A+ A A-

  • Categoría: Comentando
  • Visto: 578

Solo con responsabilidad ganaremos

Pensamos que habíamos ganado la batalla. Dimos por hecho que ya no era indispensable el uso del nasobuco, que podríamos salir de casa despreocupados, fiestar y compartir con amigos como en tiempos normales. Pues esa confianza ahora nos pasa la factura.

La realidad demuestra que aún es una realidad lejana hasta tanto no se desarrolle y aplique la efectiva vacuna que neutralice el coronavirus. Un nuevo rebrote, hasta ahora con dos casos positivos en la provincia, pero pudieran ser doscientos, o dos mil, si nos descuidamos.

Ni un mes ha transcurrido del tan anhelado reinicio del curso escolar, y ya se cierne la indeseada posibilidad del cierre de las escuelas, como ha ocurrido en otros territorios del país donde se han violado las medidas sanitarias y sus pobladores vuelven a experimentar la limitación de movimiento, cuarentenas, aislamiento social.

La irresponsabilidad ciudadana hace de las suyas y tal parece que aprendimos poco o nada durante los meses anteriores. La Covid-19 ha dejado un saldo importante de enfermos y fallecidos a nivel mundial, pero a quienes no ha tocado de cerca parecen aún estar convencidos de que son inmunes. De esa manera no ganaremos jamás.

No cuidarse es ser desagradecidos con el personal de salud que tanto sacrificio ha aportado para preservar la salud de los cubanos. Es no valorar el esfuerzo de miles de trabajadores que pusieron en riesgo a sus familias y sus propias vidas para que no faltara el alimento, el fluido eléctrico y otros servicios elementales.

Los irresponsables cantaron victoria antes de tiempo. No ha sido falta de orientación, de intención de las autoridades sanitarias, de la aplicación estricta de medidas o contravenciones contra quienes las violan. Ha sido la pérdida de la percepción del riesgo y la poca conciencia del comportamiento adecuado a adoptar ante estas situaciones los factores principales causante de los rebrotes diseminados por todo el país.

Ya lo han dicho nuestro presidente Miguel Díaz Canel-Bermudez, y el director de Epidemiología del Minsap el Dr. Francisco Durán:

El coronavirus llegó para quedarse y hay que aprender a convivir con él; pero ello no significa que sea tomado a la ligera. Ello representa que necesitamos de una vez aprender a enfrentarlo responsablemente, asumir actitudes consecuentes y exigir a los demás por el cumplimiento de las normas higiénicas. Solo así volveremos a besarnos y abrazarnos, a respirar sin miedo al aire libre.