Inicio
Canal Multimedia
Libro de Visitas
Archivo
Usuarios
Mapa del sitio
 
versión español version ingles
Parque turístico José Martí: distracciones fantasmas
Por: Yadianny Rojas y Betsy Siam (estudiantes(
Publicado: El parque turístico José Martí de Holguín, al norte del oriente cubano, es un sitio de gran belleza natural, que ya cuenta con más de 30 años de fundado. Ubicado en el valle de Mayabe, en las afueras de la ciudad, cuenta con dos instalaciones: el  parque de diversiones “El Mambisito” y un complejo de restaurante-parrillada que incluye una piscina gigante. Aunque es anhelo de los holguineros la prometida construcción de un zoológico en esta zona.

Poco antes de llegar al lugar se encuentra el Jardín Botánico, excelente propuesta para la familia holguinera y visitantes en general. El paseo por sus instalaciones trasmite una sensación de sosiego y placer, que es interrumpida, de vez en vez, por el deterioro de parte de los locales.

Los daños en el techo de los invernaderos y el desmantelamiento de la cafetería, demuestran que la instalación aún sufre las consecuencias de los huracanes que han azotado la provincia en los últimos años. Sin embargo sus trabajadores se empeñan en mejorar el lugar con los recursos al alcance, sin perder de vista que el material fundamental para su labor es la naturaleza misma.

En plena faena de construcción de un orquideario les encontramos al momento de nuestra visita. Y para quienes se creen Icaros, planean construir además un laberinto. La captura de un minotauro es ya un asunto que va más allá de presupuestos y recursos disponibles.

Plantas ornamentales, exóticas y endémicas se combinan en un entorno singular. Resaltan las especies de cactus y suculentas, como el Melocactus holguinensis, el cactus Enano y el mejicano, más conocido por Cojín de la Suegra; las variedades de helechos y un ejemplar del género de plantas con la flor más grande del mundo. Además de la representativa Flor de Holguín, símbolo del Jardín. De esta flor, cuentan que los mambises la introducían en el agua de los españoles para provocarles problemas digestivos.

Y para sorpresa de muchos también pudimos contemplar el famoso Árbol del Pan, que aunque no da pan precisamente, sus frutos parecidos a los melones, son muy nutritivos, ricos en carbohidratos, proteínas, fibras, vitaminas y minerales.

Para los amantes de la meditación y el descanso al aire libre el bosquecito de bambú, donde acaba el recorrido, es un lugar ideal. En medio del silencio y la  brisa fresca, rodeado de tanto bambú, comienza a sentirse uno un panda de Sichuan. Bajo vigilancia, cuidando del entorno, una oferta gastronómica aceptable y previa coordinación con el centro, el lugar pudiera convertirse en escenario perfecto para actividades de recreación sana de caracter docentes y por que no, también para el público.

El Jardín Botánico de Holguín no es tan famoso ni exuberante como el de Curitiba, Brasil, con sus 245 mil metros cuadrados de superficie y sus extensos bosques de araucaria. O como el de Múnich, Alemania, con sus 14 mil especies cultivadas, pero, sin importar su estado constructivo, es una de las mejores propuestas de la ciudad para pasar un rato entretenido, saludable, respirando aire puro que libere a nuestro cuerpo del estrés de la vida cotidiana.

 Próximo al Jardín Botánico está el mítico parque de diversiones “El Mambisito”. En realidad, la mayoría de los holguineros lo conocen como el parque japonés, y ya se ha vuelto leyenda que nos fue legado por el Japón, allá por el año 1986.
Hace unos meses logré separar a mi sobrina de la computadora con la promesa de un parque de diversiones. Llegar fue un poco difícil, pero posible. Ese día mi sobrina no me perdonó la gran mentira: ¿dónde está el parque de diversiones?
 
Los aparatos estaban en stand bye, como si nunca hubieran sido objeto de diversión. Del total de ellos solo funciona una tercera parte, aproximadamente: los avioncitos, el trencito y unas pequeñas sillas animadas. Claro que las sillitas voladoras siempre servirán si usted las empuja.
La mayoría de los equipos están oxidados por la falta de mantenimiento. Un ejemplo, las bicicletas voladoras, a simple vista se ve cuan fácil sería repararlas. Otro tanto sucede con el pasto, ya tan alto que cualquier niño pequeño podría perderse.

Pocas son las generaciones de esta oriental provincia cubana que recuerdan la época de esplendor del parque de diversiones, ahora un parque fantasma. El tiempo ha pasado sobre él junto con nuestra muy cubana costumbre de dejar destruirse los sitios públicos, no importa, siempre podrán construirse otros nuevos. Esta parece la mentalidad, la de “marinero que besa y se va”.

En momentos en los que se hace ineludible la necesidad de auto-sustentación de los sitios públicos que pertenecen al Estado, una rápida reparación a las instalaciones del Jardín Botánico y a “El Mambisito”, resolvería más que un problema de recaudación monetaria. El Parque turístico “José Martí”, es una oportunidad, ya casi en extinción, para niños y jóvenes constantemente atados a la computadora o el televisor. | GMT-05:00
 
 Inicio | HOLGUIN | CUBA | PRIMER PLANO | EDUCACION | DEPORTES | CIENCIA COTIDIANA | SALUD | CULTURA | CIENCIA-TECNICA | COMENTANDO | FOTORREPORTAJE | HISTORIA | TRADICIONES | ENTREVISTAS |  Canal RSSContactos

editor@telecristal.icrt.cu - telf: 423610. /  Tirso Mastrapa Ardite, editor jefe - tirso@telecristal.icrt.cu


Última Actualización: 19/01/2018 12:24:02 PM GMT-05:00
Diseño y Programación: VirtuArte