A+ A A-

  • Categoría: Entrevistas
  • Visto: 1104

La familia, el mejor lugar de pasarela y pose para Yilena Hernández

Al observar una modelo de revista, pasarela, siempre de alguna manera el cuerpo, rostro, atrapa al público. Se ven como mujeres iluminadas, de fantasía y olvidamos que también tienen familia y pueden llevar una vida hogareña como la de cualquier mujer aunque sea humilde. 

Para conocer un poco más de esas otras vivencias de las modelos converso con Yilena Hernández González, una modelo que nació y vivió una parte de su vida aquí en Holguín, al norte del oriente de Cuba.

¿Hasta qué edad viviste aquí en Holguín?

Viví en mi hermosa Ciudad de los Parques hasta los 17 años.

¿Cuándo niña querías ser modelo?

Siempre desde pequeña tuve una pasión por el arte, siempre quise ser actriz. Por eso mi abuela me llevaba a recibir clases de actuación. Pero el amor por el modelaje lo desarrolle como un reto en mi vida, pues nunca me sentí bonita y tenía problemas de autoestima. Desde muy temprana edad sufrí de buling porque siempre fui muy delgada. Me sentía fea y hasta llegué atentar contra mi vida. Un día viendo una revista observé una modelo que se parecía a mí y tenía las mismas características por las cuales yo era objeto de burla, eso me hizo sentir más fuerte y aprendí a amarme con mis virtudes y defectos.

¿Cuándo y cómo empezaste en el modelaje?

Un día mi abuela y yo estábamos caminando por el parque Calixto García y se acercó a nosotras un hombre, Isaías, y me dijo que llevaba rato mirando como caminaba y que debería participar en un concurso de belleza que estaban haciendo nombrado La novia de Holguín y sus nueve musas. Yo dije que no pues como yo siendo una muchacha común iba a competir con chicas tan bellas. Pero mi abuela me dijo que por favor lo hiciera por ella. Así que lo hice y obtuve premio.

El arte de modelar es bien antiguo, surgió junto a los primeros pintores de la humanidad. Al dibujar los primeros rostros, cuerpos, hacer retratos, se necesitó una modelo o modelo masculino. Con el transcurso de los años y la aparición de nuevas marcas de ropa, tendencias de la moda, revistas, la televisión, la llegada de las cámaras fotográficas y luego de videos, entonces las modelos se fueron dando a conocer más y de esa manera entre ellas empezaron a sobresalir las más populares y famosas, sobre todo exponiendo estilos y sellos de determinados diseñadores de gran fama.

¿Quiénes fueron tus primeros maestros o maestras del modelaje?

Mi primer maestro y al cual le debo lo que soy se llama Isaías. Gracias a él por creer en mi hoy soy una modelo internacional.

¿Cómo recuerdas esa etapa aquí?

Mis momentos más felices los que viví al lado de mi familia, ellos son lo más importante para mí.

¿Qué es lo que más extrañas de Holguín?

De mi hermoso Holguín extraño todo, mi querida ciudad donde comencé a dar mis primeros pasos, las playas, mi familia y amistades.

¿Cómo fueron los inicios de tu carrera en el extranjero?

Tengo que decir que el inicio de mi carrera en los Estados Unidos fue muy duro, porque que no dominaba el idioma y todo era muy diferente. Al inicio de mi carrera tuve que trabajar en construcción, refinerías y otros trabajos duros para poder costear los gastos de los inicios de mi carrera aquí.

Aquí en Cuba hubo una época entre los años 80 y 90 que empezaron a conocerse más las modelos internacionales. Fue en esa etapa donde los nombres de Naomi Campbell, Claudia Schiffer, Heidi Klum, entre otras, comenzaron aparecer entre las revistas de las jóvenes cubanas sobre todo en las becas de los preuniversitarios donde muchas imaginaban como poder lucir igual que las famosas de la pasarela mundial.

¿Hasta la fecha cuál ha sido el trabajo más importante que has realizado?

No podría nombrar solo uno. Yo diría que haber podido modelar este año en los escenarios de la moda más reconocidos del mundo, como la semana de la moda en Nueva York, Los Ángeles, Miami , Italia, París, Vietnam, Jamaica y Francia. También podría decir que haber conocido a grandes diseñadores internacionales como Roberto Cavalli, Christian Louboutin, Balmain y Tom Ford. Este año ha sido un año de bendiciones para mí pues he sido portada en grandes revistas como FHM, Ellements, Fantasy Factory y Playboy.

Hoy al ver el cuerpo de Yilena nadie imagina que fue una niña que usó zapatos ortopédicos y aparatos de metal para ajustar sus piernas. Es la muestra, ejemplo que aunque la vida desde temprano te haya puesto obstáculos, nunca se deben bajar las manos y seguir luchando. A fuerza de voluntad superó esa etapa. Me cuenta la propia Yilena que siempre usaba zapatos ortopédicos y que le decían que nunca podría usar tacones y sin embargo ahora con los tacones puede caminar mejor que en zapatos bajitos.

¿Cómo ha sido el apoyo de tu familia en tu carrera?

Mi familia es mi gran motor impulsor por la cual lucho para ser mejor cada día. Todo lo que soy se lo dedico a mi abuela Nina porque gracias a ella soy lo que soy y ella me apoya aunque estamos a millas de distancia. Este año por primera vez mí querida madre y hermano me acompañaron a un evento internacional el cual es nombrado IBMS en República Dominicana. Siento que mi familia siempre me apoya aunque no estamos en toda ocasión juntos los llevo en mi corazón. Y no puedo dejar de mencionar que mi tía Loy muy importante para mí, ella me entrenaba caminando con tacones y un libro en la cabeza. En fin Dios me ha bendecido con la mejor familia del mundo.

¿Con qué figuras has podido compartir y conocer en grandes eventos, escenarios mundiales del modelaje?  

He tenido la oportunidad de compartir en eventos con diseñadores de alta costura como son Willfredo Gerardo, Roberto Cavalli, Balmain, Tomford , entre otros grandes. Modelos reconocidas como Khloe Terae , Kelsie Jean, Tamara Milicivic, además de varias importantes.

¿A qué modelo admiras más? Por qué?

La modelo que más admiro es mi abuela Nina. Por ser una persona única, maravillosa y fuerte. Ella es el amor de mi vida.

¿Qué proyectos de trabajo tienes a corto, mediano o largo plazo?

Estoy trabajando en crear mi propia línea de ropa con la ayuda de mi madre, pues ella fue diseñadora en Holguín. En verdad estoy muy emocionada por poder crear mi línea de ropa y de esa manera compartir mi pasión por el arte y el fashion con el mundo entero.

Un dato poco conocido es que Yilena nació de siete meses. Prematura. Sin embargo después de tener unos primeros meses de vida complicados con l salud, poco a poco fue sorteando cada dificultad. Se hizo más fuerte físicamente y al mismo tiempo sus pensamientos también. Nunca sintió complejo de nada en las escuelas, al andar por la calle. Y en recompensa a su batalla la naturaleza le ha dado hoy una anatomía esbelta.

¿Qué quisieras realizar que todavía no has hecho?

Siempre tengo metas y cosas nuevas que quiero hacer, pero algo que me gustaría hacer es incursionar en la actuación.

Me narra Yilena que su momento, día preferido de la semana es el domingo, para poder compartir en familia, de esa manera se reúnen y cocinan carne asada, mientras debaten de todo lo que ha pasado entre ellos. Ven películas todos juntos y cuentan chistes. De esa manera, como ella misma expresa, las cosas más simples son las que más disfruta.

¿Hasta qué edad quisieras modelar?

El trabajo me mantiene viva, no creo que por ahora deje de modelar, pues tengo muchas metas y sueños que quiero cumplir antes de pensar en retirarme.

¿Qué consejo les darías a las muchachas que comienzan en este mundo, en especial a todas las de Cuba, Holguín?   

Quiero decirles que cada persona es dueña de sus sueños y somos los responsables de hacerlos realidad. Si de verdad quieren triunfar, nada es imposible solo tienen que luchar por lo que quieren.

Yilena Hernández González es una joven holguinera que ha alcanzado el éxito en el escenario internacional, sin embargo su mayor conquista no es la fama, ni su mejor virtud la belleza, escultura de su cuerpo, su logro más grande es haber sabido continuar siendo la persona sencilla y natural.

Ella sabe defender, mantener sus orígenes con fuerza y orgullo. Una cubana que sabe regresar a su tierra para volver a respirar y nutrirse de lo que siempre la acompaña por el mundo, sus raíces.

Escribir un comentario