A+ A A-

Entrevistas

  • Escrito por Liudmila Peña Herrera
  • Categoría: Entrevistas
  • Visto: 85

El #YovotoSí de una diputada holguinera

Bastó subir un fragmento de esta entrevista en su versión audiovisual a la red social Facebook, para que los comentarios sobre la joven diputada al Parlamento cubano Daimara Reyes Brizuela confirmaran el carácter afable y sensible que deja entrever desde el primer saludo, y esa actitud de responsabilidad y consagración al trabajo que la definen desde pequeña.

A sus 28 años, esta granmense graduada de Licenciatura en Turismo en la Universidad de Holguín, se siente hija adoptiva de la tierra que la ha visto crecer como profesional, que es testigo de sus desvelos y la voluntad por desempeñar mejor su labor como directora general del Complejo Hoteles E Holguín, conformado por 2 instalaciones hoteleras y 4 extra hoteleras.

Decirlo parece sencillo, pero escucharle contar cómo logra cumplir, además, con sus responsabilidades como miembro del Comité Provincial de la UJC –también es militante del Partido- y la misión de acompañar los procesos más importantes que ocurren en el municipio de Rafael Freyre, por donde es diputada, inducen a la admiración por esta muchacha que encuentra espacio –no sin dificultades, aclara ella- para compartir con su familia y la de su pareja, ambas distantes geográficamente.
   
«Mi familia está bastante lejos de mí, en Granma, pero incluso así, ella es mi mayor fortaleza. Si hoy estoy aquí es por todo el apoyo que he recibido de ellos. No puedo negar que se me hace un poco difícil, porque a veces hay momentos en que quisiera tenerlos cerca para conversar, escuchar un buen consejo, pero sé que están ahí, que me apoyan y que puedo contar con ellos».  

Además de su disposición ante el trabajo y su vida puesta en función de desarrollar lo que verdaderamente ella disfruta o se propone como meta, su interés por la satisfacción de sus trabajadores, a quienes llama «familia Complejo Hoteles E Holguín», muestra la sensibilidad que posee la profesional que, con tan corta edad, lleva tanta responsabilidad con una sonrisa en su rostro.

«Siempre tratamos de buscar espacios en los que podamos interactuar, y aunque estamos claros de que tenemos un sinnúmero de falencias en las cuales debemos seguir trabajando, tratamos de no dejar pasar una fecha especial, al menos con un detalle, una nota, una flor, algún presentico, para que el trabajador se sienta reconocido».

Pero el privilegio y, a la vez, el reto de Daimara va más allá de ser una joven administrativa del sector del turismo. Su mirada tiene que extenderse mucho más lejos del entorno laboral: también se debe al pueblo. ¿Cómo lo logra?

«Tengo varios hogares. Nativa de Granma, vivo en Holguín, mi pareja es de Gibara y soy diputada por Rafael Freyre. Jocosamente, digo que soy internacionalista dentro de mi país, porque tengo que desglosar mi tiempo entre varios lugares y funciones que demandan tiempo y dedicación. Este ha sido un año de muchos cambios, muy intenso, y trajo aparejada la necesidad de hacer modificaciones en mi vida laboral y personal. He tratado de crear un espacio para cada una de las responsabilidades, para hacer una distribución lo más equitativa posible y encontrar un balance», explica.

¿Y lo has logrado?, preguntamos.

«El intento siempre está, pero se hace muy difícil. Creo que todavía no lo he conseguido del todo, estoy en un proceso de acomodarme, porque sé que una de las prioridades es intercambiar con la comunidad a la cual represento, tratar de estar en las actividades y los momentos claves del municipio, y que las personas sepan que cuentan conmigo», confiesa.