Inicio
Canal Multimedia
Libro de Visitas
Archivo
Usuarios
Mapa del sitio
 
versión español version ingles
Matar a Fidel: la confesión de un fracaso
Por: Orestes Díaz Guerrero
Publicado: En diciembre se publicó una información que aseveraba  la justeza de que el Comandante Fidel Castro entrara al Libro Guinnes de récords porque lo intentaron asesinar en 638 ocasiones. Respecto a ello varios medios expresaron sus puntos de vista pues Cuba casi siempre está presente en los sitios informativos más prestigiosos.
Una de las mejores opiniones fue la del corresponsal de la BBC en la Habana, quien reconoce que en los intentos de asesinar al líder histórico de la Revolución cubana coordinaron esfuerzos la Casa Blanca, la mafia, la CIA y los exiliados de Miami y que no tuvieron éxito a pesar de que contrataron a los mejores asesinos, compraron a algunos allegados, contrabandearon fusiles y bazucas, convirtieron cámaras en pistolas, inventaron venenos y contaminaron regalos.
Escribió Fernando Ravsberg que lo que no lograron estos especialistas armados hasta los dientes lo han hecho los medios de Miami. “Realmente los Récords Guinnes deberían inscribir a Fidel también como la persona que más veces murió... en la prensa. Allá por los años 90, en una cena con un grupo de corresponsales extranjeros Fidel dijo en tono burlón que los periodistas habían anunciado tanto su muerte que el día en que suceda nadie la iba a creer”. Recordaba el colega que hacía poco tiempo que en La Florida habían publicado un nuevo informe sobre su deceso a pesar de lo cual reapareció en la inauguración de un curso escolar. “Acudió toda la prensa acreditada y los corresponsales se empaparon viéndolo hablar bajo la lluvia”.
Según los medios foráneos las fuentes que originan los rumores son lo suficientemente cercanas a él como para darles credibilidad y lo bastante difusas para nunca poder comprobarlos, según los periodistas de Miami son "militares de alto rango", "familiares de dirigentes cubanos" o "miembros del equipo médico del comandante".
Pero las profecías del exilio anticastrista pocas veces se cumplen, lo cual no parece importarles mucho, es como si apostaran por la habilidad de convertir los deseos en realidades utilizando solo la fuerza del pensamiento. Lo gracioso es que cuando Fidel realmente estuvo al borde de la muerte, como reconoció él mismo, no hubo rumores previos, parece que ese verano, las fuentes de la prensa de Miami estaban de vacaciones.
Como escribiera un periodista acreditado por la cadena BBC en Cuba “Los periodistas nos ahorraríamos fracasos si nos centráramos en informar sobre lo que ocurre y dejáramos las predicciones para los astrólogos mayas. Mucho más si nos toca escribir sobre un país tan impredecible como Cuba”.
Continúa escribiendo este buen profesional que Cuba es “una revolución verde que resultó ser roja, la que los americanos iban a derrocar en unos meses, hasta que vieron misiles rusos asomados entre las palmas. Nunca pudo producir más leche que Holanda ni evitar que el hombre nuevo emigre pero sobrevivió al derrumbe soviético”.
Reconoce el corresponsal extranjero que Cuba  es un país de paradojas en el que un Papa excomulga al Presidente y otros dos Papas lo visitan como si nada hubiera pasado. Donde supuestamente Fidel nunca iba a renunciar, ni Raúl sería incapaz de sostenerse en el poder y no se tolerarían reformas. Para entender esta nación es imprescindible aceptar que aquí hay cosas que no son lo que parecen, el salario no es el ingreso, los pobres no están desnutridos, un profesor puede ganar menos que un portero y la Salud es el sector que más dinero aporta pesar de ser gratuita.
Somos un país de gente muy nacionalista que, sin embargo, aceptamos el liderazgo de generales y comandantes extranjeros en nuestras guerras.
Continúa diciendo el corresponsal de la BBC que “si difícil es entender el acontecer de la nación mucho más es predecir la fecha exacta del fallecimiento de uno de sus hijos. Por esa razón lo más cuerdo y profesional parece ser informar las cosas cuando haya confirmación. Sentarse a esperar la muerte del adversario anunciándola una y otra vez como voceros de funeraria, es humanamente poco ético, periodísticamente de escasa credibilidad y políticamente implica una confesión pública de su propio fracaso”. Esa es la realidad de algunos en Miami. | GMT-05:00
 
La soledad de la incomunicación
Por: Liudmila Peña Herrera
Publicado: El muchacho volvía siempre a casa con la cabeza baja, como si el peso de un montón de problemas no lo dejase levantarla. Todas las tardes eran iguales: llegaba a destiempo, despeinado, el uniforme sucio… Y la madre no preguntaba. Estallaba en amenazas y palabras horribles gritadas al viento como para que todo el barrio supiese que allí mandaba ella, aunque en su interior guardara el terror de no entender qué pasaba con su hijo después que salía de la escuela.
No se sentaron nunca a hablar. Ella seguía gritando y se iba a la cocina y después al fregadero y luego veía la novela… y todas las noches se dormía molesta. Él se encerraba en su soledad, se culpaba a sí mismo por la ausencia del padre y una idea loca le iba ocupando la cabeza.
Así va llegando la muerte de las palabras y la desesperanza de la comunicación entre padres e hijos. Unos, desesperados, temerosos, inexpertos, sufren los problemas en silencio; y los otros, ocupadísimos con el trabajo diario, con el sostén de la familia, para que ese mismo hijo tenga alimento, calzado y vestuario, se olvidan de preguntar: “¿cómo te ha ido, mijito?”, “¿por qué esa cara tan triste?”, “¿cómo puedo ayudarte?”.
Decía una amiga mayor, hace un tiempo, que las generaciones de hoy somos privilegiadas porque existen menos prejuicios para, como ella dice, “hablar las cosas”. Ahora los padres se sientan con los hijos a conversar sobre sexualidad, adicciones, problemas psicológicos y hasta económicos. “¡Qué me cogiera mi padre hablando de eso en mis tiempos de juventud!”, cuenta ella.
Y aunque es cierto que hemos ido apartando tabúes de nuestra vida cotidiana, la verdad es que no hemos aprendido a comunicarnos mejor. Es más fácil culpar, castigar y hasta violentar a los chicos, porque “la conducta es desordena y hace falta corregirla”. ¡Eso en algunos casos! En otros, el padre o la madre se desentiende del asunto porque “la vida está muy dura para tantas preocupaciones. Que el muchacho se dé golpes y aprenda solo”.
Otros, mucho más radicales aún, se dedican a perseguir a los hijos, no duermen, desequilibran sus nervios, pero, al fin y al cabo, caen en la misma trampa de las palabras calladas y las explicaciones ausentes.
“Bah, yo le lloro un poquito a mami y a papi y mis problemas hacen así ¡ffffffffff! y desaparecen”, dice una muchacha muy hábil y con dotes de actriz. “Nada, que aprovecho las discusiones de mis padres para salvarme yo”, cuenta y se ríe satisfecha. De aquí saco conclusiones “a priori”. Y digo “a priori” porque no tengo hijos aún, pero he vivido la experiencia de ser hija y de enfrentar contradicciones como todo adolescente o joven de estos tiempos. Poner a un lado los miedos, la vergüenza de hablar sobre cualquier tema, de aclarar dudas, de poner las reglas precisas antes de echar a andar el juego y explicar y escuchar y aceptar cuando son los jóvenes quienes tienen la razón; y regañar y conducirlos cuando no la tienen. Porque los padres no existen para garantizar solo el alimento. Esa, creo, es una función primaria. Pero la responsabilidad y el placer de brindar afecto y comprensión nos han sido envueltas con el mismo papel de regalo en el que nos obsequiaron la condición de seres humanos. Entonces, nada más hermoso que ver a los hijos sentados entre la madre y el padre, conversando y sonriendo, como en la mejor fotografía de los buenos recuerdos. | GMT-05:00
 
Producción alimentaria, asunto de seguridad nacional
Por: Jorge Quevedo Ocampo
El gobierno cubano continúa la actualización del modelo económico de la mayor de las Antillas y en ese camino constituye tarea de primer orden la entrega de más tierras ociosas a los ciudadanos que las soliciten.
Un ejemplo de ello ocurre en la nororiental provincia (departamento o estado) de Holguín, entre las cuatro primeras del país en habitantes, extensión territorial y densidad poblacional.
Según datos de la delegación territorial del ministerio de la agricultura aquí han sido entregadas 97 mil 152 hectáreas, de las que ya están dando frutos aproximadamente el 88 por ciento.
En total le han sido asignadas tierras a 339 entidades agrícolas y a 15 mil 814 personas naturales.
Los organismos implicados inicialmente habían reconocido más de 72 mil hectáreas sin cultivar o dedicar a alguna actividad productiva, dato que fue actualizado hasta la cifra de 108 mil 933 hectáreas. O sea, queda terreno por entregar, pero están en  proceso de verificaciones los pedidos de otros 216 solicitantes.
Aunque es insuficiente lo adjudicado la realidad indica lo correcto de la medida, pues ya se contabilizan producciones superiores a las 34 mil toneladas de viandas, hortalizas, granos (maíz, frijoles y arroz), cítricos y frutas.
A ello hay que sumar los cuatro millones ochocientos mil litros de leche vacuna y mil 508 toneladas de carne, también de las especies porcina y ovino caprina).
Ha constituido una práctica y cuestión de principios de la Revolución Cubana entregar tierras al que la trabaja. El líder Fidel Castro desde los inicios de la lucha clandestina y en el programa del Moncada, a mediados del siglo pasado, y validado en su alegato la "Historia me absolverá", incluyó el tema de la tierra.  Con la revolución triunfante fue firmada la primera Ley de Reforma Agraria y luego una segunda, que entre otras regulaciones terminó con el latifundio y la situación precaria en que vivían los campesinos.  De ahí que para muchos, aun sin serlo como tal, lo que ocurre ahora es como una tercera reforma agraria.
En la actualidad el estado cubano sitúa la producción de alimentos como asunto de seguridad nacional y para ello impulsa una serie de medidas que así lo aseguren. El tiempo le ha dado la razón cuando en el mundo los alimentos están a más altos precios y las naciones pobres o en vías de desarrollo son las que llevan la peor parte. Así pues, se trata de alcanzar la seguridad e independencia alimentaria. En ese sentido, Cuba es uno de los países que está en mejores condiciones.... Leer más
Publicado: El gobierno cubano continúa la actualización del modelo económico de la mayor de las Antillas y en ese camino constituye tarea de primer orden la entrega de más tierras ociosas a los ciudadanos que las soliciten.
Un ejemplo de ello ocurre en la nororiental provincia (departamento o estado) de Holguín, entre las cuatro primeras del país en habitantes, extensión territorial y densidad poblacional.
Según datos de la delegación territorial del ministerio de la agricultura aquí han sido entregadas 97 mil 152 hectáreas, de las que ya están dando frutos aproximadamente el 88 por ciento.
En total le han sido asignadas tierras a 339 entidades agrícolas y a 15 mil 814 personas naturales.
Los organismos implicados inicialmente habían reconocido más de 72 mil hectáreas sin cultivar o dedicar a alguna actividad productiva, dato que fue actualizado hasta la cifra de 108 mil 933 hectáreas. O sea, queda terreno por entregar, pero están en  proceso de verificaciones los pedidos de otros 216 solicitantes.
Aunque es insuficiente lo adjudicado la realidad indica lo correcto de la medida, pues ya se contabilizan producciones superiores a las 34 mil toneladas de viandas, hortalizas, granos (maíz, frijoles y arroz), cítricos y frutas.
A ello hay que sumar los cuatro millones ochocientos mil litros de leche vacuna y mil 508 toneladas de carne, también de las especies porcina y ovino caprina).
Ha constituido una práctica y cuestión de principios de la Revolución Cubana entregar tierras al que la trabaja. El líder Fidel Castro desde los inicios de la lucha clandestina y en el programa del Moncada, a mediados del siglo pasado, y validado en su alegato la "Historia me absolverá", incluyó el tema de la tierra.  Con la revolución triunfante fue firmada la primera Ley de Reforma Agraria y luego una segunda, que entre otras regulaciones terminó con el latifundio y la situación precaria en que vivían los campesinos.  De ahí que para muchos, aun sin serlo como tal, lo que ocurre ahora es como una tercera reforma agraria.
En la actualidad el estado cubano sitúa la producción de alimentos como asunto de seguridad nacional y para ello impulsa una serie de medidas que así lo aseguren. El tiempo le ha dado la razón cuando en el mundo los alimentos están a más altos precios y las naciones pobres o en vías de desarrollo son las que llevan la peor parte. Así pues, se trata de alcanzar la seguridad e independencia alimentaria. En ese sentido, Cuba es uno de los países que está en mejores condiciones. | GMT-05:00
 
Por una Cuba mejor, mas no distinta.
Por: Sayonara Tamayo Arjona
Publicado: Muchos de los más trascendentales revolucionarios de la historia han sido jóvenes. Cuba también les recuerda en sus páginas de gloria: defendiendo la ética humanista vareliana; desandando los montes en el cimarronaje; machete en mano contra el colonialismo español; en las calles contra la tiranía; en la Sierra Maestra por una revolución martiana; en los cambios que trajeron los años sesenta; en los difíciles, pero inolvidables setenta; en la crisis posterior a la caída del campo socialista.
La juventud aparece en la historia de la isla con miles de nombres, en decenas de organizaciones, en contradicciones y momentos de indisoluble unidad, pero ahí está, y seguirá estando. Son los jóvenes un campo fértil para las ideas y también para la acción. En ellos prevalece la energía para pretender los cambios, para rehacer sus realidades, para permanecer en la historia.
Los nuevos cubanos y cubanas se parecen mucho a los jóvenes que fueron sus padres o sus abuelos. Sin embargo, sus circunstancias son diferentes. Los de hoy han crecido con el acelerado desarrollo tecnológico, bajo la globalización y la hegemonía cultural del mercado, beneficiados por el amparo y la sobreprotectora revolución cubana que les ha brindado todas las comodidades y, a la vez, en medio de las más difíciles circunstancias económicas de los últimos 50 años, aún cuando los referentes externos han sido muchos, algunos buenos y otros no tanto.
Es porque ha sido esta la generación más expuesta a la influencia extranjera que desde fuera muchos ven, o “crean”, cierta vulnerabilidad – no probada -. Sin embargo, en estos años en que Cuba define su vida futura y los líderes históricos reclaman de la juventud preparase para recibir su herencia política, los jóvenes protagonizan los espacios de debate, las esferas productivas y las formas de empleo que propone el nuevo modelo de gestión económica. Defienden una patria próspera, soberana, pacífica y plural. Se sobreponen a la resistencia de las viejas mentalidades con la pujanza del conocimiento y el rigor científico. Advierten la mentira que hay detrás de los revoltosos inducidos y construidos por el dinero que los convierte en objetos.
Mientras los que nunca vencieron el odio contra la revolución ponen en la juventud cubana su esperanza de verla caer, la mayoría de los que viven dentro y fuera de la isla – que también son cubanos de ahora- añoran lucir la bandera de la estrella solitaria en su pecho, o en su frente, celebran cada victoria de los deportistas, cada éxito de nuestros artistas, cada avance de la ciencia, de la sociedad y de la economía. Todo eso tiene un hondo significado. Significa que los jóvenes cubanos de hoy aman profundamente a su patria y a la Revolución y si la critican, si proponen transformarla, si la defienden como lo hacen a diario… es porque la quieren mejor, mas no “distinta”. | GMT-05:00
 
El que tira la mano y esconde la piedra
Por: Luis Enrique Díaz Rojas
Publicado:  La visita a Cuba del actual presidente norteamericano quedará para la historia, como las mil y una muestras del respeto y la hospitalidad que nos caracterizan.

A Obama lo recibimos como a tantos que vienen deseosos de conocer lo que pasa en nuestra Isla, que nosotros mismos construimos y que nosotros mismos iremos cambiando, como lo estamos haciendo mientras las circunstancias internas y externas lo vayan permitiendo, y para hablar claro, cuando nos da la real gana, porque aquí somos la mayoría los que mandamos.

El “bondadoso” Obama en sus aseguraciones personales y públicas dijo: Washington  “no tiene ni la capacidad ni la intención de imponer un cambio en Cuba” y que Estados Unidos “no impondrá nuestra política o sistema económico a ustedes” …   y  parafraseo,  los problemas de Cuba lo deben resolver los cubanos, hasta ahí el “deseo”  expresado por el visitante.

Pero en menos de una semana el gobierno del “buena gente” de Obama, hace el siguiente anuncio:

Durante un período de tres años, el Departamento de Estado entregará $753 989 (más de tres cuartas partes de un millón de dólares) a una organización norteamericana sin fines de lucro o institución educativa norteamericana de igual propósito para apoyar a jóvenes cubanos “en un programa de desarrollo profesional de dos a cuatro meses [que] incluirá una formación especializada” para ayudarles a desarrollar “planes de acción para actividades comunitarias no gubernamentales en Cuba”. Los jóvenes cubanos escogidos “desarrollarán un conjunto de herramientas de liderazgo y habilidades para administrar y hacer crecer las organizaciones de la sociedad civil que apoyarán activamente los principios democráticos en Cuba”.

Nada que a nuestro ilustre visitante, al que recibimos con las puertas abiertas en nuestra casa,   le salió lo de la “gatita de Maria Ramos”, pero se hizo el que tiró la mano en Cuba, para esconder la piedra que vendría detrás con su acostumbrada política ingerencista.

Señores no se duerman en los laureles, qué cambios ellos quieren de nosotros, si esa gente nunca va a cambiar. | GMT-05:00
 
¿Elecciones en Cuba? No me hagan cuento
Por: Jorge Quevedo Ocampo
Publicado:  Concurre la costumbre en otras tierras y mentes el querer asociar derechos humanos y democracia con elecciones. Y si, la incluye, pero derechos humanos y democracia son mucho, muchísimo más.

¿Son democráticas las elecciones en Cuba? Sobre el tema existen muchas realidades que merecen saberse.

Cuba desarrolla durante este año, elecciones parciales.  Serán seleccionados los delegados de circunscripciones, o sea, los Delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular y sus Presidentes y Vicepresidentes. (Gobiernos, alcaldías municipales). Se realizan cada dos años y medio.  

Corresponde ahora del 24 de febrero al 25 de marzo las asambleas de nominación de candidatos, para efectuar el balotaje el 19 de abril y donde sea necesario una segunda vuelta, una semana después. (La ley en su artículo 121 prevé la actuación en caso de sucesivos empates en los escrutinios).

Puntualicemos a manera de información y comprensión que la circunscripción electoral es la base, la célula fundamental del sistema del Poder Popular. Es una división territorial del municipio. Se conforma una por cada dos mil a tres mil habitantes como máximo.

Actualmente hay en el país 12 mil 589 circunscripciones con unos 62 mil 945 cubanos en las instancias electorales; el 63,8 por ciento son mujeres y el 21,23 por ciento son jóvenes.

No entraré en la trampa de discutir si son las más democráticas del mundo. Digo que lo son, y además, diferentes, cubanas en un país socialista por conquista y convicción. Nuestro proceso electoral es un acontecimiento democrático único. Entre otros, podemos mencionar, elementos que lo distinguen.

Se caracteriza por su honda intervención popular en los diferentes momentos del proceso, partiendo de que las autoridades electorales forman parte del propio pueblo, que nomina y elige, no existen campañas políticas, todos los candidatos van en igualdad a las boletas, las urnas son custodiadas por los pioneros, el escrutinio tiene carácter público.

La inscripción en el Registro Electoral es gratuita y se produce de manera automática.  El Partido Comunista no propone, no postula ni promueve candidatos, es el propio pueblo, los electores quines tienen esa facultad la cual es ejercida en asambleas públicas en acto libre y soberano.  Es la etapa en que estamos.

Somos los cubanos proponiendo y eligiendo a los ciudadanos que residiendo cerca de nosotros consideramos los más capaces, los de mayores méritos y virtudes, así como los de mayores posibilidades para representarnos.

No se realizan campañas electorales difamatorias ni a favor de ningún candidato. La ley también prohíbe a los candidatos hacer propaganda de cualquier tipo. Sus méritos y sus virtudes expuestos en su biografía, que se coloca en lugares públicos, es la principal campaña. Como mínimo tienen que nominarse dos candidatos en cada demarcación.

Consta total transparencia. El pueblo asiste al momento de sellarse las urnas para comprobar que están totalmente vacías, y el conteo de los votos se hace ante la propia población, incluso de extranjeros si estos desean estar presentes. El resultado se conoce al momento.

Es muy importante reconocer que los Delegados no son profesionales en su función; mantienen la actividad laboral que desempeñan y sólo excepcionalmente, y mientras dure su mandato, devengan su salario por la respectiva Asamblea como es el caso de los Presidentes y Vicepresidentes.

De tal forma no hay farsa politiquera, la selección de los representantes del poder del Estado en cada circunscripción parte de la identificación y el sentido de compromiso reconocido por la comunidad, una responsabilidad que no entraña prebendas o privilegios, y en la que se prueba la capacidad de liderazgo y el sentido de pertenencia de los escogidos.

En Cuba el voto no es obligatorio. Elegir es un derecho constitucional, ejercido libremente por los vecinos.

Mire, todo lo que le he comentado está en la Constitución de la República, y en la Ley electoral, 72 de 1992, en otras publicaciones.

Sin embargo, le digo más. Yo he elegido y he sido elegido. Fui delegado de la circunscripción 57, en Villa Nueva, Consejo Popular 4, Pueblo Nuevo, en la ciudad y municipio de Holguín.

Yo no me propuse; no conversé con nadie y nadie conferenció conmigo.  Asistí normal a la reunión del barrio. Alguien me nominó y habló bien de mí. La gente levantó la mano en señal de aprobación. Me tiraron una foto y publicaron mis datos en varios puntos junto con la de otros siete candidatos. No hice campaña y por tanto no prometí “ni puentes ni carreteras”. Sólo el compromiso con la sociedad. Fui a segunda vuelta. El día de las elecciones no voté por mí, sencillamente porque consideraba que la compañera en la boleta, “mi supuesta adversaria”, tenía más cualidades.  

De tal manera he disfrutado de ese derecho humano y democrático, pero tengo otros que son realmente los que me llevaron a delegado.

Así pues, lo he vivido; a mí, sobre elecciones en Cuba, no me hagan cuento. | GMT-05:00
 
Irma en septiembre
Por: Beatríz Galbán Álvarez
Publicado:  El noveno mes del año inscribió otro huracán con signos devastadores para Cuba, la mayor isla del Caribe, azotada en otras temporadas por eventos hidrometeorológicos similares.

Nombres como Flora, Ike, Sandy, Paloma, Mattew y ahora Irma, el más reciente, clasifican por temidos en este lado del mundo, donde de tsunamis y terremotos no contamos historias aun por suerte. Y por supuesto que no deseamos hacerlo. Es mejor  no tenerlas mientras el cambio climático no acelere las credenciales que lo identifican en América.

La sobre elevación del mar, el periodo seco y las epidemias continúan en la mira de científicos, especialistas y autoridades como avisos de un tiempo difícil en el que los hombres y el medioambiente incitan a la reconciliación.

Muchos años de ensañamiento contra la naturaleza es una afirmación reiterativa en las primeras portadas de los diarios y las redes sociales porque hemos dispuesto de los árboles y de su madera, a los ríos  cambiamos el cauce, inyectamos las nubes con la más avanzada tecnología y proyectamos rascacielos por puro modernismo y complacencia.

Nada justifica nuestra intromisión para ofuscar a la Madre Natura y mucho menos en pleno siglo XXI podemos negar que el humano está dotado de inteligencia para que la vida en el planeta Tierra brinde el confort requerido y asimile los desafíos. Eso si, una actuación con mesura es menester por el bien de la especie humana, de esa especie que puede verse en extinción si no atinamos el hacer y el decir,  a rectificar los males que ocasionamos por desconocimiento de las directrices del bien, o mejor, de aquellos cánones establecidos desde la antigüedad por ilustres filósofos,  matemáticos y físicos.

Este siglo todavía es esperanzador para Cuba, la pequeña isla en forma de archipiélago, estremecida por los huracanes que agitan las costas, provocan inundaciones y cambian el rumbo cotidiano por algunos días.

La tarea Vida, programa del Estado cubano para mitigar los efectos del cambio climático, asumirá sin desmemoria en este país de playas y montañas, de personas cultas y hablar castizo.

Irma quedará en el recuerdo y en la historia de los huracanes que a su paso por el Caribe siguieron su curso y lastimaron la Isla. Su nombre se unirá a otros tal vez menos destructivos pero siempre peligrosos. En Cuba hasta el 30 de noviembre la temporada ciclónica no llega a su fin. Dispongamos entonces de toda prudencia para que en septiembre venidero evoquemos a Irma en la distancia.
| GMT-05:00
 
 Inicio | HOLGUIN | CUBA | PRIMER PLANO | EDUCACION | DEPORTES | CIENCIA COTIDIANA | SALUD | CULTURA | CIENCIA-TECNICA | COMENTANDO | FOTORREPORTAJE | HISTORIA | TRADICIONES | ENTREVISTAS |  Canal RSSContactos

editor@telecristal.icrt.cu - telf: 423610. /  Tirso Mastrapa Ardite, editor jefe - tirso@telecristal.icrt.cu


Última Actualización: 22/01/2018 01:16:21 PM GMT-05:00
Diseño y Programación: VirtuArte