A+ A A-

  • Categoría: Comentando
  • Visto: 314

Un himno feminista contra la violencia

El pasado 25 de noviembre fue un día diferente para las mujeres del mundo.

En esta jornada dedicada a la lucha contra la violencia sobre las féminas incontables son las actividades para denunciar el flagelo y las acciones para contrarrestarlo.

Pero este año una iniciativa peculiar movió a miles de mujeres en un canto por la justicia social, el empoderamiento femenino, la eliminación de la violencia y por qué no, de protesta política.

“Un violador en tu camino” fue el título de la canción surgida en la capital de Chile contra la violencia de género. Un performance en varias ciudades del mundo aunó a miles de mujeres en un ritual muy distintivo:
los ojos cubiertos con una venda negra, cantaban a coro una pegadiza tonada: “Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía”. Todo ello mientras bailaban una sencilla y coordinada coreografía.

Algunas de las presentes grabaron videos del momento que no tardaron en viralizarse en Internet. Estas imágenes fueron la chispa que hizo que se prendieran más encuentros de este tipo en diferentes ciudades como Nueva York, Bruselas, Ciudad de México, Berlín, Madrid o Barcelona.

Además, se convirtió en trending topic el hashtag #UnVioladorEnTuCamino, referente de la magnitud del fenómeno. Ello generó que a través de las redes sociales, mujeres de todo el orbe denunciaran agresiones vividas en carne propia.

La acusación a los abusos y la violencia sexual bajo este mensaje de fuerza a niñas y mujeres víctimas, en pocos días se ha se ha convertido en todo un himno feminista. La instalación artística es un grito contra el patriarcado que traspasó fronteras. El tema, ideado por del colectivo feminista “Las Tesis”, propició un nuevo contenido a las protestas ciudadanas en este país desde el 18 de octubre pasado, que demandaban mejores generales para todos los servicios.

Mujeres de todas las edades  se unieron contra “el patriarcado” y “los machos violadores”, impactantes imágenes que demostraron el poder de convocatoria que gesta la toma de conciencia social sobre la necesidad de eliminar un fenómeno ancestral que destruye comunidades, hogares e incluso toma vidas.

Escribir un comentario