• Categoría: Comentando
  • Visto: 182

Timón y bebida, un matrimonio mal llevado en la vía

En cuestiones de carretera cualquier precaución siempre es poca. La más mínima infracción de la Ley del Tránsito puede poner en peligro tanto a los que se trasladan en medios de transporte como a los que se aventuran a pie.

Desviar la atención, usar el teléfono móvil, estar pendientes a los reproductores de música, mantener conversaciones con acompañantes, excederse de la velocidad permisible e ingerir bebidas alcohólicas propician la mayor parte de los accidentes en la vía.

Un informe realizado por la Jefatura de Tránsito en la provincia de Holguín, asegura que de enero a mayo se han generado una gran cantidad de accidentes fatales y convulsos, con la ingestión de bebidas alcohólicas como uno de los principales causantes de que se estén reportando hasta dos fallecidos por vehículo.

El irrespeto al derecho de vía, los excesos de velocidad, sobre todo en horas de la noche, y el incremento de vehículos que circulan sin la Certificación de revisión técnica, se vuelven cada vez más comunes en las calles de la localidad, pero es precisamente la ingestión de bebidas alcohólicas la práctica de más alta peligrosidad.

El Capitán Yubal Turruellas Carbonell, Jefe de Tránsito en la nororiental provincia, asegura que no se debe circular bajo el efecto del alcohol ya que se afecta la capacidad de mantener una velocidad constante, se deja de percibir la mitad de las señales del tránsito y se cometen más infracciones, no se mantiene la distancia de seguridad suficiente con el vehículo que le precede, disminuyen los reflejos y se compromete una respuesta rápida ante cualquier eventualidad que surja, ocasionando las salidas de la vía y los atropellos.

En entrevista con varios conductores todos reconocieron que “cuando estás bebiendo no puedes prestar la debida atención al carro”, “no se puede descuidar la carretera, el camión y las personas que andan montadas”, “como más fácil pierde uno el control del vehículo es estando en estado de embriaguez”, “nunca tomo cuando manejo porque si lo hago sé que eso es lo que trae consigo los accidentes”.

Estas respuestas demuestran que poseen percepción del riesgo, sin embargo, en lo que va de año se han retirado en la provincia 261 licencias, 81 de ellas por la ingesta de alcohol.

Los artículos 94 y 95 del Código de Seguridad Vial refrendan las prohibiciones con respecto a este acápite. No obstante, más allá del pago de una multa o el retiro de una licencia, está la integridad física de cada persona.

Conducir un vehículo requiere de disciplina, atención y concentración, porque en la carretera cualquier negligencia o conducta imprudente se paga con lesiones o la muerte. Por el bien de todos, timón y bebida nunca deben circular juntos. Solo así podrás darle Vía a la vida.

Escribir un comentario