A+ A A-

  • Categoría: Entrevistas
  • Visto: 267

Un mago y su magia en Holguín

Los actos de magia siempre son motivos de asombro, sorpresa y entretenimiento. En la ciudad de Holguín, al norte oriental de Cuba, existe un mago que me ha permitido conocer un poco de su trabajo. Entonces les propongo conversar con Alexander Aguilera Osorio, aunque les adelanto que no quiso revelarme ningún secreto de sus actos.

¿Desde cuándo te dedicas a la magia y cómo la has aprendido?

Me encuentro trabajando profesionalmente desde 1996, es decir hace casi dos décadas. Para dedicarme a esta labor estuve estudiando durante tres años en la Escuela de Magia ubicada en la provincia de Las Tunas. Allí fui alumno del reconocido José Álvarez Aíra, el mago Aíra en el mundo artístico, quien durante algún tiempo tenia en la televisión nacional algunos espacios donde mostraba su trabajo.

¿En qué escenarios de Holguín te presentas?

Aquí los lugares son variados, lo mismo actuo en escuelas de niños autistas, la biblioteca provincial, en el motel El Bosque, en locaciones de Artex, empresa comercializadora de Productos y Servicios Culturales, y con mayor frecuencia en sitios del polo turístico de la playa Guardalavaca, allí he actuado en casi todas sus instalaciones y ahora me estoy presentando de manera habitual en el Patio de los Artistas, en el hotel Las Brisas.

El mundo de la magia no solo ha atrapado a los que asisten a escenarios o disfrutan de ella por la televisión; desde la antigüedad la literatura ha recogido a grandes magos. Tal vez del mundo de las letras y libros el más afamoso ha sido Merlín, muy célebre dentro de la obra del Rey Arturo y el hechizo de la espada Excalibur. También el cine se ha hecho eco de grandes magos. Quizás en el séptimo arte Harry Potter se ha llevado todos los asombros y fascinaciones con sus trucos.

¿Aquí en Holguín abundan los magos?

No que va, aquí de manera profesional existen alrededor de seis o siete, no somos muchos teniendo en cuenta el tamaño y cantidad de habitantes de nuestra ciudad, algo más de 300 mil personas. Claro siempre hay algunos que se dedican a esto por la calle y se presentan en cumpleaños, pero la calidad, variedad y dificultad de sus repertorios es escasa, pues para dedicarse a la magia se necesita estudiar mucho e instruirse y aprender, incluso de reacciones químicas y de leyes de la física.

¿Has podido exhibir tu repertorio fuera de Holguín?

Si, tuve la posibilidad de trabajar durante dos meses en Islas Caimán. Allí aunque es otro idioma y el publico tiene distintas características pude desempeñarme con fluidez. Lo principal es entretener y sorprender a los que asisten a ver tu obra, para eso no hace falta saber mucho de otro idioma, aunque claro siempre hay que hablar pero puedo hacerlo un poco en inglés.

¿A qué magos de Cuba y el mundo admiras?

Cada época tiene sus propios patrones, antes de 1959 el mago Reinierio Valdivia Valdivia, más conocido por el mago Peter, quien fue creador en Cuba del evento Ánfora. Por su labor recibió una placa de la Asociación de Magos Profesionales que le fuera entregada por el talentoso mago mexicano Fernado Keop, quien hace temporadas en Las Vegas, Estados Unidos. Otros cubanos que admiro son a mi maestro José Álvarez Aíra y al mago Lázaro. Del mundo admiro el trabajo de Xalvie Salas, más conocido como el mago Xhevy quien es famoso por sus actos de chofer a ciegas, manejando motos y autos con los ojos vendados. También actualmente me gusta mucho lo que hace Dynamo de Inglaterra y Hansclock de Holanda.

Un medio que contribuye mucho a la popularidad de un mago es la televisión. En este sentido es imposible olvidar a uno que al menos en las pantallas cubanas fue muy conocido durante las décadas de los 80 y 90 del pasado siglo, me refiero al mago David Copperfield. Un gran ilusionista de renombre y uno de los mejores en su género. Conocido por la combinación de ilusiones espectaculares y narración. Sus trucos más famosos han sido hacer desaparecer la Estatua de la Libertad de Nueva York, levitar sobre el Gran Cañón del río Colorado y atravesar la Gran Muralla China.

¿Cómo incide el vestuario del mago en su trabajo?

La magia tiene que ver con el escenario y la interacción del público. Para ello existe el smoking clásico, que es la prenda de rigor diurno. Por otro lado esta el Frac, atuendo de rigor nocturno. Te digo esto porque el mago que se presente en cabarets o restaurantes debe usar un vestuario acorde al lugar, si vas a trabajar en plena calle cambia tu ropa porque si vas vestido con lo que usas para grandes espectáculos harías el ridículo. Respecto a esto el mago holandés Fred Caps, tres veces campeón del mundo, dijo que había que aprender de los americanos en la actuación y de los europeos en la elegancia. El concepto de la variedad de la imagen vale mucho.

Y es que tal vez existan muchos magos que realicen grandes números, llenos de complejidad y asombro, pero cuando alguno aparece con frecuencia en la pequeña pantalla se lleva toda la popularidad. Claro cuando las cadenas de televisión deciden dedicarle espacios es por la calidad de su labor. Por estos días entre los cubanos un mago está siendo muy popular, se trata de Dynamo. El canal nacional Multivisión ha dedicado numerosos espacios a sus presentaciones, sobretodo callejeras, al aire libre, por varias partes del mundo.

¿Qué números prefieres hacer al publico?

Los de cartomagia y los de closet up, la cartomagia es la rama de la magia de cerca cuyo elemento central son las cartas de la baraja. Me gustan mucho los trucos que tienen que ver con la destreza de las manos a la vista, casi encima del público. Cuando cambias un objeto de color frente a ellos, agarras una moneda y la desapareces limpiamente entre los dedos con elegancia y aparece en el lugar menos esperado utilizando el factor sorpresa.

¿Cómo influye el escenario en tu repertorio?

El repertorio que utilizo varía de acuerdo al ambiente donde estoy. Por ejemplo si me presento en restaurantes los elementos que se ajustan al lugar son monedas, cucharas y es la capacidad que tengas de enseñar y hacer más números con un mismo objeto. Por otro lado en cabarets se ajusta más la magia cómica, el chiste no puede ir en detrimento del efecto, es decir que de más gracia que asombro, al contrario el chiste tiene que ser inteligente sin mezclar razas, sexo o religión.

Termino de conversar con este mago holguinero que no quiso enseñarme el secreto de ninguno de sus trucos. Pero tal vez sea mejor así, para que quede todo en lo místico. La magia seguirá existiendo con el andar del tiempo y seguro irán apareciendo nuevos efectos. Siempre unos minutos de asombro y entretenimiento se agradecen y se disfrutan para alegrar un poquito nuestras vidas.

Escribir un comentario