Inicio
Canal Multimedia
Libro de Visitas
Archivo
Usuarios
Mapa del sitio
 
versión español version ingles
Por una Cuba mejor, mas no distinta.
Por: Sayonara Tamayo Arjona
Publicado: Muchos de los más trascendentales revolucionarios de la historia han sido jóvenes. Cuba también les recuerda en sus páginas de gloria: defendiendo la ética humanista vareliana; desandando los montes en el cimarronaje; machete en mano contra el colonialismo español; en las calles contra la tiranía; en la Sierra Maestra por una revolución martiana; en los cambios que trajeron los años sesenta; en los difíciles, pero inolvidables setenta; en la crisis posterior a la caída del campo socialista.
La juventud aparece en la historia de la isla con miles de nombres, en decenas de organizaciones, en contradicciones y momentos de indisoluble unidad, pero ahí está, y seguirá estando. Son los jóvenes un campo fértil para las ideas y también para la acción. En ellos prevalece la energía para pretender los cambios, para rehacer sus realidades, para permanecer en la historia.
Los nuevos cubanos y cubanas se parecen mucho a los jóvenes que fueron sus padres o sus abuelos. Sin embargo, sus circunstancias son diferentes. Los de hoy han crecido con el acelerado desarrollo tecnológico, bajo la globalización y la hegemonía cultural del mercado, beneficiados por el amparo y la sobreprotectora revolución cubana que les ha brindado todas las comodidades y, a la vez, en medio de las más difíciles circunstancias económicas de los últimos 50 años, aún cuando los referentes externos han sido muchos, algunos buenos y otros no tanto.
Es porque ha sido esta la generación más expuesta a la influencia extranjera que desde fuera muchos ven, o “crean”, cierta vulnerabilidad – no probada -. Sin embargo, en estos años en que Cuba define su vida futura y los líderes históricos reclaman de la juventud preparase para recibir su herencia política, los jóvenes protagonizan los espacios de debate, las esferas productivas y las formas de empleo que propone el nuevo modelo de gestión económica. Defienden una patria próspera, soberana, pacífica y plural. Se sobreponen a la resistencia de las viejas mentalidades con la pujanza del conocimiento y el rigor científico. Advierten la mentira que hay detrás de los revoltosos inducidos y construidos por el dinero que los convierte en objetos.
Mientras los que nunca vencieron el odio contra la revolución ponen en la juventud cubana su esperanza de verla caer, la mayoría de los que viven dentro y fuera de la isla – que también son cubanos de ahora- añoran lucir la bandera de la estrella solitaria en su pecho, o en su frente, celebran cada victoria de los deportistas, cada éxito de nuestros artistas, cada avance de la ciencia, de la sociedad y de la economía. Todo eso tiene un hondo significado. Significa que los jóvenes cubanos de hoy aman profundamente a su patria y a la Revolución y si la critican, si proponen transformarla, si la defienden como lo hacen a diario… es porque la quieren mejor, mas no “distinta”. | GMT-05:00
 
 Inicio | HOLGUIN | CUBA | PRIMER PLANO | EDUCACION | DEPORTES | CIENCIA COTIDIANA | SALUD | CULTURA | CIENCIA-TECNICA | COMENTANDO | FOTORREPORTAJE | HISTORIA | TRADICIONES | ENTREVISTAS |  Canal RSSContactos

editor@telecristal.icrt.cu - telf: 423610. /  Tirso Mastrapa Ardite, editor jefe - tirso@telecristal.icrt.cu


Última Actualización: 22/01/2018 01:16:21 PM GMT-05:00
Diseño y Programación: VirtuArte