Inicio
Canal Multimedia
Libro de Visitas
Archivo
Usuarios
Mapa del sitio
 
versión español version ingles
Plomo y radiatividad caidos del cielo
Autor :Dr. Luis Pérez Tamayo / Fotografías de: - Publicado: 23/09/2013 12:54:32 PM| 1 Opiniones

 Recientemente, en el consultorio del Médico de la Familia, motivó mi atención un pequeño cartel de información al público que exponía muy gráficamente algunas de las sustancias nocivas contenidas en el tabaco. Entre ellas, quizá para sorpresa de muchos, se encontraban el plomo y un isótopo de polonio radiactivo.

¿Cómo llegaron al tabaco?

O sea, el título de este comentario no se refiere a una guerra, sino a la manera en que ambas sustancias han podido insertarse en las plantas de nuestro aromático recurso natural.

El plomo es un metal muy conocido desde épocas remotas, siendo el más pesado y estable de todos.

Tal estabilidad, sin embargo, sólo es característica del plomo común y corriente, pues en la naturaleza existen átomos de plomo radioactivos.

El hecho es que todos los elementos químicos que conocemos están formados por una especie de “mezcla” de átomos que, aún siendo diferentes entre sí, poseen las mismas propiedades químicas. Estas son las que, en definitiva, representan al elemento en cuestión. Y aquellos átomos se conocen en química como isótopos.

En realidad, gran parte del plomo en nuestro planeta tiene su origen en las sucesivas desintegraciones radiactivas que siguen a las del uranio y el torio, que determinaron la transmutaciones continuas a isótopos de los elementos menos pesados (radio, paladio, radón, actinio, astato, francio, bismuto, talio y polonio) hasta llegar al plomo, compuesto por su isótopo estable.

Estos procesos de desintegración continua del uranio y el, prosiguen hasta hoy. Ello se debe a que el uranio y el torio pueden emitir radiaciones durante tiempos del orden de miles de millones de años. Nuestro planeta tiene una “edad” también de ese orden, lo que explica que aún el uranio y el torio continúen “activos”.

La familia más extendida es la del uranio-238, que, por ello se encuentra muy extendido o diseminado en la corteza terrestre, los materiales de construcción, los suelos, las rocas... Se transforma mediante desintegraciones sucesivas en torio, paladio y radio. El radio a su vez se transforma en radón, que es un gas radioactivo y el más pesado que se conoce.

Por lo tanto, dicho gas se encuentra diseminado por doquier y sube a la atmósfera.

De ahí que el el aire, el radón se transforma en isótopos radiactivos del bismuto y el plomo. Este último, al emitir partículas alfa, se transforma en parte en polonio radiactivo.

De esta manera, siempre en la atmósfera se encontrarán determinadas cantidades de plomo y polonio radiactivos, los que, mediante las lluvias, se precipitarán al suelo.

Una vez en el suelo, el plomo y polonio radiactivos, con ciertas cantidades de plomo estable, migrarán hacia las raíces y hojas de las plantas, entre ellas el tabaco.

Por los años noventa, se realizaron en Holguin investigaciones acerca del plomo y el polonio radiactivos contenidos en las precipitaciones lluviosas sobre la región oriental de Cuba.

Aclaremos que el único peligro medioambiental de dicha radiactividad está precisamente en el hábito de fumar, que propicia la acumulación de polonio radiactivo, elemento cancerígeno, en los pulmones.



.
 

Déjenos su opinion sobre lo que acaba de leer. Le invitamos al debate con nuestra comunidad de lectores
Su nombre:
Email (opcional):
Titulo de su comentario :
 
Su Opinion:
Codigo de Verificación
 

 

Existen 1 Opiniones de otros lectores sobre el mismo tema

rosmery huamani neyraelementos radiactivos
- rosmeryboticamh@hotmail.com
[23/04/2014 10:34:35 PM] me gustaría tener mas información de otros elementos radiactivos que se transforman a otro elemento quimico.

 

 

En esta misma seccion: CIENCIA COTIDIANA
 Luz y temperatura
 Ciencia para el gran público: Única opción verdadera
 ¿Puede el cerebro interactuar con los objetos?
 Los rayos X : utilidad, peligro y probabilidades
 Los tres grandes misterios de la luz
 ¿Ingravidez en la tierra?
 Ondas sonoras en la vida moderna
 ¿Por qué calientan las hornillas eléctrica?
 La ciencia de punta en nuestros hospitales
 El bagazo ¿energía renovable perspectiva para Cuba?
 Celdas solares o el último misterio de la luz
 Probabilidades en la vida cotidiana, según la teoría
 El ADN o el secreto de la vida
 El Nobel de Física 2013, entre la alegría y la amargura
 La ciencia también se ocupa del desorden
 Las interesantes microondas
 Energía nuclear en bien de la salud
 ¿Por qué enfrían los refrigeradores?
 Cual laboratorios termodinámicos domésticos
 La ciencia cotidiana que nos rodea
 Energía nuclear, sus buenas y malas
 Coches, caballos y la ley física de Acción y Reacción
 Conservación de la energía en la vida común
 Plomo y radiatividad caidos del cielo
 ¿Cuánta electricidad nos toca a cada cual?
 ¿Cuánto pesa un kilogramo?
 Inicio | HOLGUIN | CUBA | PRIMER PLANO | EDUCACION | DEPORTES | CIENCIA COTIDIANA | SALUD | CULTURA | CIENCIA-TECNICA | COMENTANDO | FOTORREPORTAJE | HISTORIA | TRADICIONES | ENTREVISTAS |  Canal RSSContactos

editor@telecristal.icrt.cu - telf: 423610. /  Tirso Mastrapa Ardite, editor jefe - tirso@telecristal.icrt.cu


Última Actualización: 23/01/2018 01:22:18 PM GMT-05:00
Diseño y Programación: VirtuArte