A+ A A-

  • Categoría: Comentando
  • Visto: 251

Símbolo de cubanía

A Bonifacio Byrne todo lo inspiraba: una frase en un periódico, la cita de un libro y hasta el título de un filme de estreno. Cuenta su biógrafo que el 4 de enero de 1899 el poeta amaneció en la sobrecubierta del vapor Moscotte y no retornaba a la Cuba de sus sueños, independiente y soberana, sino a la ocupada por un ejército extranjero. Desde el barco divisó la silueta del Morro habanero.

En los mástiles, junto a la bandera cubana, ondeaba la foránea. El poema 'Mi bandera', nació de amor por Cuba. Apuntes de la época dan cuenta que pluma en ristre, en una casa habanera de Guanabacoa escribiría. "Al volver de distante ribera, con el alma enlutada y sombría, afanoso busqué mi bandera, y! otra he visto además de la mía! Desde entonces su nombre se hizo más frecuente en las publicaciones de la época.

Una nota nueva, extraña y original callaba en la poesía cubana. El alzamiento simultáneo del 24 de febrero de 1895 conmocionó a Byrne como a toda Cuba. Al exilio partió el matancero aconsejado por amigos luego de publicar un soneto en honor al patriota Mujica, el insurrecto fusilado. Antes había formado parte del cuerpo de redacción del periódico El pueblo, de corte independentista.

En 1920 el Parlamento Cubano acordó promulgar la ley que le confería el título de Poeta Nacional. Su personalidad se revelaría otra vez cuando asesinan a Rafael Trejo en 1930 y escribe un soneto dedicado al líder estudiantil. La delicada salud no le permitía salir de casa pero no le impedía, cada vez que un estudiante se aproximaba a su hogar, entregarle algún poema de corte patriótico.

El 5 de julio de 1936 muere el poeta devenido símbolo de cubanía. No sabemos, como suele decir su biógrafo, Urbano Martínez Carmen ate, si se cumplió una segunda profecía suya reflejada en uno de sus poemas:'Cuando venga a llevarme la intrusa y aproxime su mano a mi frente, murmurando un adiós a mi musa, moriré con un verso en la frente. "

Desde entonces los versos de Byrne se vuelven sentimientos patrios. Al hacerla flotar la bandera es símbolo de unidad y orgullo.