A+ A A-

  • Categoría: Entrevistas
  • Visto: 482

Tecnólogo innovador brilla con luz propia en la planta de zeolita de Holguín

Tal vez podría llamarse el reparador de sueños o el genio de la tecnología en la Unidad Empresarial de Base (UEB) Geominera Holguín, única exportadora de zeolita en Cuba, en la que trabaja desde su fundación en 1989 a pesar de estar ubicada en Loma Blanca, San Andrés, a más de 20 kilómetros de la ciudad de los parques, de donde viaja a diario a resolver cuanto problema aparezca.

Pero lo cierto es que su director técnico, Alejandro Humberto Dorado Reyes, resalta por ser unexperimentado ingeniero metalúrgico, resultante de una larga experiencia luego de graduarse en el Instituto Superior Minero Metalúrgico de Moa, por ser especialista en Beneficio de Mineral, y sentirpasión por la Mecánica.

Él ha sido alma y protagonista de varias innovaciones para mantener el flujo productivo de esta planta –cuyos productos  son: aditivo para pienso animal, colectores de humead y malos olores, entre otros que se diversifican hasta llegar a 14.

¿Cuál ha sido la mayor innovación tecnológica en la historia de la planta?

La recuperación, el montaje y funcionamiento de un molino de pulverización, un  micronizador  pendular, posible gracias a la utilización de componentes y materiales en desuso, que adquirimos en almacenes de productos ociosos de La Habana, y también por la colaboración de la Empresa Mecánica del Níquel de Moa. En ella fueron reparados péndulos y ejes centrales de los molinos y se ensamblaron piezas y partes.

¿Cómo les fue posible realizar la innovación y que aporte económico ha posibilitado?

El ingenio y el esfuerzo compartido de los mecánicos y otros trabajadores hizo posible esta máquina con capacidad de producción de una tonelada por hora, que de haberla comprado en el mercado internacional hubiese costado a Cuba un cuarto de millón de dólares. A sólo un costo de 50 mil pesos convertibles, el micro-pulverizador posibilita obtener la materia prima necesaria para nuestros productos.

¿Qué productos se obtienen a partir del procesamiento realizado a la zeolita con esta máquina?

Con ella logramos la calidad de un producto de alto valor agregado, para  producir polvos faciales de diferentes tonalidades, talco tocador antiséptico, libres de sustancias químicas, con las condiciones requeridas por los clientes.
Además, se microniza zeolita para cubrir  los pedidos de exportación  para fabricar el producto ADINA para la alimentación animal.

¿Otras utilidades?

La zeolita pulverizada salida de este molino tendrá mayores potencialidades para salir al mercado internacional. La demanda de este producto posibilita que haya empresarios foráneos interesados en él, logro indiscutible para los trabajadores, que hubieran quedado interruptos de no haberla echado a andar. Esta planta posibilita ampliar la gama de productos con alto valor agregado,como para Medicamentos (por ejemplo, óvulos vaginales), incluso para el mercado internacional.

El colectivo reconoce que en las mejoras tecnológicas realizadas, usted ha sido protagonista, ¿cuáles otras han tenido un impacto positivo en esta industria?

También fue mejora en el proceso de la planta la puesta en marcha del segundo secador, que da la posibilidad de que el flujo tecnológico cuente con otro equipo de repuesto por si ocurre una avería.
Asimismo, después de importar una máquina ensacadora-pesadora de los “big bag”, realizamos su montaje haciéndole las modificaciones necesarias. Estas consistieron en la instalación de un sinfín y un elevador de cubo, que posibilita ensacar los productos finales por separado, según cada uno de los que se recepcionan en las diferentes tolvas.
Otra innovación la hicimos en unas cribas electrónicas importadas de China con un valor aproximado de 60 mil euros para la clasificación de minerales finos. En sus inicios no reportaron la productividad que se esperaba, y presentaron tensiones por las vibraciones, lo que ocasionó gastos. A partir de su puesta en marcha en noviembre de 2017,las dificultades se agravaron, ocurrieron afectaciones por problemas mecánicos hasta su paralización total.
Ante esta situación y dada la imposibilidad de adquirir equipos en Cuba, los mecánicos encargados y yo nos dimos a la tarea de hacer varias modificaciones para recuperarlas. Con ellas, logramos-a partir de marzo de este año-  la estabilidad óptima del equipo, y de la planta, con una disminución de energía eléctrica de 7,4 kiloWatt/ hora.
Además tuve que idear una junta para solucionar definitivamente el sellaje de las mallas, para lograr la descompactación en el sistema de descarga del producto de zeolita más fino, y ha funcionado con éxito.

Con precisión técnica, transcurrió la entrevista que respondió este tecnólogo, entregado en cuerpo y alma a cada una de las necesarias innovacionespara continuar la producción.

Y al terminar el recorrido por la planta de zeolita de San Andrés, esta periodista pensó: “Dorado” -como lo llaman todos-, brilla con luz propia, como el oro de las más abundantes minas.

Escribir un comentario