• Categoría: Comentando
  • Visto: 555

Constitución de la República

La vida de la nación transita por días de polémica y optimismo en el futuro.

No es casual escuchar criterios encontrados en medio de un mundo donde Cuba se levanta con voluntad a cada segundo.

Tal vez porque las cubanas y los cubanos seamos únicos en este hemisferio, únicos para decidir y continuar por una sola ruta.

Las críticas, los  montajes en las redes sociales, las opiniones de quienes no entienden las posiciones gubernamentales y lo más reciente en el ámbito político: primero la consulta popular del proyecto de la Constitución de la República de Cuba y ahora su referendo el 24 de febrero.

Y como existe la garantía constitucional de que la isla es un estado socialista de derecho y justicia social, democrático, independiente y soberano, con todos y para el bien de todos, y como esa soberanía reside en el pueblo vale el voto positivo por la Carta Magna. Cuba estudia su articulado con modificaciones escuchadas en la consulta popular organizada del 13 de agosto al 15 de noviembre. Nada le fue ajeno a la comisión, que con juicio crítico e inteligencia valoró las preocupaciones de todas las generaciones.

Si alguien dudó de la capacidad de intencionar el texto constitucional a los nuevos tiempos al leerse hoy los 229 artículos comprende de inmediato que es una Ley de leyes funcional, de avanzada, moderna y revolucionaria. En ella los acápites referidos a que todas las personas son iguales ante la ley, reciben la misma protección y trato de las autoridades y gozan de los mismos derechos, libertades y oportunidades, sin discriminación por razones de orientación sexual, identidad de género, edad, color de la piel salen a la luz como nunca antes.

 Esta es la octava Constitución promulgada en Cuba, varias durante la gesta mambisa, las de 1901, 1940 y 1976,  a la cual se le hicieron transformaciones en 1978, 1994 y 2002. Y como la vida de la nación va hacia el Referendo Constitucional del 24 de febrero yo doy mi voto SI por el país al que amo y deseo verlo próspero. Hoy una decisión por Cuba es una decisión por Latinoamérica.

Escribir un comentario