A+ A A-

  • Categoría: Entrevistas
  • Visto: 238

Vianki González, bailando 20 x 20

Saber bailar es un don. Muchos combinan pies y manos, pero no llegan a la danza. Todo se complica para el cuerpo cuando se pertenece a una compañía danzaría. Nada mejor que una virtuosa artista que no cree en el paso del reloj, para conocer secretos fuera del telón. Me acerco a la primera bailarina de la compañía Codanza Vianki González Miranda.

¿Cuánto de entrenamiento y ensayo antes de una obra?

Entrenamos de lunes a viernes, lo dividimos en ballet clásico y técnicas modernas, además si estamos montando alguna obra en especial, eso requiere del propio ensayo antes de exhibirla, estas sesiones son agotadoras pues requieren de una alta entrega del cuerpo, pero si supieras que en los descansos mientras otros aprovechan para "tomar un cinco" como suelo decirse, yo sigo, no sé de donde saco tantas energías.

Vianki, lleva 20 años con Co-Danza, una de las compañías más reconocidas en Cuba. Nadie que la ve actuar, realizar complejas coreografías con un alto despliegue físico, puede imaginar que sus extremidades llevan 39 años guardando secretos.

¿Qué es lo más difícil en tú profesión?

Mantenerte bailando, me refiero físicamente, pues los años pasan, el reloj no se detiene y lo que antes hacías con una fácil flexibilidad después no es lo mismo, además el cuerpo se va agotando con mayor rapidez. Creo que mantener el nivel es lo más complicado sobre todo cuando miras a tu alrededor y ves a bailarines jóvenes en plena capacidad de sus cuerpos. Casi realizo más de 200 abdominales todos los días.

Luego de dos décadas ofreciendo su arte al público de toda Cuba y en las giras internacionales que han incluido a España, Venezuela y México, su mayor satisfacción es haber recibido el Premio de la Ciudad de Holguín en 2008, en actuación femenina, porque no se lo esperaba al interpretar un papel secundario.

¿Algún contratiempo, dificultad imprevista en pleno escenario alguna vez?

Si, en una ocasión desarrollando la obra la Fuente de Agua Sala, en el poblado de Velasco, muy cerca de aquí en Holguín, durante un acto cuando tenía que agarrar una mesa plástica para lanzarla hacia uno de mis compañeros, al halar me quedé con las dos patas en las manos, todos me miraron y entonces inventé un monologo, en el que le decía, por eso es que no te quiero porque no compras nada que sirva, mira esa mesa no sirve para nada, me he quedado con dos de sus patas en las manos.

Esta bailarina es integral en toda la extensión de la palabra, pues en ocasiones, en determinada obra, ha tenido que salir con escasa ropa y eso no ha impedido que lo haga con la misma profesionalidad. Pero digo más, incluso si la interpretación lo requiere hasta desnuda lo haría. Una muestra más de su calidad porque algunas de  tener que presentarse en esas situaciones bajan la cabeza y dicen no.

¿Entre bailarines de tú generación y los actuales, cuáles son mejores o más integrales?

No es por hablar de los bailarines de mi época, pero considero que los más antiguos, no solo los de Codanza, sino otros dispersos por toda Cuba, en ellos se puede apreciar la exactitud sobre la danza, al bailar se sabe identificar el propósito de lo que se quiere, incluso la técnica, por ejemplo, he visto como algunas veces hay que enseñarles a este nivel por donde tienen que pasar el brazo, eso en mi generación se veía con menos frecuencia, pero bueno cada cual tiene su punto de vista, de cierta manera no es grande la diferencia, solo que en varios detalles una determinada época de bailarines hacían con mayor facilidad las técnicas.

Por estos días la compañía Codanza se encuentra realizando diversas actividades y actuaciones celebrando los 20 años de su fundación. Las presentaciones van desde el elegante escenario del teatro Suñol hasta bailar al aire libre, en el parque Calixto García.

¿En tú opinión cuál es en Cuba la compañía de mejor repertorio y calidad?

Danza Nacional de Cuba, tanto por su repertorio como por sus bailarines, impresionan cuando bailan. Cuando los observas enseguida comienzas a evaluar su calidad interpretativa, además poseen grandes cualidades físicas. Sobre el escenario poseen gran dominio en cualquier nivel a evaluar. No se trata solo porque es la compañía de Danza Nacional de Cuba, sino porque sus integrantes se han ganado un prestigio en cada obra interpretada.

Vianki, tiene una gran fuente de inspiración, su hija de 15 años, que cuando no sabe dónde está se pone como loca. Pero además el poder contar con su familia, en especial con su madre que le ha ayudado a seguir desarrollando su carrera después de haber tenido a su hija.

En Cuba existen algunas compañías de semejante estilo al del prestigioso grupo holguinero que poseen una calidad reconocida. Una muestra de ello es la labor que realiza en Villa Clara, Danza del Alma, bajo la tutela de Ernesto Alejo. Otras de excelente factura son Danza Abierta y Retazos.
En la actualidad dentro de los bailarines que forman la compañía Codanza se encuentran cuatro fundadores, Gilberto Pérez, Rosario Arencibia, Wilber Pérez y Vianki González.

¿La obra que más te ha gustado interpretar ?

Interiores, de Aldo Cile, porque es una obra que como bailarina he tenido que trabajar mucho, lo mismo por su trama que por su técnica en el escenario.

Pero esta entrevistada no solo ha bailado bien desde los comienzos, también ha sabido en ocasiones dirigir la compañía cuando su directora Maricel Godoy se ha encontrado lejos. Vianki narra que se ha dado cuenta que resulta complicado estar al mando de sus compañeros. En sus ratos libres prefiere conversar con sus amigos, leer y pasear. Para bailar en público prefiere hacerlo bien cómoda, con pantalonera para evitar lastimarse con la madera.

En la vida el talento suele hacer brillar. Vianki lleva años no solo unida a la luz del escenario, también emitiendo el esplendor de Codanza. Su menudo cuerpo es como un rayo, que cada día deja su huella al paso del tiempo.

Escribir un comentario