• Categoría: Comentando
  • Visto: 230

Solo con exigencia y control ganaremos la batalla por los precios topados

Albergo la esperanza de que más temprano que tarde se cumplan, como es debido, las regulaciones de precios a productos y servicios por parte de los trabajadores no estatales o cuentapropistas, lo cual no vendrá por voluntad propia, sino mediante la exigencia, el control y el chequeo que tienen que ejercer  las autoridades facultadas para que eso suceda.

Evidentemente existe una tendencia a no acatar las medidas establecidas por los Consejos de Administraciones, tanto provincial como municipales, pues siguen pululando los precios elevados que se mantienen en la comercialización, como es fácil de comprobar en las tarimas de los puntos e venta en las ferias dominicales, y a diario en los carretilleros que expenden sus productos.

Lo anterior es válido también para  el cobro de los servicios del transporte, lo cual ha provocado la disminución de los autorizados a prestar ese servicio por estar renuentes a acatar lo legalmente establecido.

Se sabe que se trata de una batalla que habrá que ganar, sin excesos, pero sin concesiones y que la tarea resultará a todas luces difícil, más no imposible si cada cual cumple y hace cumplir lo que le toca y que involucra a todos los actores involucrados en ese proceso.

Sigo apreciando un débil actuar del cuerpo de inspectores, como también los clientes muchas veces no denuncian las violaciones,  y acceden a comprar los productos o pagar un servicio alegando que es la única manera de resolver su problema.

Lo cierto es que las aguas están muy lejos de coger su nivel, y mientras eso ocurra seguiremos tolerando la apuesta por la ilegalidad, para sostener el éxito de negocios particulares que solo benefician a personas inescrupulosas, insensibles y oportunistas.

El panorama es complejo y exige un enfrentamiento ágil y enérgico a los violadores, así como acciones persuasivas que lleven al convencimiento de lo justo y necesario de una medida que cuenta con la aprobación mayoritaria del pueblo. Pongamos todos  nuestro  granito de arena para salir airosos en el empeño.

Escribir un comentario