A+ A A-

  • Categoría: Comentando
  • Visto: 615

De cuando acaparamiento y sobreprecio se habla

Existen situaciones en la vida diaria que se han vuelto parte de la cotidianeidad a fuerza de costumbre. Pasajes que tienen lugar protagonizados por personas que carecen de escrúpulos y a las que muchas veces les “hacemos el juego” cuando permitimos que nos estafen aceptando comprar productos a sobreprecio.

No vivo en una burbuja de cristal y mucho menos ajena a la escasez de suministros por la que atraviesa el país y que ha traído consigo la demora en la producción en las fábricas de productos de primera necesidad y por ende que no se encuentren en las tiendas recaudadoras de divisas, pero no deja de ser cierto que en ocasiones tampoco los encontramos porque ciertos ciudadanos son los primeros en adquirirlos y acapararlos para después decirte descaradamente que “tienen lo que andas buscando”.

La historia cubana escrita a partir del triunfo de la Revolución ha estado marcada por períodos violentos de crisis acaecidos por el recrudecimiento de medidas arbitrarias impuestas por gobernantes norteamericanos y por la política genocida del bloqueo, cuestiones que han repercutido en la cultura e idiosincrasia del cubano a tal punto de que muchas veces situaciones internas tienen soluciones sencillas y se complejizan por motivos absurdos que se pueden solventar con solo un poco de interés.

De la responsabilidad institucional se ha hablado en diferentes ocasiones y del papel necesario que deben ejercer siempre para que se no se lleven a cabo actos de corrupción pero en los tiempos actuales es necesario también hablar de responsabilidad ciudadana y de la pérdida de valores morales en la población.

Llegar a una cola y que te propongan un turno para ocupar un puesto más adelante es casi normal para algunos, que te revendan los productos frente a la misma tienda donde los adquirieron es real y han llegado hasta el punto de que por la falta en las farmacias de los preservativoste conviden a pagar por ellos precios exorbitantes, por solo citar unos ejemplos.

El acaparamiento que tiene lugar hoy por falsas “bolas” que se transmiten entre las personas ha creado tensiones en la sociedad. Todos quieren comprar más y más porque si no los revendedores no les dan chance a adquirirlos posteriormente.

Todo ello por no hablar además de que hasta productos que nunca habían faltado, que son de importación y ni siquiera son de primera necesidad ya están en las calles para que tambiéndebas comprarlosa sobreprecio y me refiero a las latas de frutas, legumbreso granos en conservas.  

Mi escrito es un llamado a la consciencia, a la reflexión de cada quien. Si todos vivimos en la misma patria y tenemos necesidades parecidas es injusto e ilegal que algunos se aprovechen para enriquecerse a costa del dinero ajeno. Debemos hacer un alto y no permitir que continúen estos hechos que solo denigran más a nuestra sociedad y a los seres humanos. No tema exigir su derecho ni rechazar o repudiar a estos revendedores.Todo lo que hagamos a favor de eliminar aquello que nos afecta como país será también una forma eficaz de asegurar el futuro.