A+ A A-

  • Categoría: Entrevistas
  • Visto: 712

Entrenador eficaz para las pruebas de ingreso

Se acercan los exámenes de ingreso a la Educación Superior, crecen las expectativas y las tensiones de alumnos y familiares, pero existe un profesor a quien no le ha desaprobado nunca un estudiante en estas lides, ni en las pruebasfinales de duodécimo grado. Por sus resultados en la preparación de los jóvenes que aspiran a la universidad en Cuba, fue seleccionado en la provincia de Holguín para recibir un estímulo a nivel nacional, una semana de vacaciones con todos los gastos pagados.

Él es Olegundo Fernández González, Licenciado en Español-Literatura y Máster en Ciencias de la Educación, con 50 años entregados al Magisterio, mente positiva y gran sentido del humor.

De su brillante trayectoria conocí por el comentario de una de sus compañeras de trabajo, y fui a conocerlo, al Preuniversitario “Mártires de Barbados”, de San Andrés, a unos 20 kilómetros al Oeste de Holguín.

¿Cómo lo ha logrado, profesor?

Utilizo las teleclases, que considero tienen una calidad extraordinaria, y las adapto a las necesidades de mis estudiantes, ofreciéndoles las vías de cómo proceder para responder cada una de las interrogantes de los exámenes.Este período de preparación en que estamos, requiereun trabajo constante de atención según las diferencias individuales. Yo jamás repaso a última hora para las pruebas finales, yo los preparo desde el primer día de clases, y trato de hacerlo con calidad, por la experiencia que tengo.

¿Qué considera como lomás importante en esta etapa para los alumnos, en Español, la asignatura que imparte?

Prepararse integralmente con vista a los objetivos para las pruebas de ingreso, los cuales incluyen: comprensión de contenidos, léxico y ortografía, gramática y la redacción de textos.Que la preparación de los estudiantes sea con calidad, para tener resultados”.

¿Desde cuándo se especializó en entrenar a los alumnos que aspiran a la Educación Superior?

Cuando iniciaron lasexámenes de ingreso,a finales de la década de los años 80,  por sugerencia de la dirección de la escuela Mariana Grajales, del territorio de Calixto García donde laboraba, pues siempre logré el ciento por ciento de promoción en las pruebas finales del Bachillerato.  Pasé a trabajar directamente con duodécimo grado, en el concentrado municipal que se hizo en el Instituto Preuniversitario Mario Martínez Arará. El trabajo fue intenso, y los resultados satisfactorios.

¿Cuáles fueron las etapas que conformaron su vasta experiencia en el Magisterio?

Comencé mi vida laboral en 1970 como maestro de sexto grado en la escuela “Agustín Gómez Lubián”, en el barrio rural La Vega, cerca de San Andrés.Tres años después pasé a trabajar allí, municipio eneseentonces, como jefe de Beca; y en 1976, con la División Política- Administrativa, me fui a las escuelas internas del municipio de “Calixto García”,  donde permanecí 34 años. Laboré en la Escuela de Economía, las rústicas “La Jíquima” y “La Entrada”, los Institutos Preuniversitarios en el Campo (IPUEC) Mariana Grajales, René Reiné, Armando Valle, José Testa, y Mario Martínez”como secretario docente, jefe de cátedra, de departamento…y siempre cumplí la indicación Décima del Ministro de Educación: impartir clases. Al cerrarse los IPUEC, me trasladé al Instituto Preuniversitario Urbano (IPU) “Mártires de Barbados” de San Andrés.

¿Qué motivaciones le hicieronreincorporarse al trabajo después de su jubilación?

Me jubilé en 2015 con resultados satisfactorios, fui seleccionado cada año de mi vida laboral con la categoría de MB (Muy bien),y decidí continuar trabajando aquí,en la preparación de mis alumnos para el ingreso a la Universidad. ¿Qué otra forma tengo yo de ayudarlos a formarse para la vida...? Y me siento bien entre los jóvenes, porque yo, el 31 de octubre, cumplo 70 años. Mis alumnos me adoran, los padres también, en la escuela no quieren que me vaya. Entonces, mientras tenga fuerzas, estaré aquí… ¿por qué tengo que subutilizarme…? Mientras tenga vida, sigo luchando.

 ¿Satisfacciones de Olegundo…?

Tener excelentes relaciones humanas en el colectivo de mi centro de trabajo y en la comunidad. Soy amigo de todos los profesores, hasta de “la vocacional” de Holguín, por mi sencillez, humildad, por dar lo poco que sé, participar en todas las preparaciones, consagrado a mi labor. Y espero seguir aportando mientras las fuerzas me acompañen. Cuando estoy en la calle o en un parque,y quienes fueron mis alumnos vienen, me saludan, me abrazan. He ayudado a graduar ingenieros, periodistas, médicos, incluso, que están cumpliendo misión internacionalista. Son miles los estudiantes graduados de la enseñanza media superior los que yo le he entregado a la universidad.

Escribir un comentario