A+ A A-

  • Categoría: Comentando
  • Visto: 272

Normalidad post pandemia

La noticia de la vuelta a la normalidad en Cuba ante un escenario favorable de la Covid-19 ratifica al Sistema de la Salud de la isla como fortaleza indiscutible del Proyecto Social Cubano. Con gradualidad y asimetría la dirección del país organiza este momento en los territorios de la nación para dar paso a las fases  recuperativas con mayor conocimiento de la enfermedad.

A más de 90 días de enfrentar el nuevo coronavirus, la mayor isla de las Antillas inscribe los protocolos de actuación contra la Covid-19 en su extensa relación de méritos por salvaguardar la vida de las personas. Aún cuando los grandes medios u otros desinformados intentan desacreditar lo hecho de manera sutil o abierta, cada vez resulta más difícil ocultar la acción de los profesionales de la salud, científicos y el Estado.

El paso a la normalidad en los territorios responde al pesquisaje oportuno y al control de los contactos, la disminución de los decesos y el aumento de las altas médicas diarias, la unidad entre todas las empresas de la nación, el cierre de brotes, el quehacer de los voluntarios en los centros de aislamiento y la disciplina y responsabilidad de los ciudadanos evitarán rebrotes en los próximos meses.

En el oriente de Cuba la situación es más favorable que en la capital donde se percibe la cola de la epidemia. No hay muertes maternas ni infantiles y los salubristas son protegidos en las instalaciones hospitalarias con todo el rigor que entraña la vida del ser humano. Los protocolos de Bio seguridad garantes de la salud de los médicos y personal de enfermería confirman por qué hacer sostenible el programa de salud de un país es necesario en un siglo XXl golpeado por un virus que le ha cambiado la vida al planeta. Y queda claro que la vocación humanista y solidaria de Cuba no es un gesto ocasional.

Otra vez los galenos se ofrecieron a salvar vidas. Italia los acogió en Lombardia y Turín. Le siguieron 34 brigadas en todas las latitudes, impregnadas de conocimiento, amor al prójimo y orgullosos de ser la cara del Caribe y Latinoamerica. Cuba no descansa en tiempos en que la Covid-19 amenaza.

La seriedad y la voluntad política nos acompañan. Volver a la normalidad impone retos a todos por igual. Mantener activado el Sistema sanitario, continuar la producción de fármacos, avanzar en los proyectos de investigación y en el estudio genético a quienes padecieron la enfermedad devienen salud, bienestar y calidad de vida.