A+ A A-

  • Categoría: Comentando
  • Visto: 223

El mundo, la cuarentena y la transición a la normalidad

Después de meses en una intensa lucha por la supervivencia, algunos países implementan una serie de medidas con el fin de recuperar, en algún momento su ritmo cotidiano.

El término de "nueva normalidad" ha sido adoptado por diversos países para referirse al escenario posterior a las cuarentenas, implementadas a nivel global para contener los contagios del nuevo Coronavirus.

El 17 de abril, la Comisión Europea, en colaboración con el Consejo de Europa, editó el documento titulado “Hoja de ruta común europea para el levantamiento de las medidas de contención de la COVID-19. En este documento establecía las recomendaciones para los Estados miembros, con el objeto de preservar la salud pública, al tiempo que se suprimen gradualmente las medidas de contención.

La Unión Europea plantea que para considerar una flexibilización del confinamiento es necesario tener en cuenta: criterios epidemiológicos, suficiente capacidad de los sistemas de salud y capacidad de seguimiento adecuada”.

De esta forma el Gobierno de España presentó, el 29 de abril pasado, un plan por fases para la salida del confinamiento, debido a la estabilización de los casos confirmados, cuya desescalada se comenzó a aplicar en media España el 11 de mayo.
Hasta el momento el 53% de la población española se encuentra en fase 1, mientras que el resto ya ha conseguido avanzar hasta la fase 2.

Pero, qué significan estas fases?

La principal diferencia entre ambas fases se manifiesta en una relajación progresiva de las restricciones de uso de los espacios públicos.

Así, mientras en la fase 1 se permite el contacto social en grupos de hasta 10 personas no vulnerables ni con patologías previas, en la fase 2 se amplía ese número hasta 15.
En cuanto a la hostelería, la fase 1 permite abrir las terrazas de los locales, ocupando solo la mitad las mesas; en la fase 2 se permite además el consumo en el interior de los establecimientos. Las discotecas y otros locales de ocio nocturno siguen cerrados en esta fase.

Las playas y piscinas solo abrirán para el baño en la fase 2, y además lo harán con una restricción del aforo hasta el 30 %, y respetando las medidas de seguridad.

En cuanto a la práctica deportiva (que ya se habilitó en la fase 0 con horarios restringidos, de manera individual y sin contacto), la fase 1 permite abrir instalaciones al aire libre, para deportes también sin contacto y con restricciones horarias.

Mientras, en Italia uno de los países más afectados por el coronavirus, empezó este 18 de mayo su fase 2 de reapertura, tras más de dos meses de cuarentena.

Con el objetivo de controlar el cumplimiento de las medidas de desconfimamiento, este país se propone crear un escuadrón de 60.000 voluntarios cuya misión será evitar aglomeraciones y recordar a la gente la necesidad de cumplir con el distanciamiento social mientras dure la desescalada.

Otra de las iniciativas italianas fue la creacion del soplo, que consiste en un protector facial inflable y de 180 grados, destinado a ser distribuido a las personas en bares y restaurantes después que concluya la pandemia del coronavirus.

Fue creado por un grupo de diseñadores con la idea de ayudar a que las personas puedan regresar a su vida habitual y de manera segura una vez que se hayan aliviado las restricciones por el coronavirus.

Estas medidas de desconfimamiento, organizadas por fases, implican una gran responsabilidad ciudadana, y al mismo tiempo sirven como esperanza para los países que actualmente, superan las alarmantes cifras de España e Italia. Ahora encabezan esta lista Estados Unidos, Brasil y Rusia; y siendo coherentes con su situación, son escasas las señales de que puedan, por el momento, aplicar un plan de desconfimamiento.