A+ A A-

  • Categoría: Entrevistas
  • Visto: 238

El jardín de Aniurka

En la ciudad cubana de Holguín existe una mujer bien conocedora de la jardinería y del cultivo de las plantas ornamentales. Su experiencia y sabiduría sustentan la participación de ella en espacios habituales de la radio y televisión locales por más de 10 años. Por eso vamos a acercarnos al jardín de Aniurka García Ramos.

¿Qué cantidad de plantas posees en el patio de tu casa?

Más de 100 plantas. Durante toda mi vida he trabajado la jardinería, ha sido como una herencia de mi madre, sus enseñanzas me han servido de mucho, desde muy jovencita comencé con esta pasión y además he logrado aprender algo nuevo día a día, pues mis conocimientos son empíricos, no soy graduada de Botánica, ni Biología, aunque si tengo muchos libros acerca del cultivo de las plantas donde consulto alguna duda y me instruyo.

¿De todas las plantas que posees cuáles consideras las más difíciles de cultivar?

Sin dudas, el Bonsái, aquí tengo dos, un Framboyán y un Baubad africano. Los Bonsáis requieren de mucha paciencia y esmero. Por ejemplo el que tengo aquí lo cultivo en una vasija, en algo como un pedestal. El Baubad africano puede llegar a vivir más de 200 años. Pero aquí en la provincia de Holguín los Bonsáis que más abundan son de árboles de troncos duros y maderables.

Me cuenta Aniurka algo bien cierto, las plantas nos ofrecen vida y hasta laborar en ellas te quitan el stress, por eso ella todas las tardes se pasa varias horas atendiéndolas y no ve el tiempo pasar.

La jardinería es una labor que se ha desarrollado y convertido en tradición en casi todo el planeta. No importa si en la casa no se tiene un patio amplio o pedacito de tierra al frente de la casa, siempre se buscan alternativas para cultivar plantas. Como lo hacen las personas que viven en edificios. Además, no solo es practicada por mujeres, pues muchos hombres se dedican a esta labor y algunos comercializan sus cultivos.

¿Cuáles son las más olorosas?

Las flores más olorosas corresponden a la Dama de Noche, pues tengo amistades que viven a más de una cuadra de distancia y me han contado que en las noches que florece llega el olor hasta sus casas.

Para aquellos que no les gusta mucho el mundo de las plantas, les digo que hasta dentro de la jardinería existe algo de misticismo relacionado con la buena suerte, el amor y la fortuna. Acerca de esto me narra Aniurka que al Trébol de Jardín se le conceden varios atributos. Por ejemplo el Trébol de dos hojas se convierte en amuleto para la mala suerte, el de tres es efectivo para el amor y la dicha. Y el de cinco, positivo para atraer la fortuna y el amor.

¿Y qué tipo de planta quisieras tener que aún no has podido cultivar?

El Narciso. Me encanta esa plata, pero hasta ahora no he tenido ninguna de esa especie.

Pero de todo el jardín de Aniurka, la flor más especial para ella es su única hija Alioska, fruto de su matrimonio con Ángel Carrazana. Ambos llevan unidos en la vida más de 36 años.

Aunque Aniurka le fascinan las plantas, es graduada de locución. Entró a trabajar en la televisión con 23 años, es fundadora del canal territorial holguinero Telecristal. Su voz e imagen han formado parte de muchos programas. Y ahora aunque jubilada, su voz e imagen siguen apareciendo en pantalla.

¿Tu sección en el espacio televisivo a Buen Tiempo durante más de 10 años, cómo crees que ha influido aquí en Holguín en el desarrollo de la jardinería?

Pues te diré que antes de ese pequeño segmento en la televisión, aparte de otro espacio en la emisora Radio Holguín, caminaba por las calles y nadie se acercaba a mi, pero después de aparecer en estos programas, siempre que salgo a la calle alguien se me acerca para preguntarme sobre alguna planta, flor y no solo a pedir algún consejo, también a compartir conmigo sus experiencia con alguna planta y yo también me nutro de lo que me cuentan, pues se aprende de todo el mundo.

Llegar a la casa de Aniurka es una experiencia agradable y reconfortante. Pues aparte de su carácter amable y sencillo, ese ambiente rodeado de una naturaleza pequeña y colorida, nos enseña que el cariño a las plantas, es también el amor por la vida. Muchas veces solo vemos el fruto de un jardín, convertido en ramo de flores, lo entregamos en una cita o día especial, pero muy pocas veces pensamos en el recorrido de esa planta hasta abrir sus pétalos, colores y llegar a nuestras manos. La jardinería es arte necesario y útil también.

Escribir un comentario