar el ciclo. Yo sencillamente escribo el 50 por ciento, la otra mitad lo pone el lector con sus vivencias, con su mundo interior.


Ha publicado los libros Bufón de Dios (Reina del Mar Editores y Ediciones La Luz, 1997); Aneurisma (Premio Nacional Fundación de la Ciudad de Santa Clara 1998; Editorial Capiro, 1999); La resaca de todo lo sufrido (igual premio en el 2002; Editorial Capiro, 2003); Los Inquilinos de la Casa Usher (Ediciones Holguín, 2005); El baile extraño (Cuadernos Dédalo, Asociación Hermanos Saíz, 2005); El yo profundo (Editorial Letras Cubanas, 2005) y El Gran Vidrio: Último Discurso de Zaratustra (Editorial Cuadernos Papiro, 2006). Es coautor de la antología Los Pies del tiempo, Diez poemas cubanos (Editorial Oriente, 1998).

 

 

Fotos: Tomadas de Internet

Escribir un comentario