Comentando

  • Escrito por Tirso Mastrapa Ardite
  • Categoría: Comentando
  • Visto: 246

Democracia made in USA

Interpretaciones sobre democracia pueden haber muchas, y las hay, pero la más sencilla y ajustada a su esencia de todas las que se esgriman no ha de ser otra de que vale lo que la mayoría quiere, y más cuando es resultado de una votación concreta para optar por quién ocupará un cargo o desempeñará funciones, por naturaleza elegibles, o una conducta a seguir.

De mayoría, si no pueden existir dudas, es siempre más de la mitad de cualquier conglomerado de personas que participan con plenos derechos para decidir, ya sea por un alcalde municipal, un gobernador estadual, el Papa o el Presidente de un país soberano, no importa si del Primer o Tercer Mundo, y que Nicolás Maduro ganara la presidencia en Venezuela con casi el 68 por ciento de los votos resulta más que convincente..

Entonces es valido que quienes votaron en  minoría en esos comicios están en la obligación de acatar la decisión  prevaleciente, lo mismo que los  desde afuera supieron o fueron testigos de que se cumplieron estrictamente los procedimientos, sin derecho alguno a cuestionar o revertir resultado.

Llama entonces la atención e indigna toda la algarabía, ataques cibernéticos y diplomáticos, bloqueo económico, robos de fondos en bancos de terceros países, amenazas de invasión militar, apoyo a un autoproclamado presidente y guerra no convencional sin tregua por parte del gobierno de los Estados Unidos de América contra la República Bolivariana de Venezuela, en contubernio con una oligarquía que, perdió en las urnas y quedó privada de servir el país en bandeja de plata al imperio que quiere sus riquezas naturales.

Ese mismo imperio, tan apegado a las auto proclamaciones como la de defensor de los derechos humanos, gendarme del mundo, paladín de la democracia y la libertad, no escatima en emplear su poderío bélico y económico para acabar con el sistema sociopolítico que se dieron soberana y libremente los venezolanos en unas elecciones reconocidas internacionalmente por su transparencia y objetividad.

Tal parece que el emperador de turno desconoce u olvidó que llegó al “trono” con una diferencia en contra de más de tres millones de votos en unas elecciones que todavía hoy dan mucho de que hablar, mas, la paja en ojo propio, por grande que sea, no se da a ver, porque la suya –asegura- si es democracia, lógicamente  la made in USA.

Independientemente de lo enrevesado que resulta el proceso electoral estadounidense que por refrendado constitucionalmente merece todo respeto a lo interno y externo, qué dirían Trump, Pompeo, Bolton, Pence, Rubio y comparsa,  más OEA, Almagro y cartel de Lima como títeres de esta puesta, si un país extranjero llamara y estimulara a la violencia contra el Gobierno a esa mayoría cuya voluntad en las urnas, en definitiva, no llevó a la persona que querían a la Oficina Oval para guiar los destinos del gigante del norte en el actual mandato.

Para qué preguntarse si así fuera, sería obvia la respuesta. El magnate presidente, sin pensarlo dos veces firmaría un decreto declarando de amenaza inusual a la seguridad nacional de Estados Unidos a quienes osaran cuestionar su  legitimidad presidencial.

  • Escrito por Tirso Mastrapa Ardite
  • Categoría: Comentando
  • Visto: 319

Una carrera sin frenos por la muerte

Amenazas, guerras, muertes, ocupación, saqueo, no son meras palabras sino una realidad que puede y de hecho se hace latente a esta altura de la existencia humana, en cualquier parte de la geografía terráquea por creerse algunos con el derecho, nada divino por cierto, de denominar el mundo y vivir por encima de los demás mediante el uso de la fuerza.

Y ese poder no se los dan otra cosa que las armas, de ahí la desenfrenada carrera armamentista en que se encuentran inmersas las grandes potencias, por un lado las imperiales por apoderarse de los recursos ajenos de todo tipo, y las otras para no ser presas de la voracidad de aquellas en detrimento de su propia existencia.

Del actual arsenal bélico universal se fijan cifras más o menos precisas igual que de su alcance y poder destructivo, pero en realidad nadie a ciencia cierta puede confirmar tales datos porque la industria que lo nutre desarrolla en secreto cada vez más sofisticados tipos de armas sin tener en cuenta que a la postre podrá ella misma desaparecer lo mismo que todo lo que reina sobre la faz de la tierra  si no se le pone fin a esa loca carrera  por la muerte.

Si antaño y prácticamente hasta la II Guerra Mundial las partes contendientes lidiaban en un mismo campo de batalla, viéndose unos a otros las caras, excepto cuando Estados Unidos puso a prueba su poderío atómico en las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, hoy la realidad es otra y no son solo soldados los que perecen, son tantos o más los civiles inocentes que pierden la vida, dado el nivel de desarrollo dados a ellas con el fin de que a mieles de kilómetros sean capaces de surtir el efecto de tierra arrasada para lo que fueron concebidas.

Gasto de dinero aparte lo invertido globalmente en la esfera militar creció 2,6 por ciento en 2018, para alcanzar la astronómica cifra de 1.8 billones de dólares, de acuerdo con un informe anual del Instituto Internacional  para la Paz, con sede en Estocolmo. Según la fuente se trata  del nivel más alto desde que este organismo comenzó a analizar el asunto en 1998 en las postrimerías de la Guerra Fría.

Y como era de esperarse siguió siendo Estados Unidos quien más capital dispuso en armamentos, al punto de registrar un incremento del 4,5 por ciento en comparación con el año precedente, con un presupuesto ascendente a los 649 mil millones de dólares, nada menos que el 36 por ciento del total mundial al que aportan países como China, Arabia Saudita, India, Rusia, Reino Unido, Alemania, Japón y Corea del Sur.

Pero si alarmante resulta la escalada en los pertrechos bélicos a escala planetaria no menos lo es la proliferación en la producción, comercialización y por supuesto tenencia de armas ligeras -y no tan ligeras- por parte de la población en países como Estados Unidos, donde a ratos acaecen matanzas en los más disímiles lugares públicos y entre los que no escapan escuelas, sin que a los mercaderes de la muerte les importen las consecuencias de sus ambiciones.

De ello podrán dar cuenta en breve los brasileños cuando se salga de control una pretendida  autorización limitada de armas por parte de su Presidente para una veintena de profesiones, con  la condición de que portadores sean mayores de 25 años, no tengan antecedentes penales y cuenten con un certificado de aptitud psicológica, más o menos las mismas exigencias que en el país norteño, donde ya todo está fuerza de contrl en esta materia.

  • Escrito por Claudia Mara Cruz Escalona
  • Categoría: Comentando
  • Visto: 183

Por un aire más puro y limpio

Con el propósito de motivar a las personas y comunidades para que se conviertan en agentes activos del desarrollo sostenible, en el Día Mundial del Medio Ambiente en este 2019 el protagonismo lo acapara la lucha a favor de la eliminación de la contaminación del aire, y las naciones aúnan esfuerzos para conseguir este propósito antes de la tercera década de este siglo.

China es el país anfitrión global que acoge la cita de la celebración, comprometido con el respaldo y la aplicación de las regulaciones y leyes, a través de las cuales procuran el ascenso de las energías limpias y la movilidad eléctrica, convirtiéndolo en un nuevo líder de la acción climática.

Como ejemplo de su actitud, la nación asiática posee la mitad de los vehículos y el 99% de los autobuses eléctricos del mundo. Al celebrar esta jornada el gobierno chino podrá mostrar sus innovaciones y avances en favor de un medio ambiente saneado e instar a las administraciones mundiales a generar economías limpias.

António Guterres, Secretario General de la ONU ha declarado al respecto: “Es hora de actuar con contundencia. Mi mensaje a los gobiernos es claro: gravar la contaminación, dejar de subvencionar los combustibles fósiles y dejar de construir nuevas centrales de carbón. Necesitamos una economía verde, no una economía gris”.

Economías grises que al margen de las necesidades ambientales propician los países industrializados sin conciencia ecológica, responsables de la sobreexposición de sus habitantes a un flagelo que cobra la vida a alrededor de 7 millones de personas cada año por concepto de enfermedades relacionadas con la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera.

Quizás anteponer las maquinarias productivas y exportables, la explotación de los recursos y la emisión de gases nocivos no esté en la lista de prioridades de aquellos causantes de que la  contaminación del aire propicie un coste económico global de 5 billones de dólares estadounidenses cada año debido a los gastos en asistencia social.

Sin dudas, a través del uso y generalización de las energías renovables y las tecnologías sostenibles quizás para la Agenda del Desarrollo Sostenible prevista para alcanzar sus objetivos en 2030, China no sea de los pocos que lidera la implementación de políticas de tecnología en esa región, las cuales podrían reducir hasta el 20% de las emisiones de dióxido de carbono y el 45% de las emisiones de metano a nivel mundial.

Aproximadamente 7 millones de personas en todo el mundo mueren prematuramente cada año a causa de la contaminación del aire y casi 4 millones de estas muertes ocurren en la región de Asia y el Pacífico.
El Día Mundial del Medio Ambiente 2019 instará a los gobiernos, la industria, las comunidades y los individuos en todo el mundo a unirse para explorar las soluciones a este problema global.

El Gobierno de China se ha comprometido a organizar las celebraciones del Día Mundial del Medio Ambiente en múltiples ciudades, con un evento principal en Hangzhou, provincia de Zhejiang.
os datos son preocupantes: el 92% de los habitantes del mundo no respira aire limpio, con la particularidad de que la contaminación del aire tiene un coste económico global de 5 billones de dólares estadounidenses cada año debido a los gastos en asistencia social.

Además, se estima que la contaminación por ozono a nivel del suelo reducirá el rendimiento de los cultivos básicos en un 26% para 2030. El objetivo de la conmemoración del Día Mundial del Medio Ambiente 2019 es instar a los gobiernos, la industria, las comunidades y los ciudadanos a sumar esfuerzos para explorar soluciones a este problema a través de las energías renovables y las tecnologías sostenibles.

En este sentido, se destaca el liderazgo de China en la acción climática mediante el impulso del sector de las energías limpias. Ejemplo de ello es que el país asiático posee la mitad de los vehículos eléctricos del mundo, así como el 99% de los autobuses eléctricos, por lo que la acogida de la celebración de esta efeméride representa una gran oportunidad para exhibir sus innovaciones y avances en la protección del entorno y el bienestar de la población.

Se estima que la contaminación por ozono a nivel del suelo reducirá el rendimiento de los cultivos básicos en un 26% para 2030. Tal y como se recoge en un informe de Naciones Unidas sobre la contaminación del aire en Asia y el Pacífico, la implementación de 25 políticas de tecnología en esa región podría reducir hasta el 20% de las emisiones de dióxido de carbono y el 45% de las emisiones de metano a nivel mundial, circunstancia que evitaría 0,3ºC de calentamiento global.
El Día Mundial del Medio Ambiente 2019 se centrará en la lucha contra las emisiones de CO2

China se ha convertido en un líder de la acción climática, con un creciente sector de energía limpia. El país asiático posee la mitad de los vehículos eléctricos del mundo y 99% de los autobuses eléctricos. Al celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente 2019, el gobierno chino podrá mostrar sus innovaciones y avances en favor de un medio ambiente más limpio.

Según un nuevo informe de Naciones Unidas sobre la contaminación del aire en Asia y el Pacífico, la implementación de 25 políticas de tecnología en esa región podría producir una reducción de hasta 20% en las emisiones de dióxido de carbono y de 45% en las emisiones de metano a nivel mundial, lo que evitaría 0,3˚C de calentamiento global.